Debo reconocer que Twitter, especialmente en su versión educativa, está teniendo sus días de gloria. Hay tanto humor, que no sabes muy bien cuando vas a poder parar de reír. Especialmente cuando gente que «supuestamente te aprecia» te envían ciertos tuits de personajes que, por motivos obvios, tienes silenciados. Lo de debatir acerca de ciertas cosas cuando, con el que debates, el único interés que tiene es de soltar bilis o acaba derivando el debate a un ad hominem o a algo que nada tiene que ver con lo que estás hablando, es algo que no vale mi tiempo. Otra cuestión, claro está, es cuando entras en Twitter con ganas de pasártelo bien. Y debo reconocer que el juergódromo educativo en que se ha convertido, salvo los que se enfadan porque tienen que vivir enfadados, está a un nivel nunca visto.

Hoy me apetece contaros mi día de ayer. Un día de esos en los que, después de ver playa, comer bien y deprimirme por tener que empezar hoy a trabajar (¡qué malo es no tener dinero!) después de unas, siempre cortas, vacaciones, fue creciendo en despiporre. Es que, repito, ayer me lo pasé muy bien en Twitter. Un día totalmente sublime. Un día en el que, después del tuit de anteayer, no podía habérmelo pasado mejor.

Fuente: https://twitter.com/Alfredo2rivero/status/1518288451266920449

Reconozco que nunca me habían llamado personaje de «extrema derecha». Me habían llamado muchas cosas pero esto ya se merece liderar el ránking de surrealismo tuitero. Ahora va a resultar que llamar Lo País, a un medio de comunicación que publica las noticias de educación en la sección de economía o prensa rosa, acusando siempre a los docentes de hacer mal su trabajo, no va a poder tener ese nombre. Ahora criticar las noticias de Lo País (sí, repito… ¡Lo País!) me ha convertido en alguien relacionado con VOX. Una relación muy interesante. Supongo que para Alfredo TODOS los que dicen algo que no le cuadre son de extrema derecha. Debe tener más conocidos de extrema derecha que conocidos. No me digáis que no os lo estáis empezando a pasar bien y que, en caso de no tener una cuenta de Twitter, ya estáis a punto de creárosla.

Va, vamos a lo jugoso. Lo de Lo País ha sido solo un adelanto. Ahora toca la maravillosa Carol afirmando que mi hija me ha programado, hackeado, ganado dinero con NFT y me puede contar la historia de Ucrania mejor que nadie. Por haber hecho, claro está, clic con un ratón. Ya veis que he intentado ser educado pero…

Fuente: https://twitter.com/Krolgiftedchild

Nada, por lo visto tocaba el remate final: el insulto. Qué pereza. Suerte que el tuit posterior me llegó solo por terceros ya que, por suerte a estos personajes los silencio cada vez con más premura.

Fuente: https://twitter.com/Krolgiftedchild/status/1518540243481382912

Como ya conoces a las sectas tuiteras, al poco llega otro personaje para decirme ciertas lindezas.

Fuente: https://twitter.com/AkerSua/status/1518543034941595648

Es que no puedes menos que seguir partiéndote la caja. Además, gracias a este tipo de cuentas hice el vídeo que comenta. Un vídeo humorístico en TikTok, mal grabado, con mi rostro sin afeitar y sin haberme puesto maquillaje. Es que me salió de dentro. No voy a hacer spam de TikTok porque, la verdad, es que estando tan divertido Twitter, creo que le voy a dedicar más tiempo. Bueno, ese tiempo en el que está uno en posición horizontal cuando no tiene ningún libro interesante en la mano o está viendo alguna serie de esas malas de Netflix que, para no cambiarla, la dejas ir corriendo minutos.

Como los tontos siguen y siguen aunque la linde se acabe, este perfil, de muy bajas capacidades (algún día tendremos que abrir el melón de ciertas cuentas «rabiosas» con todo el mundo por considerar «que nadie lo hace bien con sus hijos»: especialmente los docentes), sigue rebuznando. En este caso aún no había procedido a silenciar la cuenta y así que me llegó. Mejor, otra risa más para la caja. Bueno, el cajón. El día estaba siendo histórico.

Fuente: https://twitter.com/AkerSua/status/1518551815117316096

Cambio de tercio. Ya silencié al club tuitero de las «altas capacidades» (aclaro, me estoy refiriendo a estas cuentas, no a las personas que defienden ese apoyo tan necesario que necesita ese alumnado que, en muchas ocasiones no recibe). Ahora tocaba el melón del máster de profesorado y su defensa a ultranza por parte de algunas personas del mismo.

https://twitter.com/AlienadaConsci1/status/1518312300251430914

Por lo visto el problema no es del máster. El problema es que los centros educativos no funcionan tal y como deberían hacerlo según el máster. Yo es que ya… y lo que me preocupa es que haya personas que puedan defender este tuit.

Pero, por si no hubiera suficiente, me llegaron dos tuits del mismo usuario de Twitter. Uno primero en el que decía que no vale la pena estudiar porque, total, tu vida no va a cambiar por mucho que estudies. Siempre me he preguntado ante estos argumentos «tan sólidos», ¿por qué uno sigue dando clase y estafando a la sociedad? No estoy hablando de este caso concreto porque es un argumento recurrente por algunos. Yo soy vacacional y lo reconozco pero cuando cojo el pico y la pala (¡ojalá lo pudiera coger menos!) intento que mi alumnado aprenda e intento, mediante diferentes estrategias, que vean que sí que pueden tener oportunidades gracias a la educación. Soy así de raro.

Fuente: https://twitter.com/AlienadaConsci1/status/1517965033048875008

Es que con este perfil ya nos conocíamos de antes… le digo que tengo datos, que puede venir a mi aula y, curiosamente, me dice que no va a venir. Entonces, ¿qué pretende con su petición? ¿Intentar hacer un ataque personal? Es que, a pesar de que sea divertido el tema, hay cosas que no entiendes ni puedes llegar a entender.

Fuente: Twitter

Y, finalmente, permitidme que termine con «mamá caniche». Sí, una del club de las mamis chungas que jamás iba a volverme a leer ni quería saber nada más de mí. Reconozco que la tengo silenciada para no oír sus rebuznos (ladridos chiquitines en este caso), pero como en muchas ocasiones hay personas que me pasan cosas que dice. Nada, soy mala persona y no me lee nunca. Bueno, me he pasado hoy antes de escribir el post por su timeline y vive obsesionada conmigo. Estoy por enviarle una fotografía. Sí, el anonimato en Twitter nunca acaba siendo tan maravilloso como se creen algunos.

Fuente: https://twitter.com/chungaanonima/status/1517481728243388416

No me digáis que no es divertida esta fauna. Por cierto, para no querer saber nada de mí, su último tuit de ayer hacía referencia a mi persona. Algo que siempre agradezco.

Fuente: https://twitter.com/chungaanonima/status/1518658057575845890

Al final es que les tienes que hacer casito. Al menos ya que no voy a misa hago mi buena obra de la semana. Y, en el post de hoy, aparte de contaros lo divertido que está Twitter, nada mejor que conseguir un adoquín más para ese camino que me llevará a la virtud.

Un detalle antes de dar por cerrado el post. ¿Os acordáis que una de las críticas a los docentes, por parte de algunos, es que nuestra experiencia es muy limitada y que, por eso no es posible tomarla en serio? Pues mi pedagogo de cabecera (el bueno, y esto no va con segundas) afirma que «más descubrimientos se han hecho mediante observación intensa en pequeños grupos que usando la estadística aplicada a grandes grupos».

Fuente: https://twitter.com/nolo14/status/1518546323519250432

Ya era hora que alguien dijera que es mucho mejor la observación de los docentes en sus aulas para la detección de ciertas cosas que la investigación desde despachos. Aunque yo creo más en una combinación de ambas pero, como mínimo, ya tenemos el aval pedagógico y paracientífico de algo que, en demasiadas ocasiones, se cuestiona. Esto no es humor, pero no es cuestión de cerrar un post para hablar sobre Twitter, pensando que en Twitter no se aprende nada. A veces se aprenden cosas. Y, aunque lo haya comprado Elon Musk, aquí vamos a seguir la inmensa mayoría de los que estamos salvo aquellos que, como siempre, amagan/amagamos la fuga y siempre acaban/acabamos volviendo. ¿En qué red social podemos disfrutar tanto algunos? En ninguna.

Permitidme haceros publicidad, como estoy haciendo en los últimos posts, de la newsletter que hago llegar a los suscriptores cada lunes con los artículos de la semana a los que añado una breve reflexión. Os podéis suscribir desde aquí. Suscribirse es gratis. 😉