Los secretos del éxito educativo

Me gustaría ver a algunos de esos docentes de grupos “filtrados”, de países con inversiones millonarias en el tema con una situación socioeconómica envidiable o, simplemente, a aquellos que dan clase en lugares en los que el modelo disciplinario férreo está a la orden del día no solo a nivel educativo, entrar en el aula de determinados países o zonas determinadas de los mismos. Me gustaría ver a aquellos que jamás han dado clase como no sea a grupos de Bachillerato o Formación Profesional de Grado Superior entrar en un aula de FPB, PMAR o, simplemente, en algún curso de esas zonas deprimidas que tenemos en nuestro país. Y, curiosamente, estoy convencido de que, por desgracia, la mayoría de los alumnos de esas zonas deprimidas van a fracasar académicamente y, ya no digamos, socialmente. Por tanto, ¿a qué viene hablar de éxito educativo cuando las circunstancias hacen que lo único posible que pueda suceder es que las cosas salgan bien? Lo complicado es generar éxito en determinados contextos.

Fuente: ShutterStock

El éxito educativo no depende de metodologías, tecnología (recordad que, por ejemplo en Silicon Valley, está vetada el uso de tecnología en el aula y salen de esas escuelas sin tecnología los que van a gestionar la sociedad americana) ni, yendo más lejos, de la labor del docente. Una labor e influencia mucho más importante en grupos “difíciles” que en esos grupos en los que no tienes que hacer nada para que aprendan. Grupos que, por cierto, existen. Más aún en esos centros donde el pago de cuotas hace que el filtrado de alumnos ya aumente la posibilidad de que el docente pueda permitirse hacer ciertas cosas con sus chavales, sabiendo que en la mayoría de casos tendrán resultados porque los padres y el ambiente en el que se mueven los alumnos facilita ese futuro éxito educativo. Seamos sinceros… un chaval de barrios marginales, de padres socioculturalmente deprimidos o, simplemente, huido de su país por motivos varios, no tiene las mismas posibilidades de tener éxito que sus compañeros de determinadas zonas bienestantes. Y si tiene éxito le va a costar tropocientas veces más esfuerzo que al que ha nacido en otro tipo de familia.

Así pues, ¿cuáles son los secretos del éxito educativo? Pues los éxitos del sistema educativo están basados en la suerte por haber nacido en una familia u otra, en el tipo de sociedad que exista y, por qué no decirlo también, en la importancia que tiene para los gobiernos la educación. Los milagros en educación, al igual que en otras cosas, no existen. Lo que existe son circunstancias que hacen que podamos hablar de éxito o fracaso educativo. Las recetas para el éxito educativo… inversión, creer en la educación de un territorio y, cómo no, eliminación de ciertas situaciones que los alumnos llevan de casa. Lo demás un simple brindis al sol porque que algunos alumnos tengan buenos resultados no es un éxito, es lo esperable.

Un docente de aquí seguro que es capaz de dar clase en Finlandia pero, ¿sería capaz un docente finlandés de dar clase en algunos centros y grupos de aquí? Ahí está la clave del asunto.

6 Responses

Deja un comentario