Obsceno

Pobres pagando el colegio privado de los ricos, mientras sus hijos están estudiando en centros públicos que se caen a pedazos. Aulas masificadas, patios donde con suerte hay una portería y un par de canastas, ordenadores obsoletos, calefacción que no funciona,… y un largo etcétera de deficiencias en las infraestructuras de los centros públicos. Inversión bajo mínimos salvo honrosas excepciones y planes que, aún siendo lentos y mal implementados, intentan revertir en algunas Comunidades esa cuestión.

Es obsceno comparar las instalaciones de los centros públicos con las de los centros privados-concertados. Centros en los que la administración paga a sus docentes y su mantenimiento y que, gracias a dinero que nadie explica de dónde sale, consiguen tener instalaciones de ciencia ficción. De ciencia ficción para los pobres que, curiosamente, se intentan hacer con una mesa que no esté rota, una silla que no baile o encontrar, en algún cajón de conserjería papel para poder ir al servicio. Sí, esa es la realidad que muchos prefieren obviar.

Fuente: Twitter

La imagen anterior es la de un colegio concertado de Madrid. Como sabréis todos los madrileños que lleváis a vuestros hijos a la pública, sabéis que ésta es la dotación habitual. Que, como dicen siempre los concertados, son deficitarios en recursos y necesitan más dinero de la administración. Que, incluso sus cuotas voluntarias (denunciadas y denunciables por ser ilegales), a veces hacen que no les llegue dinero para pagar ciertas reparaciones. Supongo que debe ser porque el coste de la piscina que tienen no se lo permite. Sí, estoy siendo muy demagógico pero solo buscando “concertado con piscina en Google” me salen unos cuantos cientos de resultados como el siguiente. diferentes del primero).

Fuente: No importa

Ya veréis que voy a etiquetar las fuentes como “no importa”. Es porque son tantos los centros concertados que tienen instalaciones similares a la anterior que, al final, lo de menos es decir qué centro es el propietario de estas cosas.

Tampoco faltan las instalaciones deportivas de alto nivel dentro de esos centros educativos (pistas de tenis, de pádel, rocódromos e, incluso he encontrado uno con su propia hípica). Es lo que tiene saber filtrar los resultados en Google. Que, enseguida hallas lo que te interesa 😉

Fuente: Desconocida

Incluso algunos centros concertados tienen instalaciones, no del siglo XXI, del siglo XXII. No entro en su utilidad pedagógica porque, como bien sabréis, la calidad de la educación no se mide por el diseño de las aulas o las mejores instalaciones. Eso sí, queramos o no, siempre ayuda. Más aún incentiva a los alumnos con problemas socioeconómicos serios a que vean otro tipo de realidad de la que ven diariamente.

Fuente: No importa

Además ni se esconden de las cuotas que cobran, ni de la venta de libros de texto y uniformes que realizan. Tampoco lo hacen en mostrar que todos sus alumnos tienen las mismas características físicas. Incluso algunos cuelgan vídeos con sus maravillosas instalaciones y su colegio que han hecho totalmente nuevo (por la ubicación de éste y lo que veo en el vídeo, unos seis millones de euros debe haberles costado el asunto).

Siempre me he preguntado de dónde se saca el dinero para lo anterior. Todos los centros concertados me dicen que tienen pérdidas (incluso las cooperativas de profesores, que consisten en comprar la plaza de docente pagado con dinero público, mediante una inversión de unos 60000 euros por barba -por internet se compran y venden plazas de cooperativistas por unos 100000-). Por tanto no entiendo de dónde sale el dinero de todo lo anterior. Claro que las cuotas ayudan pero, en el caso de la mayoría, esas cuotas son de unos 60-90 euros mensuales, más 200 por matrícula. Claro que con ese dinero, sumando los precios inflados del comedor, del transporte escolar y las extraescolares, permiten financiar ciertas cosas pero… aún así me sigue faltando dinero. Un detalle importante… si esas cuotas e inflado de precios, además de la obligación de usar determinadas herramientas/materiales (como por ejemplo un iPad) impiden que alumnado sin recursos pueda acceder a esos centros, ¿qué hacemos concertándolos? No es que sea obsceno. Es que es muy obsceno el asunto. Y atenta contra el principio de igualdad de la Constitución que, por si algunos no lo saben está por encima de ese artículo que tanto mencionan algunos interesadamente.

Fuente: Twitter

También existen los que justifican lo anterior mediante el único ejemplo que pueden sacar de un centro público que tiene instalaciones decentes. Ya sabéis, la típica justificación del caso aislado para defender ciertas cosas…

Fuente: Twitter

Eso sí, en el caso anterior le pasas los datos del Ministerio acerca de la escolarización de alumnos con NEE e inmigrantes y tampoco le sirve. Es que es imposible que algunos se crean los datos por mucho que se los demuestres. Incluso serían capaces de ver un asesinato y considerar a la víctima como asesino. Contra este discurso demagógico es muy difícil de lugar.

Y, finalmente, existen aquellos que hablan de democracia y que, a lo largo de cuarenta años nadie ha querido quitar los conciertos. Que se vote democráticamente.

Fuente: Twitter

Pues va a ser que no todo puede votarse porque hay cuestiones, como la segregación o la igualdad de oportunidades, que jamás pueden ponerse encima de la mesa. Al igual que tampoco puede ponerse encima de la mesa la eliminación de los jubilados, el gaseado de los votantes de un determinado partido político, la eliminación de la posibilidad de practicar una determinada religión o, yendo a casos más conocidos que suceden en otros países muy poco democráticos, la venta de órganos al mejor postor. No, por suerte, no todo se puede votar aunque sí que pueden votarse más cosas de las que se votan actualmente. Y ya no entro en la imagen de esa excepción que me tuiteas de un centro concertado con inmigrantes porque, es que al final lo de sacar el caso aislado que, por desgracia algunos repetís siempre con la misma foto, ya cansa.

Hasta que se mejore el estado de los centros públicos (los de todos) no debería permitirse ningún nuevo concierto educativo. Además, tal y como marca la ley, deberíamos ir reduciendo el número de conciertos al ir aumentando la oferta pública y jamás deberíamos, por motivos obvios, cerrar líneas en los públicos mientras, en las mismas localidades se aumentan líneas en la concertada. La libertad de poder estudiar en centros públicos sin ideología religiosa en el que, los niños y niñas puedan estudiar en centros con infraestructuras adecuadas y con recursos, debería estar por encima de cualquier otra porque, al final la libertad de uno acaba donde empieza la de otro. Y es muy obsceno que, al final, los que amplian su libertad lo hagan a costa de la población más sensible y, normalmente, con menos recursos.

No me apetece volver a dejar en manos de Google y sus anuncios el mantenimiento del blog. Así que si os apetece colaborar en mantener esto, ya sabéis…

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

9 Responses

Deja un comentario