Mi experiencia publicando mis libros

Hoy escribo un post, ahora que ya estoy en la mitad del nuevo libro, para explicar cuál fue mi experiencia con los dos libros que he publicado hasta el momento sobre temas educativos (Educative Innovéision y Eduentertaintment). Os he puesto los enlaces de dónde han acabado estando, pero os recuerdo que, hasta hace nada estaban pululando libremente por la red y los podéis buscar antes de arruinaros con la compra. Dos euros es precio de una mascarilla de las buenas y, entre un mal libro o una mascarilla FP3plus, diseñada ergonómicamente por la NASA y hecha en los laboratorios más secretos de Wuhan, yo lo tendría claro.

Nunca he tenido problemas en escribir. Puedo escribir entre mal y peor pero, salvo determinados momentos en los que me quedo sin inventiva, una vez empiezo puedo enrollarme like a persiana y llenar páginas y páginas. Eso sí, sin decir nada o, como en los libros que he publicado, haciendo refrito de artículos que ya tenía previamente publicados en el blog, pasando de las 400-500 palabras hasta llegar a cerca de las 3000 que tiene cada uno de los capítulos. Soy de los que tiene el título y escribe en función de ello. Y se acaba haciendo la picha un lío porque, entre mi mente sucia y el estado erótico-festivo en el que me hallo permanentemente en la última década, es todo un auténtico despropósito. Pero vayamos al leitmotiv del post que vuelvo a despistarme…

Vale, ya tenéis un libro. Habéis estrujado el cerebro y el cerebelo, junto con alguna de esas neuronas a las que habéis esclavizado y, tenéis en vuestro procesador de texto una maqueta de vuestro libro. Y si le habéis pasado un corrector ortográfico, seguramente pensáis que ya está guay. Pues no, antes de publicarlo, recomiendo que le paséis si queréis hacer algo en condiciones un servicio ortotipográfico de algún experto del tema que tengáis como amiguete o acudáis a una empresa especializada en autoedición. A ver, digo autoedición porque, lamentablemente, salvo que tengáis muchos seguidores en alguna red social o seáis personas conocidas, nadie os va a publicar vuestro libro que habéis escrito, o bien como hobby o bien para sacaros algunos eurillos (que, ya os digo desde aquí que no os vais a sacar).

Además, especialmente en el caso que solo lo queráis publicar en formato digital (no recomiendo el formato papel, salvo que tengáis ganas de tenerlo en la mano -como me pasó a mí-) debéis maquetar eso que tenéis en vuestro procesador a los formatos más habituales de consumo (epub, mobi y kindle). Ya, el pdf lo doy por hecho. Podéis encontrar plantilllas por internet buscando “maquetar ebook” y tenéis, tanto plantillas de Word como vídeos para conformar un libro para kindle que os va a quedar fetén. Ah, no os lo he dicho, pero para el prólogo es clave engañar a alguien. Yo engañé a alguien a quien aprecio mucho pero, por desgracia se va a quedar sin hacer el prólogo del tercero porque le quiero demasiado para obligarle a participar en el despropósito. ¿Número de hojas del libro? Depende. También dependerá de la maquetación. Si es sobre educación, no me hagáis nada más largo de 120-150 páginas. Educhorradas de más longitud no tienen demasiado sentido. Bueno, salvo para los amiguetes a los que todo lo que escribáis les va a parecer bien. Ojo, no os olvidéis de poner una portada chula. Yo la penúltima y esta última la haré mezclando con Canva una imagen libre de Pixabay y el texto, jugando con los colores.

Por tanto, resumiendo… primer paso, hacer una corrección ortotipográfica. Segundo paso, maquetarlo en formato libro (y en todos los formatos de ebook disponibles). Ya lo del ISBN es por si queréis que sea vuestro y podáis reclamarlo siempre (siempre va a serlo, tenga o no ISBN). Lo podéis comprar por 45 euros o, si vais a subir vuestro libro a Amazon, os sale gratis un ISBN de Createspaces que solo podréis usar en esa plataforma. Yo compré el ISBN de los dos libros que tengo hasta ahora y, como el nuevo no va a ir a Amazon, no sé aún qué haré. Decidid también la licencia de vuestro libro: Creative Commons (CC) con varias opciones o bajo copyright por defecto. Ahí cada cual decide. Yo os recomiendo, viendo la experiencia de dar el libro gratis sin copyright, es algo que jamás volveré a hacer. Eso sí, que lo ofrezcáis gratis o no, no depende de si tiene o no copyright. La licencia CC también os permite ganar dinero con vuestro libro.

Ya lo tenéis corregido y listo para estar subido en formato ebook. Pues mi recomendación es que lo fácil es crearos una cuenta en Amazon como publisher y subirlo. Yo he optado por otra opción que es la de Ko-fi, una plataforma que permite tener una tienda gratis y que puedes ponerlo bajo compra a un precio marcado o para cualquier precio mayor de. Incluso lo puedes ofrecer gratuitamente. También he probado Gumroad, aunque me quedo con Ko-fi porque me gusta más su diseño. La facilidad de configuración de una cuenta es muy sencilla y subir tu libro en los diferentes formatos también. Añado que recomiendo, en caso de que optéis por Ko-fi que os hagáis una licencia gold por seis euros al mes porque ayudáis a los programadores que hay detrás de la plataforma. Y a mí me gusta ayudar a la gente que hace proyectos. Lo del altruismo ya está demasiado pervertido.

¿Y si lo quiero en papel? Pues puedes subirlo a Amazon porque ellos tienen un modelo de impresión bajo demanda que permitirá imprimir tantos libros como vendáis. O, simplemente, acudir a alguna de esas editoriales de autopublicación como Circulo Rojo o similares. Yo opté por UNO Editorial y me trataron muy bien. No fue excesivamente caro hacerme con 100 libros de cada uno de mis libros. Unos 500 euros cada pack y me hicieron la tramitación del ISBN, junto con las versiones digitales de los libros.

¿Y no hay más opciones? Pues tienes la opción de un portal de crowdfunding previo a la publicación del libro (hay algunos específicos como libros.com que me han dicho que funciona bastante bien y además te ayudan en la campaña de mecenazgo) o intentar vender lo que has hecho a una editorial. A mí, por cierto, después del primer libro, contactaron conmigo algunas pero les dije que no. No soy escritor y lo hago por hobby. Eso sí, haciéndolo autónomamente te saltas toda la estrategia de presentaciones. Algo que se agradece en mi caso.

Va, como bonus track os voy a decir algo… salvo que tengáis mucha suerte no vais a ganar un colín con vuestro libro (especialmente si es de temas educativos). No es porque sea malo, pero hay autores que escriben de forma muy nefasta que venden muchos libros sobre el tema que venden mucho por que les conocen. Y, al final, por desgracia, uno cuando ya está “consagrado” puede escribir una mierda que se la van a comprar igual. Vale para libros educativos como para los de cualquier autor conocido.

Ya os avisé el otro día que tengo un nuevo libro en el horno. Bueno un “folletín” de máximo 100 páginas. Totalmente prescindible como todos los que he escrito pero, al menos en este caso solo va a haber formato digital y no me voy a gastar ni un euro en su publicación 😉

Por cierto, no dudéis de preguntarme en los comentarios o vía Twitter por si os puedo echar una mano sobre el tema. A mí también me ayudaron.

1 Shares:
0 0 votos
Article Rating

Deja un comentario

2 Comments
Oldest
Newest Most Voted
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
mikeleztabai
7 months ago

Fue un placer ser tu prologuista y te agradezco de que me eximas de la responsabilidad de serlo por tercera vez. Lo que tenemos que hacer es un podcast juntos con nuestras lenguas envenenadas, y podemos invitar gente.

You May Also Like