Media hora

Media hora es el tiempo que he tardado en encontrar TODOS los materiales de una determinada asignatura para los cuatro cursos de la ESO en la red. He tardado casi más en abrir el ordenador que en encontrar, buscando en el buscador antiprivacidad, todo lo necesario para no tener que comprar libros de texto con mis alumnos. Además, por si no lo he comentado antes, esos materiales están libres para su uso porque hay docentes que los han compartido libremente.

Fuente: ShutterStock

¡Hay qué joderse! Solo con media hora ya tengo materiales para dar y vender. No necesito para nada los libros de texto que me venden las editoriales, ni claves para acceder a sus maravillosas plataformas digitales donde tienen colgados ese libro de texto en pdf al que han añadido algún elemento multimedia.

Y, curiosamente, para buscar ese material libre ni tan solo tengo que ser un docente con una competencia digital estelar. Hay suficiente con tener ganas, decidir que se pasa de ceder dinero público en subvenciones para libros de texto o, simplemente, decir que ya basta de hacer pagar a las familias un potosí por algo que ya está en condiciones por la red. Además, ni tan solo se necesita saber de programación. Coño, que nos dan todo el material encapsulado. Simplemente conociendo el enlace ya vamos a esos recursos.

Eso sí, reconozco que esa media hora es totalmente ficticia porque ahora llega el trabajo del buen docente: analizar esos recursos, ver qué puede servir, ampliarlos o reducirlos y montar -o adaptar- algún espacio para que los alumnos puedan acceder, de forma más o menos estructurada, a los mismos. E, incluso, para los que tengan ganas de jugar con elementos multimedia, pueden complementarlo con búsquedas de vídeos en YouTube que pueden enlazar desde la plataforma que van a usar con sus alumnos. ¿Plataforma? Pues sí. Incluso para aquellos que solo quieran colgar contenidos, ya disponen seguramente de un entorno Moodle que les habrá facilitado su administración. Ahorro para las familias, recursos que no se compran en bruto (a diferencia de los libros de texto) y posibilidades mil de personalización. Un win win en toda regla.

Ya veis que en ningún momento estoy hablando de la necesidad de montar nuestro propio material. Sinceramente, con la gran cantidad de recursos de calidad que hay en internet de TODAS las asignaturas (de algunas más y de otras menos), es imposible no encontrar cosas que podamos usar y/o adaptar de forma muy sencilla. Joder, es que es todo tan fácil que no se entiende que haya posibilidad de seguir usando libros de texto comprados a una editorial.

Si un docente quiere usar libros de texto de una determinada editorial no es por falta de alternativas, ni por obligación (nadie obliga a usar libros de texto). Si un docente quiere usar un libro de texto es porque, por desgracia, no quiere dedicar esa media hora a buscar materiales. Bueno, esa media hora y unos cuantos años a ir adaptando los materiales en función de los alumnos que vaya teniendo. Y ésa es la clave.

Por cierto, he tardado menos en escribir este post y, aún se tarda menos en donar para mantener este blog 😉Buy Me a Coffee at ko-fi.com

Responder

avatar
  
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
  Subscribe  
Notifica
You May Also Like