No os imagináis cómo me gustaría equivocarme

Me equivoco en muchas cosas, tanto a nivel personal como profesional. Supongo que como todo hijo de vecino. Lamentablemente, hay cuestiones en las que no me equivoco y que, pasado el tiempo, determinadas cosas que suceden me dan la razón o confirman mis sospechas. Este es el caso de la noticia que nos dice que “Abanca lanza la primera universidad privada de Galicia“.

Fuente: Desconocida

¿Os acordáis de un artículo que escribí hace algo más de un año acerca de lo que me parecían unos premios “al mejor docente de España” (sic.) que patrocinaba Abanca? ¿Recordáis que, tanto en las redes sociales como en el blog, cada cierto tiempo hablaba de lo que suponía para algunos docentes, especialmente los de la pública, aceptar ser nominados para ese premio? ¿Alguien se acuerda de cómo recibí críticas a tutiplén por parte de algunos que me decían que lo que sentía era envidia e, incluso algunos recordaron un único premio que me han dado por cuestión de mi profesión?

Pues bien, miles de docentes de la pública después que se presentaban con alborozo a los premios  “a mejor docente de España” y que lucen aún en sus perfiles de Twitter eso de ser nominados o finalistas a mejor docente, algunos de ellos trabajando en universidades públicas, van a ver a qué se han presentado. Se han presentado a unos premios organizados por una empresa que quiere privatizar la educación. Bueno, que ya lo está haciendo y que considera como negocio la expedición de títulos universitarios. A ver, no hace falta ser muy lumbreras para pensar que alguien monta un centro educativo privado -menos aún una Universidad- si no es por la pasta que puede sacar.

Cada día que pasa hay más noticias que me dan la razón. Ahora son muchos los que siguen cuestionando mis reticencias y alegatos contra la expansión de determinadas multinacionales (especialmente Google y Microsoft), alegando que son maravillosas, respetan la privacidad de los alumnos y solo lo hacen por el bien de sus alumnos. Se ponen una capa de vendedores de esos productos, bajo insignias de diferente colorido y, muchos desde la pública, acaban cerrando los ojos ante los peligros que supone lo anterior.

Eso sí, estoy convencido de que dentro de unos años, va a pasar lo mismo que con lo de ese “premio al mejor docente”. Por ahora toca dejar que esos vivan en su nubecita de colores, intenten justificar lo injustificable o, simplemente, se reafirmen de forma sectaria en lo imprescindible que es el uso de determinados servicios para mejorar la educación.

Yo voy avisando pero, estoy totalmente convencido de que algunos docentes de la pública van a seguir participando en estos premios de Abanca mientras lo intentan justificar de cualquier manera posible. Vamos a ser sinceros, de personas con falta de luces hay en todos los lados y, aunque todos sepamos que si nos ponemos a nadar en un lugar plagado de cocodrilos al final nos van a comer, algunos van a seguir nadando ahí pensando que los cocodrilos no van con ellos. Bueno, hasta que acaban con un buen mordisco.

Me preocupa equivocarme cada vez menos en mis predicciones educativas. No sabéis lo que me gustaría que los hechos no me dieran la razón.

No me apetece volver a dejar en manos de Google y sus anuncios el mantenimiento del blog. Así que si os apetece colaborar en mantener el blog, ya sabéis…Buy Me a Coffee at ko-fi.com

Deja un comentario