Os prometo que iba a hablar de succionadores vaginales

Me he rendido de escribir acerca de temas educativos. Ya veremos cuánto me dura la rendición pero, siguiendo el consejo de algunos en Twitter, proponiéndome temas para matar el gusanillo de la escritura (moda, viajes o gastronomía), había tomado la decisión de hablar de uno de los temas menos controvertidos: el sexo. No tengo ni pajolera idea de sexo pero, vista la gran cantidad de tertulianos del asunto que, como mucho han catado debajo de la fajilla de trabajo, me he puesto a documentarme. A ver quién es el guapo que me niega la posibilidad de saber por el simple hecho de buscar en Google. Y he encontrado la primera inspiración para el artículo: el succionador vaginal.

Fuente: Desconocida

Dispositivo de moda entre mujeres liberales, hombres con ganas de experimentos y ovejas previas a ser forniciadas por algunos ovejeros, el succionador me iba a dar muchas alegrías. Además, estoy seguro que el cambio hubiera sido para mejor porque, estoy totalmente convencido de que hubiera habido unanimidad en lo útil del aparatejo. Bueno, quizás no, pero al menos hablando de sexo, aparecen muchos “inventores” pero menos hijos de puta. Lástima que no pueda empezar hoy a hablar sobre succionadores porque, por desgracia, hay algunos hijos e hijas de puta (sin ningún tipo de consideración para sus padres que les han educado así), que se empeñan en seguir acosándome por las redes sociales. Ya lo he dicho en más de una ocasión… me tomo con humor muchas cuestiones y me permiten el ahorro en psicólogos pero, al final, tanto insulto y persecución, normalmente, por parte de cuentas anónimas que lo único que esconden es a una parva de cobardes (sí, hay cobardes en todas las profesiones), me lleva a dar un giro al primer post erótico-festivo.

Además, hay un tema que siempre me ha sorprendido en Twitter: la incapacidad de algunos de denunciar los ataques a los que están siendo sometidos determinadas personas (entre las que me incluyo) y la facilidad, en muchas ocasiones, de saltar a defender a los “que sí les interesa”. Esto de la doble vara de medir resulta especialmente curiosa. No, por lo visto, meter un palo por el ojete solo es denunciable cuando se lo meten a alguien que no es de los tuyos. El canibalismo en Twitter solo es cuestionable cuando tocan a los amiguetes. Hace falta ser hipócritas. Más bien algunos son unos putos hipócritas.

Hoy me he encontrado con este tuit…

Fuente: Twitter

No me sorprende ver las personas que están de acuerdo con el mismo porque, curiosamente, son los mismos que jamás han dicho ni mu cuando han insultado a algunos que “no son de su cuerda”. Sí, las cuerdas algunos las tienen muy delimitadas.

Os prometo que iba a hablar del maravilloso succionador vaginal, pero por desgracia, al final me ha podido ver la gran cantidad de requiebros que dan algunos para justificar los ataques a quienes “no les caen bien” y, en cambio, ponerse los primeros “para defender a los suyos”. Eso sí, cuando “los suyos” atacan cual jauría falta de comida, es curioso ver su falta de reacción. Bueno, si la tienen, es para apoyarles.

Faltan succionadores vaginales y sobran hipócritas.

Había prometido redimirme, pero es que no me dejan 😉

No me apetece volver a dejar en manos de Google y sus anuncios el mantenimiento del blog. Así que si os apetece colaborar en mantener esto, ya sabéis…

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

Responder

avatar
  
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
  Subscribe  
Notifica
You May Also Like