Por favor, ¡no uses determinadas herramientas de Google con tus alumnos!

Los datos de los alumnos no son de los docentes que les dan clase. Las calificaciones que los alumnos sacan, son calificaciones que son de los alumnos y, como mucho al ser menores de edad, de sus familias. Los datos de la evolución del aprendizaje, ejercicios que se entregan o, simplemente, las dudas que pueden tener acerca de una determinada asignatura, jamás pueden cederse a nadie más que a la propia administración. Una administración que siempre va a hacer un uso limitado de las mismas. Según normativa, hay un determinado período de tiempo en los que debe conservarse esa documentación (sea en formato analógico o digital) y un momento en el que, dicha documentación, deja de ser relevante obligando a que sea destruida.

Fuente: Desconocida

Por eso os pido que si tenéis una ligera -tan solo una ligera- preocupación por los datos y la privacidad de vuestros alumnos, no uséis determinadas herramientas de Google. Especialmente aquellas que obligan a identificar al alumnado porque, aunque según su política de privacidad en las aplicaciones de Google Suite for Education “no vendan datos a terceros ni usen los mismos para mostrar publicidad”, la verdad es que sí que están usando los datos de vuestros alumnos. Lo de la filantropía no cuela. Aún menos que nadie no intuya que los datos de los alumnos, que jamás van a ser borrados totalmente de los servidores de Google (situados, normalmente en zonas donde no accede la protección de la UE), son usados para determinados análisis estadísticos que Google con los que Google sí va a poder jugar. No es lo mismo vender los datos en bruto que los datos elaborados. Y los datos elaborados valen muchísimo dinero. Mucho más que miles de licencias de una determinada herramienta.

¿Qué herramientas son las que deberían eliminarse de la práctica docente? La más peligrosa es Google Classroom, donde muchos docentes gestionaron o van a gestionar datos de evolución académica de sus alumnos. Una que se añade al propio correo de Google, que permite ser creado en Google for Education por parte del gestor de identidades del propio centro educativo (o la administración que haya apostado por ello), con independencia de la edad que tengan los alumnos. Correo que también sirve para identificar a los alumnos. Ya rizando el rizo, hay una Comunidad que permite el acceso de sus docentes a su herramienta de gestión de centros y notas con el correo de Gmail (amparándose en que, según ellos, todo lo de Google es maravilloso y que los datos no estén en servidores de la Conselleria no implica ninguna brecha de seguridad).

También me preocupa el uso de Google Sites por los alumnos porque, a veces, lo usan algunos docentes para que se creen páginas web y hacer una especie de portfolio de aprendizaje. Ahí también existen datos de la evolución académica de los alumnos e, incluso, en ocasiones se piden redacciones acerca “de hobbies, qué se ha hecho en vacaciones o cómo es tu familia” que permiten obtener unos datos muy jugosos para ser analizados. Creo que estoy explicando bastante bien a qué me refiero.

Relacionado con lo anterior también resulta preocupante que haya centros que usen canales de YouTube para exponer a sus alumnos. Lo de la imagen de los alumnos y la ley de protección de datos necesita una formación urgente a los docentes.

Por cierto, yo también he publicado cosas de mis alumnos en el pasado y he usado herramientas tan nocivas como las de Google (léase Edmodo, que ha vendido sus activos a una multinacional dedicada al juego online) para la privacidad de mis alumnos. Y ahora he visto que lo anterior debería haberme preocupado bastante más porque, al final, la privacidad de los chavales en un contexto digital, es algo que como docentes deberíamos de proteger. Mucho más importante que los dimes y diretes acerca de otras cuestiones que, quizás, no son tan graves como esta cesión de datos a una gran multinacional.

Aprovecho para deciros que hay alternativas libres a los servicios anteriores. También para hacer un poco de publicidad (no me pagan por ello, ni me reducen horario laboral) de “Aules”, el nuevo moodle vitaminado que va a poner a disposición de los centros educativos y los docentes la Conselleria de Educación donde trabajo (enlace a la noticia). Unes “Aules” que ya he probado y salvo el color que propuse -que no me han hecho ni caso- está bastante bien 😉

Solo por la simple posibilidad de que Google pueda usar determinadas herramientas de Google (más aún, después de las noticias que estamos leyendo en los últimos tiempos), ya deberíamos prescindir de ellas. Simplemente para curarnos en salud. Nuestros alumnos se lo merecen.

No me apetece volver a dejar en manos de Google y sus anuncios el mantenimiento del blog. Así que si os apetece colaborar en mantener el blog, ya sabéis…Buy Me a Coffee at ko-fi.com

13 Responses

Deja un comentario