¿No veis nada raro?

Hoy me he enterado que las Infantas van a un centro educativo en el que mandan deberes, no hay tecnología, escriben con lápiz y papel, no tienen sistema bilingüe y, se dedican a fomentar la lectura y las matemáticas. A esto se añade la cantidad de hijos de la élite de este país que, curiosamente, también elige determinados centros para sus retoños donde ni hay Flipped Classroom, ni Escape Rooms, ni robótica, ni ABP, ni cualquier otra metodología o tipo de proyecto educativo que llenan líneas y líneas en los medios. Yo lo veo raro pero, estoy seguro de que la élite económica y cultural de este país ha decidido no optar por un determinado tipo de innovaciones porque no saben discernir qué es lo mejor para sus hijos. Bueno y ya cuando hablamos que ninguno de los hijos de esa élite lleva a sus hijos a estudiar la FP que, curiosamente, tanto fomenta desde Mercadona, Zara u otra de esas gigantes de nuestro país con el apoyo mediático de medios dirigidos por personas que también han preferido que sus hijos vayan a la Universidad, quizás es que hay algo que debería chirriarnos.

Fuente: Desconocida

¿No será que el desprestigio a la Universidad y el potenciar la FP sea un mecanismo para que los hijos de los obreros no puedan acceder a la misma? A mí esto de vender una opción que uno no va a usar es lo mismo que salir en la televisión diciendo lo que se gana en determinadas páginas de juegos online y no apostar. O, simplemente, yendo a lo más básico, tener un restaurante en el que al dueño no le apetecería comer. Algo que, simplemente, me preocupa.

Ya sé que seguramente más de uno va a defender las maravillosas estrategias innovadoras, lo fantásticos que son determinados estudios (he visto a alguno sacar el tema de que la FP Básica es una opción maravillosa para los chavales; bueno, salvo para los suyos) o, simplemente, decir que tus hijos van a un determinado colegio en el que dan Science en inglés. Pues va a ser que ninguno de los que mandan estudia en inglés una asignatura que no sea inglés. Por cierto, ¿sabéis como aprenden inglés? Con profesores nativos en casa, estancias en el extranjero y mucha inmersión cultural en el idioma en países cuya lengua es la de aprendizaje. Ya si eso nos ponemos a justificarlo bajo el mantra… es que ellos tienen dinero. Hay qué joderse. Los ricos buscan lo mejor para sus hijos. Y a ver si algunos se enteran de una puñetera vez.

El próximo día que alguien me venda algún experimento raro, las inteligencias múltiples o, simplemente, algún mentecatismo similar, les recomiendo que miren qué hace la élite de este país. Una élite que no se va a vivir a un barrio pobre, no tiene problemas con la delincuencia y, curiosamente, jamás permite que sus hijos sean sometidos a nada más allá de eso tan tradicional que algunos desprecian tanto impartido por profesaurios. Por cierto, docentes que saben mucho, mezclado con clases magistrales de expertos en diferentes campos y, curiosamente, mezclándose con personas de su nivel económico porque, no olvidemos que un musulmán pasa a ser árabe y, por ello digno de mezclarse con sus hijos, cuando sus padres tienen dinero, son médicos o, simplemente, tienen poderío.

A ver si nos dejamos de estupideces. Yo quiero que mi hija tenga la mejor educación posible. Y esa no es la bazofia interesada que nos venden en los medios, recursos raquíticos que obligan a justificarse dando la culpa a los docentes o, simplemente, centros educativos “de élite para clase media” donde lo único que puede hacerse es llegar al nivel que antes podían llegar todos. La realidad es que yo quiero que con mi hija se haga lo mismo que con la élite de este país.

Despertemos de una vez. Es que, a veces, parecemos estúpidos por no querer ver la realidad. Una realidad que, cada día que pasa, nos dice que lo que quiere la élite en este país es perpetuarse e impedir que el resto, salvo alguno que necesiten para determinados objetivos, se cuestionen ciertas cosas. Lo mejor, para ellos, tener gente inculta, sin posibilidades y, más preocupados de buscar el sustento que de hacer una revolución. Y no estoy hablando de las revoluciones de salón que nos están vendiendo.

Ya si eso me pegáis collejas pero así es como yo lo veo. Es que no puedo verlo de otra manera. No puede verse de otra manera.

20 Responses

Deja un comentario