¿Por qué existen los grupos de Whatsapp de padres?

Sí, pertenezco al grupo de Whatsapp donde están las madres (no es sexismo, es realidad) de los compañeros de mi hija. Sí, me parece genial estar en un lugar que, aparte de algún dislate ocasional, me permite enterarme de ciertas cuestiones. Sí, reconozco que intervengo poco pero que, más allá de lo anterior, lo considero una herramienta más que me permite conocer ciertas cuestiones que suceden (o que son apreciadas por las madres después de conversaciones con sus retoños) en la clase de mi hija.

Fuente: http://clubdemalasmadres.com/
Fuente: http://clubdemalasmadres.com/

Hace un par de días se publicó un artículo donde se habla del aviso que están haciendo los colegios sobre el uso de esa herramienta. Donde se ve con preocupación lo que sucede en los mismos. Donde, textualmente, se dice que el Whatsapp no debe convertirse en agenda, ni en espacio para la crítica al funcionamiento de los centros educativos o al cuestionamiento de algunos de sus docentes.

Los grupos de padres en Whatsapp existen porque muchas madres y padres quieren saber qué es lo que sucede en los centros educativos donde dejan a sus hijos cada día. Porque hay necesidad -ya no voy a entrar en si es necesario ir dotando de una mayor autonomía, cosa que comparto- de saber qué pasa. Qué actividades se realizan. Qué despropósitos se cometen. Qué cuestiones van a poder afectar a sus hijos en esos lugares donde dejan lo más valioso que tienen.

Sí, los grupos de Whatsapp son el resultado de la falta de transparencia de los centros educativos y de las prácticas de los docentes que trabajan en ellos. Cuando los grupos de Whatsapp tergiversan la realidad de lo que sucede en los centros la culpa no es sólo de las madres y padres que integran ese grupo. La culpa es del funcionamiento del centro. De su falta de comunicación externa. De sus, digámoslo claro, pocas ganas de abrir esas puertas que tantos se empeñan en cerrar cuando ya tienen a todos los chavales dentro.

Es lógico que se critique a determinados docentes en esos grupos. ¿Quién sabe, más allá de las percepciones de sus hijos, lo que está haciendo en el aula? ¿Cuántos docentes muestran de forma abierta el trabajo que están haciendo con los chavales? ¿Cuántos están dispuestos a comunicarse directamente con los padres? ¿Cuántos tienen fácil acceso a su labor profesional por parte de esos padres que, por cierto, forman parte (e importante) de la comunidad educativa?

Da la sensación que la gran preocupación es que se sesgue lo que sucede en los centros educativos. Que se viertan críticas acerca de determinadas actuaciones profesionales. Que se cuestionen ciertas cosas. Algo de lo que me alegro. Algo que debería hacer reflexionar a más de uno. Algo que, visto desde ambos lados de la barrera (ya me sale la palabreja famosa que implica muchas cosas), dice muy poco de la transparencia de algunos y de la implicación (más allá del Whatsapp de turno que se envía) de los padres. Que leer Whatsapps y criticar en esos grupos puede estar muy bien como terapia de grupo pero no arregla nada. Que donde se arreglan las cosas es en los centros educativos. Y ahí es donde deberían estar esos padres que tanto se preocupan por lo que sucede en los mismos. Que reclamen sus derechos a saber. Que se impliquen. Porque, seamos sinceros, escribir un Whatsapp cuesta poco. Demasiado poco.

Los grupos de Whatsapp existen por diferentes motivos. Y el de padres no es una excepción. Grupos creados como mecanismo de comunicación que actúa frente a la opacidad de la mayoría de centros educativos pero que, como contrapartida, reduce en muchas ocasiones la participación (si puede ser aún más reducida) de los padres en el funcionamiento de esos lugares donde dejan tantas horas al día a sus hijos.

A mí no me da ningún miedo que los padres de mis alumnos tengan un grupo de Whatsapp (algo que, por cierto, ya he creado yo con ellos usando otra aplicación con más gestión de la privacidad sin necesidad de compartir mi número de teléfono personal). Lo que me da miedo es que, por falta de transparencia de las actuaciones de muchos profesionales de la educación y de los propios centros, los grupos de Whatsapp se estén convirtiendo en una plaza pública para ajusticiar situaciones que, como sucede en algunas ocasiones, dependen demasiado de la subjetividad de quien le da a enviar.

0 0 vote
Article Rating
Subscribe
Notifica
guest
17 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
Carolina

He llegado a la conclusión de que en mi colegio debemos ser los raros, o la rara soy yo, porque me da la impresión de que los padres no interaccionamos mucho y no me suenan grupos de whatsapp, pero conozco bastante gente de otros colegios donde los hay. No sé si quizá pueda influir que es un colegio con muchos alumnos “no nacionales”.

trackback

Información Bitacoras.com

Valora en Bitacoras.com: Sí, pertenezco al grupo de Whatsapp donde están las madres (no es sexismo, es realidad) de los compañeros de mi hija. Sí, me parece genial estar en un lugar que, aparte de algún dislate ocasional, me permite enterarme de…

Armand

Todo eso que comentas se puede hacer en las entradas y salidas, durante las horas que se passan hablando. El wasap sirve parsa aborregarnos aun mas. Ni tecnologia ni nada.

lolaurbano

Demasiado simple. Aunque comparto gran parte de lo que dices, como siempre, te has centrado en lo que te pone, arremeter contra la docencia. En mi caso, no conozco aulas más abiertas que las que yo trabajo, y sin embargo me hicieron un daño que supe volver a mi favor, pero hay gente que no tiene mis recursos y están indefensos ante las interpretaciones de señoras con tiempo libre, no es sexismo, son señoras. También se han dado casos de docentes que participan jodiendo a colegas que les caen mal. Todo muy educativo, muy digno de las personas que cuidan… Leer más »

Roser

Yo tengo un Smartphone y no tengo wasap (sí, eso es posible: es como decir que no a las drogas, cuestión de personalidad). Mi hijo tampoco va aún a la escuela, pero los de algunas compañeras de trabajo sí, y por lo que me cuentan es útil más allá de criticar al centro donde mandan a sus hijos (si tan criticable fuera, mis compañeras sacarían a los niños de ahí en 0’x) o mandarse fotos (se mandan fotos en las grandes fiestas, cuando pasa aquello típico de que haces una foto de grupo y el tuyo sale con los ojos… Leer más »

[…] Martí es docente, y nos cuenta desde Xarxa Tic que los grupos de padres – cito textualmente – “son creados como mecanismo de […]

[…] Martí es docente, y nos cuenta desde Xarxa Tic que los grupos de padres – cito textualmente – “son creados como mecanismo de […]

[…] Martí, profesor, se preguntaba en su blog por qué existen los grupos de Whatsapp de padres. Reconocía que forma parte de uno de estos grupos lo que le permite enterarse de determinadas […]

Alberto

Pues que sepas que, aunque tú hayas creado un equivalente al grupo de WhatsApp con una herramienta más respetuosa con la privacidad, ese grupo de WhatsApp de los padres y madres de tu clase ya está creado. Y apostaría que tiene incluso más vidilla que la solución que has implementado.
Enhorabuena por el blog y un saludo.

Raimundo Rubio

http://yorokobu.es/madres-whatsapperas/

El día que las madres descubrieron los grupos de Whatsapp.

Auxi Gómez

Gracias por vuestros comentarios, en mi cole hay grupos de Whatsapp, pero me ayuda vuestra reflexión, pues nunca pensé que entre otros motivos, funciones tanto debido a una no muy buena información externa del Centro.

[…] “Pero lo que realmente va a causar problemas es el hecho de que reparten fotos del suyo y del que no es suyo, y ahí es donde se van a pelear entre ellas cuando llega alguna que no quiere que las caras de sus hijos vayan pasando de mano en mano sin su permiso, ¿o es que eso no te lo has planteado? Pues sí, eso pasa. Les robamos el sitio a la chiquillería, ya hasta por wasa y eso es neurosis garantizada,.. ” (En el blog de  https://xarxatic.com/por-que-existen-los-grupos-de-whatsapp-de-padres/) […]

17
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x
Ir arriba
0 Compartir
Compartir
Twittear
WhatsApp
Email