La erótica de la docencia (post para mayores)

Si eres mayor de dieciocho y te apetece conocer el atractivo erótico que supone ser docente has llegado a tu artículo. Un artículo destinado a conocer aquello que provoca orgasmos y erecciones a diferentes niveles, siempre y cuando la funcionalidad del miembro aún esté en condiciones. Uno cuando accede a la docencia piensa que va a enseñar pero, por suerte, al final se encuentra con una profesión plagada de momentos eróticos de ocho rombos.

Fuente: Facebook

No hay nada más erótico que saber que, posiblemente, entre tus compañeros y compañeras de curro, vas a encontrarte al típico buenorro o mujer espectacular, impartiendo clase de gimnasia. Bueno, te enteras al poco que para ligar con esas personas debes reconvertir tu gimnasia mental en Educación Física. Y sí, siempre con mayúsculas. Ya, seguramente me diréis que, no es tan fiero el león como lo pintan y, por desgracia, al igual que existen bomberos muy diferentes de los de los calendarios, no todos los profesionales de la materia son como uno se imaginaba pero, seguramente, con mucho esfuerzo podréis idealizar el asunto. Para qué está la imaginación. Pues para inventar nombres de metodologías acabadas en ing y llamar a los Reyes Católicos, Catholic Kings (o Queens para los más inclusivos).

Por cierto, no me digáis que no empezáis a mojar la ropa interior al oír hablar de flipped, neuroeducación, bilingüismo o TIC. No me lo creo. Hasta al típico compañero con sotana se le pone dura. Imaginaos el poder de las palabras. Bueno, de las edupalabras y educonceptos.

También es erótico pensar que alguien va a dar francés en vuestro centro. La imaginación seguro que, solo leer esa asignatura, se desboca a pensamientos cada vez más calenturientos. Además, todos sabemos que alargar las “ges” genera algo muy sensual. Y el resto, después de ver determinadas series en Netflix o en la plataforma de vídeos que nadie mira nunca, surge de forma espontánea.

A otras compañeras seguro que les pone el oír la sierra eléctrica que se usa en tecnología. Bueno, hay algunos a los que también nos pone ir al Leroy Merlin. Lo del orgasmo al ver un taladro es imparable. Ya sabemos que hay cosas que nos pueden. Más aún después de ver esos cuerpos esculturales que levantan aceras a las seis de la mañana. Es que todo ayuda a mantener el mito. Y quién dice compañeras, dice compañeros. La belleza de los objetos no tiene género. Hablando de género, ahora me vais a decir que no os pone ver una pizarra llena de análisis morfosintácticos que se ha dejado vuestro compañero de Lengua de antes.

Hay mucho motivo para que la educación sea una de las profesiones más eróticas que existen pero, ¿sabéis que es lo más erótico del asunto? Los nueve meses de vacaciones. Esos ya se pasan de rombos y pixelado 😉

Sed buenos y no me odiéis por escribir este despropósito. La falta de imaginación y el calor que está haciendo hoy, creo que me permiten alegar una pequeña enajenación mental.

Con el título que le he puesto al asunto, seguro que más de uno cae...

Si te apetece colaborar en mantener el blog, en los proyectos que tengo en mente o, simplemente, te apetece invitarme a horchata…Buy Me a Coffee at ko-fi.com

4 Responses

Deja un comentario