Estos últimos días se ha publicado, después de una resolución judicial que lo avala, una lista con las evaluaciones individuales de los docentes de la ciudad de Nueva York. Una vez publicadas todas las evaluaciones y, con ello, disponibles para su consulta las mismas (por nombre y apellido del docente, junto con la de los centros educativos) llega el momento de analizar ese sistema de evaluación, tan criticado por los sindicatos, pero legal y publicitable según los tribunales.

El sistema de evaluación consistía en calificar al docente entre 0 (menor calificación permitida) y 99 (máxima calificación permitida) basado en cómo se comportaron sus alumnos en tests estandarizados de lengua y matemáticas a lo largo de cuatro años.

Se introdujeron un sistema de fórmulas matemáticas que “eran capaces de predecir” como un grupo de alumnos realizarían los exámenes tipo basándose en sus calificaciones anteriores. Se tenían en cuenta las diferentes variables que podían modificar dicho resultado (raza, género, poder adquisitivo y nivel cultural de la familia, grupos adaptados, problemas conductuales de la zona educativa, etc.) y se obtenían unos valores marco que habían de alcanzar (mediante gradientes en las calificaciones que obtendrían, lo cual marcaría la competencia del docente).

También se consideró la necesidad de establecer parámetros correctores en función de la existencia de profesores de apoyo y de si se trataba de escuelas  públicas de currículum educativo fijado por la Administración o de escuelas charter.

Los resultados obtenidos fueron, en términos generales, los que se encuentran en el gráfico superior. Aunque se pueden consultar los resultados completos, por docente y centro, en el siguiente enlace.

¿Ha sido un método eficaz de evaluación? ¿Valorar a los alumnos la evolución a lo largo de cuatro años mediante pruebas estandarizadas es fiable? ¿Es necesario publicar con nombre y apellidos los resultados de los docentes? ¿Genera este tipo de evaluación algún tipo de efecto positivo en el sistema?, etc.

Demasiadas preguntas que, siempre son difíciles de responder y que dependen mucho de la óptica con que se mire. Habrá muchos padres que estarán contentos de saber los resultados de sus hijos, y el ránquing de los centros y docentes de los mismos. Habrá docentes que considerarán que dicha evaluación es un atentado a su intimidad. Habrá otros docentes que se alegrarán por sus excelentes resultados. Habrá familias que cambiarán a sus hijos de un centro a otro en función de estos resultados, etc. Muy contradictorio.

Eso sí, debido a la presión de los sindicatos, éste parece ser que ha sido el último año que se usa este método de evaluación y, a partir de ahora se evaluará al docente mediante un sistema que dependerá un 40% del rendimiento de sus estudiantes y, en un 60%, de mediciones subjetivas de las direcciones y supervisiones (función inspectora) de los centros donde trabajen.

Una experiencia interesante, más o menos cuestionable, pero que nos hace ver la necesidad de empezarnos a plantear la evaluación del propio sistema. Y, dentro de él, a los docentes como parte esencial del mismo.

0 0 vote
Article Rating

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

Subscribe
Notifica
guest
3 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
CatbrushThreepwood

Me parece estupendo que se evalúe el sistema educativo, pero a parte de todos los ítems que has comentado no estaría de más con disponer de los parámetros de evaluación y las medidas correctoras ‘en tiempo real’ que permitan corregir desviaciones. Y al mismo tiempo se puedan transferir recursos a las zonas con déficit ya que supongo que la intención es obtener un buen sistema educativo en el que todos sus usuarios alcancen su máximo desarrollo.

trackback

Información Bitacoras.com…

Valora en Bitacoras.com: Estos últimos días se ha publicado, después de una resolución judicial que lo avala, una lista con las evaluaciones individuales de los docentes de la ciudad de Nueva York. Una vez publicadas todas las evaluaciones y, con……

Santiago

Hace unos años discutía con un catedrático de universidad. Este se lamentaba de que una universidad pública (UPF) estuviese ofreciendo sobresueldos a profesores de otras universidades a cambio de fichar por ellos. Según él eso era hacer mal uso de fondos públicos. Yo le repliqué que eso era mucho mejor que invertir los fondos públicos en publicidad para captar los mejores alumnos. Que el mejor estudiante puede fracasar si tiene malos profesores pero que un buén profesor es capaz de sacar provecho de hasta el más díscolo de los estudiantes. La evaluación de la competencia es imprescindible entre los docentes… Leer más »

3
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x