Pioneros a.B.

Antes de B. había vida inteligente en las aulas. E, incluso, docentes que hacían cosas por y para sus alumnos. Había docentes que experimentaban con la tecnología, otros que se dedicaban a buscar rincones y algunos, a los que, se les iba bastante la pinza. Sí, en docencia siempre ha habido docentes de todo tipo: buenos, normales y malos. Eso sí, lo único que permitía taxonomizarlos -y eso al cabo de un tiempo- era la evolución futura de sus alumnos. La educación, mal le pese a algunos, no se mide por hechos concretos, prácticas mediatizadas o experiencias “innovadoras”. La educación es un trabajo cuyos resultados se ven a largo plazo y, lamentablemente, en la época de la inmediatez actual, parece que sea necesario probarlo todo, motivar a todo quisqui, inventarse teorías -a cual más absurda- o, simplemente, jugar a ver qué lado pongo en la foto para la entrevista de ese Escape Room que he montado con mis alumnos. Y así nos va.

Fuente: Photopin

De siempre ha habido pioneros en educación. Muchos se equivocaron, otros hicieron camino pero, antaño a nadie se le ocurría vender como éxitos situaciones puntuales, experiencias muy sesgadas o, el uso del medio frente al aprendizaje. Falta mucha cultura educativa. Es más fácil creer en milagros que ponerse a leer investigaciones científicas o libros de reputados pedagogos. No, no me valen los libros de Ken Robinson, la de las sandías o el de esos que se van de excursión por cuarenta mil centros innovadores. Eso es basura literaria que, al igual que lo que escribo yo, carece del mínimo valor. Ya no digamos la falta de enjundia que presenta cualquiera de esos libros sobre educación que están en el top de los más vendidos en Amazon. Algunos sentimos vergüenza ajena. Claro que, por lo visto, somos la minoría. Al menos a nivel mediático donde, por lo visto, los más inútiles se han adueñado del cotarro y con sus voceros pretenden convertirse en los “pioneros” de la educación. Todo está inventado aunque ellos no se lo crean. Y, personalmente, me preocupa bastante el ver la gran cantidad de docentes que mueven esos iletrados pedagógicos. Gente que en su vida ha leído y que se atreven a dar lecciones acerca de cómo hacer ciertas cosas. Por suerte tienen Google.

Ni los alumnos de antes son mejores que los de ahora ni, por lo visto, los docentes. Hay docentes que en pleno siglo XXI creen en milagros, encumbran a los altares a supuestos “innovadores” y compran, de forma casi enfermiza, determinados libros. Y así nos va. Con revistas que venden inteligencias múltiples y cerebros triunos. Con mitos de 15 minutos de atención y mucho fuego de artificio. Cosas que antaño ya se desecharon. Hoy tienen su espacio en los medios porque el nivel de los medios interesa que sea cada vez más bajo. No sea que a algunos se les ocurra pensar y salirse del redil. Incluso las Facultades de Magisterio y, especialmente algunos de los docentes de las mismas, ayudan a convertir a los futuros maestros en creyentes de religiones falsas. Luchar contra la desinformación es complicado. Intentar imbuirles el nombre de otros pioneros, más difíciles de leer y mucho más de comprender, también. Es que no me comparéis una tertulia de Sálvame con un debate de altura entre dos pensadores o investigadores serios. Bueno, muchos docentes serían incapaces de seguirlo. Es que ahora han encumbrado como pioneros a gente que, como mucho, tiene una buena oratoria. Y, a veces, ni eso.

Esto solo se soluciona leyendo más (y no precisamente libros de autoayuda). Eso sí, mientras la prensa siga haciendo su función, la gente se crea que los pioneros son los que se suben a un escenario a decir boludeces o, simplemente, haya gente que crea que lo espectacular, la búsqueda del no aburrimiento y el reconvertir su función de docente en guía al mismo nivel que sus alumnos es la clave, todo va a ir a peor.

La culpa no es de los que venden ciertas cosas. La culpa es que, por desgracia, cada vez hay más docentes que se las creen. Y convierten en biblia algo que, como mucho para cualquiera con dos dedos de frente, es un chascarrillo de bar sin ningún tipo de fundamento.

No me apetece volver a dejar en manos de Google y sus anuncios el mantenimiento del blog. Así que si os apetece colaborar en mantener esto, ya sabéis…Buy Me a Coffee at ko-fi.com

3
Responder

avatar
  
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
2 Comment threads
1 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
2 Comment authors
Jordi Martíhector villanueva Recent comment authors

  Subscribe  
Notifica
hector villanueva
Guest
hector villanueva

Hola Jordi, soy Héctor. Me he suscrito a Xarxatic hace poco y he leído varios posts. Considero muy interesante tus opiniones sobre la educación, además se nota que hablas desde la experiencia. Yo estoy empezando y después de leer este post, me gustaría si me pudieras recomendar uno o dos libros de esos fundamentales que todo profesor debería de haber leído. Un saludo y muchas gracias

hector villanueva
Guest
hector villanueva

Muchas gracias por la recomendación

You May Also Like