Los centros educativos deberían gestionar de forma autónoma su conectividad

Debe ser que estoy un poco cansado de un servicio de provisión de conectividad a los centros educativos centralizado y caro. Será, quizás, que he visto como bajo intereses que aún no entiendo se han tirado millones de euros en cablear y dotar de una conectividad a los centros educativos que dista mucho de ser la adecuada para poder trabajar en condiciones. Y, lo más sangrante, es la incompetencia de los profesionales que, supuestamente, tiene contratados la administración mediante concurso público para solucionar los problemas técnicos de esa conectividad. Profesionales que, por desgracia, están a años luz de las necesidades que representa dicha gestión de averías para un determinado centro educativo.

Fuente: http://www.elespectador.com

Fuente: http://www.elespectador.com

Nunca he entendido el motivo por el que la administración no deja a los centros educativos que, de forma autónoma, gestionen su equipamiento informático y su conectividad. No me cabe en la cabeza que, en lugar de dotar de recursos económicos a los centros, se hagan compras masivas desde una central única que, al final, lo único que no tiene en cuenta es la necesidad puntual de cada centro. Y, tampoco he entendido el porqué se ha considerado que el equipamiento en los centros debe ser homogéneo y basado en lo que decidan desde un despacho.

Estos últimos días estamos volviendo a hablar de los millones que se van a invertir en llevar 100 megas a algo más de 800 colegios gallegos. Vamos a ver… ¿llevar conectividad al centro educativo no debería ser algo que la administración educativa, dentro de sus competencias, debería exigir a todas las empresas de telecomunicaciones? Y otra cuestión que me surge ahora, ¿que lleguen 100 megas a la boca de entrada de un centro educativo no garantiza que la conectividad dentro del centro vaya a ser la óptima? Porque, lo que nadie puede discutirme es que, por desgracia, la conectividad de un centro educativo no depende de la cantidad de megas que lleguen y sí de una correcta infraestructura de cableado estructural (sí, añadamos wifi a la ecuación, pero lo importante es un buen cableado y desde allí realizar la conexión de los puntos de acceso que nos suministren ese servicio inalámbrico).

Voy a hacer unos números rápidos. 19 millones de euros para 839 colegios supone un gasto por centro de algo más de 20000 euros por centro. Creo que pagar a una empresa de telecomunicaciones esa cantidad para que llegue la red al centro (y, además, en algunos casos por cuestiones orográficas van a tener que proceder a la instalación de antenas en lugar de fibra) y, posteriormente, pagar religiosamente a la misma empresa cada mes una cantidad de dinero muy superior a la que paga un cliente residencial o una empresa privada es un auténtico timo. Sí, si revisamos las facturaciones de los centros educativos, nos encontraremos con que la administración -sí, esto lo gestiona directamente la administración- ha establecidos contratos cercanos a los doscientos euros mensuales con una compañía que suministra el servicio telefónico y de red. Cuando la mayoría de empresas están pagando unos 90, con móviles de empresa incluidos, es que algo falla. O es que, siendo malpensados, quizás alguien está sacando tajada con el asunto.

¿No sería mucho mejor dotar a los centros educativos con una determinada cantidad de dinero anualmente para que pudieran gestionar todos sus recursos informáticos -incluyendo la conectividad de sus centros-? ¿No sería más cómodo para la administración y mejor para el centro educativo que pudiera decidir, en cada momento, qué cantidad de ese dinero que recibe anualmente debe dedicarse a alguna de las infraestructuras informáticas que posee y a su mantenimiento? ¿No saldría lo anterior mucho más barato?

Simplemente unos números sobre el tema al principio del montaje de aulas multimedia (equipo informático, proyector y pizarra de proyección -no PDI-) por parte de la administración educativa en Cataluña… El coste que supuso para la administración, según presupuesto contrastado con la empresa de montaje, fue de unos 6000 euros por aula. Ese mismo curso, en algunos centros educativos con su remanente económico de años anteriores, decidieron aumentar las aulas multimedia que les venían de dotación. Coste para los centros de cerca de 2500 euros. Ahora que alguien me explique esa diferencia 🙂

No, las infraestructuras y la conectividad de los centros educativos no va a mejorar si se sigue haciendo desde los despachos. La única manera -y mucho más económica- es permitir que sean los centros educativos quienes decidan buscar la empresa que les pueda ofrecer el servicio y dar facilidades a los centros que no tengan esa opción -por cuestiones geográficas al no existir ninguna empresa que ofrezca el servicio, especialmente en el caso de la conectividad- para poder exigir como administración pública a las empresas que lleven ese servicio a las puertas de esos centros o les ofrezcan alguna alternativa.

Que en pleno año 2016 uno tenga mejor conexión en su domicilio que en su centro de trabajo, cuando dicha conectividad se hace imprescindible, es de traca. Y, lamentablemente, da la sensación que ninguna administración eductiva esté por la labor de ceder esa gestión a sus centros.

Muchas gracias Fran por enviarme por Twitter la noticia que me ha servido de inspiración.

2 Responses

Deja un comentario