No pido comprensión, simplemente reflexiono

Me cuesta lidiar con trolls. Realmente llevo mal la tarea de gestionar la ira de algunos cuando, de forma totalmente desproporcionada, se ponen a ir un paso más allá de la contraposición de opiniones -de forma más o menos vehemente- para convertirlo en un ataque personal totalmente desproporcionado. Sí, es algo que en más de una ocasión me ha llevado a la disyuntiva de cerrar la posibilidad de comentar en el blog e, incluso, a su cierre y al de todas las redes sociales en las que hablo sobre temas educativos.

Me preocupa que bajo los ataques furibundos por cuestionar determinadas prácticas educativas o la necesidad de defender el modus vivendi de algunos (ya tengo experiencias con algunos gurús que, insultando alegremente bajo la premisa de que los mensajes directos en Twitter, los chats en Facebook y los correos electrónicos no pueden ser publicados en abierto) se usen de forma tan generalizada. No vale todo para canalizar la ira que pueda suponer que alguien plantee que lo que uno está defendiendo -la herramienta o la metodología- no es tan maravilloso como lo pintan. Tengo la mala costumbre de plantear, siempre de forma transparente, las dudas que me surgen acerca de muchas cuestiones educativas. No creo que haga daño a nadie con lo anterior pero, en ocasiones, uno se plantea que hay temas tabú o que, por lo visto, algunos consideran tabú. Algo que sorprende cuando el ataque gratuito hacia tu persona, totalmente desproporcionado y cargado con una mezcla de resentimiento y amenaza velada, proviene de docentes. Sí, no son las empresas quienes reaccionan así ante mis artículos. Son docentes quienes se hallan tras los ataques personales. Algo que me preocupa. Me preocupa y entristece.

Quizás haya tenido un problema a lo largo de mi formación, tanto personal como profesional, a la hora de saber gestionar determinadas cuestiones pero reconozco que, en mi caso, cada vez que me sucede algo parecido -y que, curiosamente se halla muy relacionado con el plantearse cosas sobre algunos modelos educativos y metodologías- me deja un regusto amargo.

No, el último correo electrónico de hoy que os cuelgo a continuación no es el único que he recibido de este tipo -ni el peor- desde que osé cuestionar en abierto las Comunidades de Aprendizaje (el comentario está escrito por un maestro que trabaja en un centro de la Comunidad Valenciana que da cursos de formación sobre el tema y está dentro del proyecto) pero sí el último. Cosas que hieren que algunos ya estamos cansados de soportar en silencio.

correomacda

Finalmente comentaros que, al final, de tanto goteo de este tipo de mensajes, uno se plantea muchas cosas. Y empieza a entender muchas otras de las que prefería haberse mantenido en la total inopia 🙁

A propósito, este artículo no está escrito con ninguna intencionalidad de pedir comprensión o una palmada en la espalda, se trata tan sólo de una reflexión más que, como ya sabéis todos los que os pasáis por aquí, me gusta hacer en abierto y siempre de forma transparente.

Actualización

El autor del correo que he usado como ejemplo -que, como he dicho no es el único ni el más “fuerte” sino, simplemente el último recibido- vía Twitter ha admitido su autoría. Se llama Miguel Ángel Escrivá Navarro y es ponente en muchos cursos de formación relacionados con las Comunidades de Aprendizaje. También, por lo visto, es maestro -o era- en el CEIP Leonor Canalejas de Benidorm. Si introduzco esos datos no es con la finalidad de darle escarnio público, es simplemente porque él ha autorizado a que dicha información sea pública.

maenavcomment

Por cierto, y aclarándole algunos conceptos al señor Miguel Ángel… uno no puede usar los datos de un correo electrónico de forma indiscriminada y, menos aún usar los comentarios por la posible inconsistencia de su autoría (sería legal hacerlo pero no ético). Es por ello que, hasta que han llegado las tres confirmaciones y, especialmente esta última de Twitter donde se le identifica porque también se ha usado ese perfil en los cursos que imparte, entonces es cuando uno puede afirmar rotundamente quién se halla tras una determinada publicación.

Un último detalle, los comentarios en el blog sólo se publican después de la moderación por mi parte. No por censurar nada, simplemente porque hay comentarios que no me ha filtrado bien el filtro antispam de WordPress o insultan a terceras personas (y eso es algo que no tolero). A propósito, dicha moderación no se realiza inmediatamente… algunos no estamos todo el día con el móvil conectado o el ordenador encendido leyendo los comentarios que el personal nos va dejando. Tenemos vida 🙂

0 0 vote
Article Rating
Subscribe
Notifica
guest
15 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
Jordi Lagares Roset

Pot ser les teves opinions no coincideixen sempre amb les de l’altra gent. Però les reflexions i aprenentatges aportats no tenen preu. De 9 aprofito per agrair-t’ho 🙂

Alicia

Me encantan tus artículos, te expresas maravillosamente bien y comparto todas tus opiniones acerca de la llamada innovación educativa. No lo dejes.
Siempre me he preguntado: ¿y cuál es tu metodología en clase?

Francisco Ayen

Cuánto más alto te elevas, más pequeño te haces a los ojos de los envidiosos.

Francisco Ayen

Al que cae desde la dicha cumplida, no le importa cuan profundo es el abismo.

Àlex

Adelante Jordi, cuestionar y analizar metodologías debería ser obligado en la profesión docente. Si lo toman como ataque es problema suyo.

Adriana

Ánimo Jordi, yo conozco a este personaje fue profesor infantil de mi hijo. Ahora metido también en la secta Amway…dime con quien andas y te diré quien eres!!! Son pocos que hacen mucho ruido.

Enric Prats (@EnricPrats)

Secta Anway? Ops!
Pues es curioso que los promotores de las comunidades de aprendizaje estén acusados de lo mismo. Aquí el enlace: http://www.lavanguardia.com/vida/20160613/402481122395/ub-denuncias-secta-crea-fiscalia.html

Miguel Angel Escriva Navarro

Asi es esta sociedad con cualquier iniciativa que busque el cambio social por desgracia. Nada nuevo. Los poderes saben perfectamente que la educación y la economía es lo primero a controlar y defender a capa y espada. Vivimos en el país de “acusa que algo queda” pero muy pocos utilizan los juzgados que es donde en un estado de derecho se deben denunciar estas cosas. Ahí es donde debéis denunciar las sectas si tan claro lo tenéis. Adriana, te invito a repetir tu mensaje poniendo tu apellido como he hecho yo, si no corres el riesgo de que el autor… Leer más »

jfcalderero

¡Por favor! No dejes de escribir; haces mucho bien poniendo el dedo en la llaga en tantas importantes cuestiones que muchos ¿docentes, educadores? ni se plantean. GRACIAS.

15
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x
Ir arriba
0 Compartir
Compartir
Twittear
WhatsApp
Email