La Carta

Hoy ha llegado a mis manos la siguiente carta que, en el día de hoy han recibido los padres de un determinado centro educativo, escrita por la directora del mismo. Creo que, en toda mi vida profesional, jamás había visto un redactado así. Y eso que he visto muchas cosas pero creo que ésta, para mí, sobrepasa todos los límites. Sin más, ahí va…

Estimadas familias:

Espero que hayáis podido dejar de un lado la rutina, y que eso os haya hecho pasar un verano formidable.

El curso 2018-2019 tuvo bastantes complicaciones, propias a las dificultades que presenta la gestión de un centro con 400 alumnos aproximadamente, las cuales se solucionaron de manera satisfactoria en su mayoría, aunque obviamente queda mucho trabajo por hacer y para ello estamos. También a su vez hubieron grandes logros, cuya máxima expresión es el formidable éxito que supone que el 100% de los alumnos que se presentaron al selectivo aprobasen (enhorabuena tanto a alumnos como a profesores), así como la consecución del tercer premio del IVAJ gracias a nuestro gran equipo de alumnado y profesorado de Formación Profesional. Cabe recordar que nos mantenmos como Centro Solidario. Sin embargo, el curso se despidió con una misiva un tanto poco coherente por parte del AMPA, y es esa falta de coherencia por la cual me comunico con vosotros mediante la presente.

La incoherencia a la que hago mención es que la comunicación del AMPA indica que "durante el curso 2018/2019, ha habido problemas entre la directora del centro y el claustro de profesores que conforman el IES" sin hacer mención en ningún caso de cuáles son dichos problemas; igualmente, en lo sucesivo de la comunicación del AMPA se hacen una serie de indicaciones sin hacer mención en ningún caso del procedimiento administrativo legal que ha de regir todas las cuestiones que se traten en un centro docente como el IES ***** cuyo incumplimiento flagrante y reiterado por parte de algunos de los componentes del claustro es el principal punto de desaveniencia, y por consecuente queja, por parte de quien os escribe, la directora, hacia algunos profesores cuya forma de proceder y trabajar no es la idónea ni la adecuada para la correcta educación de los alumnos del IES.

Yo como directora, y como docente, he trabajado constantemente en colaboración con el AMPA pues tengo la creencia que la implicación y aportación de las familias del alumnado es totalmente necesaria e indispensable en el proceso educativo de los mismos. Resulta curioso, cuando menos, que en la misiva del AMPA de 31 de julio de 2019 se mencione que el AMPA no se posiciona en ningún momento "a favor" de ninguna de las partes aunque el enfoque de la misma es que el problema soy yo como directora, hasta tanto el punto que comentan que la única solución es mi dimisión.

Pues bien, dada " la rumorología que se está produciendo, me veo en la obligación de poner en vuestro conocimiento la situación que se está viviendo" en el IES, para lo cual lo indudablemente necesario y eficaz es enumerar los datos concretos de los problemas que están sucediendo en el centro:

El profesor ***** lo jubilaron el 30 de junio de 2018 a la edad de 69 años, el cuál contaba con innumerables quejas por parte tanto del alumnado como de los padres/madres por métodos arcaicos e incoherencia de notas como sus malas formas hacia los niños, y padres y madres; para que se produjese su jubilación tuve que elaborarar un informe negativo a petición del Inspector de zona, *****. Este profesor, ante la confirmación de su jubilación 4 años tras haber cumplido la edad de jubilación, me echó la "culpa" a mí por haber realizado las gestiones para que así sucediera (resulta obvio que yo como directora soy quién lo ha de gestionar) y envió un email a todo el profesorado donde me difamaba, me faltaba al respeto tanto como directora y como mujer. Ese email empezó a hacer mella y a desprestigiarme entre el claustro de profesorado, para detrimiento mío y beneficio de otros profesores cuyos intereses son distintos a los que trabajamos por una eseñanza de calidad y comprometida con el alumnado.
Este suceso fue comunicado a Servícios Jurídicos de la Consellería de Educación y al inspector de zona, *****, quienes a fecha de hoy no han hecho nada al respecto.

*****, profesora de Geografía e Historia, se negó a hacer la tercera reunión con los padres y las madres porque, en su opinión, no la veía necesaria pese a que los padres sí que la consideraban oportuna, máxime siendo que había sido un acuerdo del primer Consejo Escolar en julio de 2017 (cuando yo empecé a ser directora) para que la mencionada reunión se llevase a cabo.
Además, existen numerosas quejas sobre esta profesora acerca de:

La forma de hacer los exámenes (saca al alumnado al pasillo para que hagan el examen en el pasillo).

Utiliza el móvil, y whatsapp en clase.

Toma café y comida al mismo tiempo que daba clase.

No asiste a las reuniones del Departamento de Geografía e Historia ni tiene una buena comunicación con su jefe de departamento.

Se queja absolutamente de todo sin motivo (de ahí que no haya presentado ninguna queja por escrito); siempre que puede abandona sus obligaciones “yéndose de excursión”.

No está contenta con nada y recriminaba sus derechos como si fuera una profesora titular del centro, cosa que era profesora en comisión de servicios, lo cuál pone en evidencia su absoluta falta de respeto por la jerarquía de sus compañeros y el método administrativo que rige el centro.

Habiendo comunicado inspección educativa que su horario era completamente correcto, acude de malas formas al Consejo Escolar de octubre de 2018 cuando ya estaba a punto de acabar únicamente para hacer uso del mismo para dejar claro que no estaba de acuerdo con su horario, el cuál es correcto y no es el procedimiento adecuado para reclamar cualquier cuestión relativa a su horario laboral.

Todo se puso en conocimiento de Inspección Educativa, que a fecha de hoy aún no ha hecho nada.

*****, profesor de Biología y Geología, mantiene una actitud muy beligerante (violenta vamos) tanto con algun@s alumn@s como con padres y madres, también. A mi en particular me grita, me insulta tanto en claustros, en reuniones como en mi despacho. Incluso un día llegó casi a pegarme de lo cuál por desgracia fueron testigos todo el claustro de profesorado asistente más dos alumnas universitarias en prácitcas. Por este suceso y por las quejas presentadas los padres, se puso en conocimiento el día 2 de abril de 2019 del Inspector de zona, *****, el cuál dijo que hiciera un informe al respecto, que lo firmara y que él mismo lo entregaría en Consellería de Educación. Hasta la fecha el mencionado inspector (otra vez) no ha hecho absolutamente nada, pese a lo grave de los hechos.

*****, profesora de matemáticas, quiso que se le pagara 40 euros como dieta por estar de presidenta en las elecciones sindicales 2018 de 11:00 h. a 14:10 h., volviendo luego para contabilizar el resultado a las 19:00 h, lo cuál no procede de manera administrativa. Ante mi negativa, en el claustro de enero de 2019 la misma me faltó al respeto burlándose a la cara de mí, muy irónicamente. ***** es docente que se nota muy “disgustada” con su trabajo, siempre quejándose con tod@s y de todo, también. Tanto desde Inspección Educativa como desde el sindicato ***** me confirmaron que no procedía el pago de la mencionada cantidad.

*****, profesor de valenciano, *****, profesora de Latín y *****, orientadora educativa, escribieron y leyeron en voz alta en claustro de 16 de mayo de 2019 un escrito difamándome y faltando a la verdad sobre mí y mi trabajo para desprestigiar mi persona ante mis compañeros de trabajo en una actitud de mobbing laboral, lo cuál es delito. Además, estos docentes me tratan de forma despectiva y con continuos gritos de manera que resulta insultante. Tod@s forman parte del Equipo de Mediación y no son ni efectivos ni eficaces, prueba de ello es que no son resolutivos pues se ve en los resultados de sus acciones, aparte de que no comunican absolutamente nada por los canales establecidos; prueba de ello es que a fecha de hoy no hay ninguna queja ni instancia por registro de entrada por parte de ell@s hacia mi persona.

*****, profesor de informática, se dedica a decirle a sus alumn@s que busquen solución a dudas respecto a su asignatura en tutoriales en youtube; así emplea sus horas lectivas a vociferar negativamente sobre mi gestión. Está mas que acostumbrado a difamarme y faltar a la verdad, como los otros miembros conflictivos del claustro, hace un mal uso del material informático del centro, pese a tener asignadas horas lectivas al mantenimiento y gestión de la web del centro, en la actualidad la misma ha sido dada de baja y se va a investigar desde cuándo no ha estado prestando el uso de sus horas a las tareas que deberían aportar un medio de comunicación eficaz entre el centro y las familias de los alum@s, al igual que con las cuentas de las redes sociales.

A ***** tiene muchísimas quejas por parte del alumnado como de padres/madres acerca de su trabajo. No admite ningún tipo de crítica ni sugerencia pues “ipso facto” contesta que te estás interponiendo en su trabajo, el cuál por desgracia, todo ***** sabe que deja mucho que desear. Siendo amiga personal del inspector de zona *****, cualquier reclamación que se le ha hecho al mismo acerca de ella éste la justifica alegando “falta de experiencia”, lo cuál sería fácilmente solucionable a través de la multitud de profesores de calidad que desearían prestar sus servicios en nuestro IES.

*****, profesora de matemáticas, no supo mantener el orden en clase y esperaba que el resto de profesorado le ayudara (en ningún caso acudió formalmente a solicitar ayuda a mi despacho). Hubo muchísimas quejas de que no explicaba debidamente; su alumnado debía acudir a clases de repaso privadas con el consecuente coste adicional para los padres/madres, para completar sus conocimientos y si no entendían algo les enviaba a que vieran vídeos de youtube. Está claro que *****, como otros miembros del claustro, están a favor de que un sistema eLearning sustituya al profesorado de educación secundaria, aunque ello aún no está articulado legalmente y son ellos pues los que han de cumplir y lograr los objetivos académicos establecidos para los alumnos.
El inspector *****, de nuevo, dejó toda la responsabilidad al departamento de matemáticas y a los tutores de sus grupos sin mediar en absoluto para nada en la baja calidad educativa de la mencionada profesora.

*****, profesora de educación física, a la mínima pone falta por retraso o expulsa a un alumno pese a que su comportamiento no sea disruptivo. Hace un uso abusivo de su figura autoritaria.

Conocido y bien conocido es el caso de la ya “extinta” *****, profesora de filosofía, que decía una cosa y hacía otra, ponía una media de 3 partes disciplinarios diarios de manera indiscriminada, aparte del maltrato psicológico que esta profesora ejercía sobre nuestro alumnado y algún profesorado, que en multitud de ocasiones los padres han solicitado el cambio de sus hijos a la asignatura de religión, alumn@s que en algunos casos ni estaban ni bautizados pero que por la forma de dar las clases y su forma de dirigirse al alumnado, los padres terminaban por preferir que sus hijos no tuvieran trato con esta señora. Entre las muchas frases célebres de la misma, la palma se la lleva cuando a alumnos de ESO les dijo que “los discapacitados no son personas”, palabras completamente inadmisibles y que en ningún caso ha sido llamada al orden ni por la jefa de estudios ni por el inspector *****.
***** no sabía ni hacer una programación y desde el centro se tuvo que contratar a una persona experta en ello para explicárselo. Todo ello lo puse en conocimiento del Inspector por todos los medios y se instó a que el AMPA remitiese también una queja formal, que se presentó el último día admisible y en última instancia, aunque hay que remarcar que parece ser que ha tenido resultado al final, puesto que esta profesora estará en otro centro en el curso escolar 2019-20 y toda familia que prefiera que sus hij@s cursen la asignatura de valores podrán solicitar el cambio en secretaría a la atención de la jefa de estudios.
El caso de ***** es uno de los que se encuentran entre los profesores que “han pedido comisión de servicios fuera del instituto” tal como informa el email del AMPA, y ante el rumor que infunde a continuación respecto “que eso puede suponer de posible falta de profesorado a comienzos del nuevo curso”, el AMPA SE RESPONDE A SÍ MISMA cuando indican que “la jefa de estudios ha recibido encargo directo de inspección de que se ocupe de establecer grupos, horarios y reparto de profesores” (cuestión que no se ha notificado a dirección por ninguna vía administrativa y los miembros del AMPA que redactaron el email en cuestión saben más que la propia directora del centro; quizás lo convinieron en un bar), siendo que a fecha de hoy, 3 de septiembre, aún es el momento que la misma NO ha notificado de ninguna manera, ni por escrito ni de manera verbal, las necesidades actuales de profesorado, los grupos de alumnos con la multitud de solicitudes de cambio de clases que han requerido en algunos cursos, ni tan siquiera los horarios, con lo que a las fechas que nos encontramos indudablemente su falta de eficacia puede ocasionar más de algún inconveniente.

***** e ***** entregaron sus renúncias como secretaria y jefa de estudios, el 2 de mayo de 2019; se realizó un Consejo Escolar Extraordinario para proponer su cese y pasarlo al Director Territorial, que es la persona que cesa esos cargos para así poder proponer un nuevo equipo (nadie más que la directora es la que por ley debe hacerlo). Simplemente era un Consejo escolar para proponer la destitución de ambas que terminó por convertirse en un casal de la falla para “chismorrear”. El Consejo escolar sólamente tenía un punto del orden del día, sin ruegos ni preguntas. Es por ello que no daba pie a hablar de nada más ni distraer con otras cuestiones que quizás son el medio de algunas personas con el objeto de satisfacer intereses personales que para nada van alineados a la calidad educativa y el éxito docente del IES.
Las cuestiones internas deberían tratarse por los medios establecidos en la forma y manera que resulten eficaces para el correcto funcionamiento del centro, siempre he pensado así, es por ello que hasta ahora no había dicho nada. Que quede bien claro que Inspección Educativa no puede convocar Consejos Escolares ni Ordinarios ni Extraordinarios. Los convoca la directora dado que es la Presidenta del Consejo Escolar; de hecho, lo que el inspector convocó fue una reunión informativa del Consejo Escolar, para así darse aires de que convocaba un consejo y ejercer presión sobre mi persona más propia de un mobbing laboral que de otra cosa, y así está denunciado a Consellería de Transparencia. Yo sí que convoqué Consejo Escolar Extraordinario el 27 de mayo de 2019 para leer nuevamente el documento difamatorio contra mi persona para así poder defender mi postura y dejar bien claro que ninguno de todos los puntos era cierto y así lo acredité, así como explicar que no estoy dispuesta a asumir responsabilidades que no me corresponden a mí como directora sino que son la función de otros docentes de menor rango.

Un mal endémico que existe en el instituto tiene que ver con las reiteradas faltas de asistencia por parte de algunos profesores, que o no se justifican o se justifican indebidamente. Parece ser que mi oposición a justificar faltas que no sigan el trámite administrativo ordinario ocasiona “malestar” por parte de esa parte del claustro que está disconforme con mi gestión.

El fin principal de Inspección Educativa ayudar/orientar/aconsejar a los directores; en mi caso a quien se ha apoyado/ayudado/orientado es a la jefa de estudios y a la secretaria, es decir, se están apoyando actitudes totalmente tóxicas hacia la enseñanza, la educación y l@s alumn@s. Una mentira dicha viente veces sigue siendo una mentira, y mentir y difamar mi persona es a lo que se dedican la secretaria y la jefa de estudios en vez de a cumplir sus obligaciones y a servir tanto a alumn@s como padres y madres. Es verdad que el 16 de mayo de 2019 hubo un claustro donde se presentó el documento donde se me difamaba y se me faltaba a la verdad. Este documento no tiene ninguna validez administrativa ni ningún peso legal pues ni ha sido tramitado por registro de entrada ni remitido a Inspección Educativa; lo escribieron tres docentes: *****, ***** y *****, los cuáles leyeron todos los puntos sin haber notificado en ningún momento ni mediante ninguna vía administrativa que se iban a tratar esos temas; es decir, fue una encerrona en toda regla, el inspector presente, *****, más propia del mobbing y acoso laboral que del criterio de calidad en la enseñanza (prueba de ello es que no se ha registrado dicho documento por ninguna vía administrativa que deje constancia, pues de registrarlo tendrían que demostrarlo y al tratarse de una falsedad total y no documentada pues no van a dejar constancia de ello nunca). En aquella lectura no se me dio derecho a réplica hasta el siguiente Consejo Escolar, donde sí pude demostrar, como he dicho anteriormente, que el contenido del mencionado documento era falso, demostrando punto por punto su falsedad. En aquel claustro del 16 de mayo de 2019, 37 profesores votaron que se profundizara en averiguar lo que aquel documento decía; ni se votó mi cese ni ningún otro trámite, y por cierto nadie hasta la fecha ha hecho ninguna profundización sobre el asunto ni ha aportado ningún tipo de pruebas, porque no las hay.

Aquí se tergiversan las cosas de una manera desmesurada y en contra la propia conveniencia de algun@s. Cabe pensar que yo he sido un año secretaria, tres años jefa de estudios y 2 años directora, y que para ello, he tenido que tener mucha paciencia y aguante con todo el mundo, presentar un proyecto y pasar varias pruebas: ante el Consejo Escolar, ante el Claustro de profesorado y ante Inspección, con el aprobado de todos los participantes, lo cuál lleva a pensar en cómo nos encontramos hoy ante esta situación que aquí les detallo, cómo si en 5 años de intenso trabajo en el IES nunca se ha presentado queja de ningún tipo sobre mi labor (y aún hoy no se ha presentado queja de manera formal), nos encontramos hoy ante esta difamación que atenta contra el correcto funcionamiento del centro. Merece la pena preguntarse a qué interés, o intereses, responde todo el jaleo que se arrastra desde hace meses en el centro y que el inspector ***** mantiene precisamente de manera concubina a través de su inoperancia y absoluto abandono de funciones, máxime teniendo en cuenta que en el mencionado email del AMPA del 31 de julio de 2019 se insta a que se me sustituya sin comunicar quién sería el candidato a sustituirme, cargo que no se nombra como pueda hacerse en una peña de festejos, de la noche a la mañana, por contactos y a dedo.

Igualmente, agradezco a tod@s los integrantes del AMPA que no se posicionen ni a favor ni en contra, porque se requiere de la atención y la colaboración de todos los padres y madres y de todo el alumnado para conseguir el correcto funcionamiento del centro y que así nuestros jóvenes obtengan los mejores resultados posibles. Yo continuaré trabajando codo con codo con ellos para así solventar en la medida de lo posible todos las dificultades que surjan durante el curso académico así como tratar que TODO el personal docente realice sus funciones debidamente, arreglo al reglamento que nos regula y siempre en pro de los alumnos.

Como directora del IES ***** estoy convencida que ser directora es servir y preocuparse por el grupo escolar, es por ello que exijo que se cumpla la normativa vigente por parte del personal docente y del alumnado, en definitiva, de tod@s. Estamos ante un claustro de profesorado con dejadez de funciones que no firman ni las actas de las calificaciones!!!! Las he tenido que firmar yo todas por AUSENCIA.

Para el correcto funcionamiento del centro es necesario que como directora pueda contar con un equipo que realice sus funciones, no como el actual, y que ni me falte el respeto a mi ni al alumnado, pues esta situación actual conduce a la inoperatividad total que en caso que se destituyera en ningún momento solucionaría los problemas con los docentes anteriormente mencionados. Es por ello que solicité formalmente formar un equipo directivo nuevo, cuestión que se me ha negado desde Inspección Territorial (atribuyendo errores absurdos de forma) y que voy a seguir reclamando hasta que lo consiga, pues no cederé al mobbing laboral al que me están sometiendo tanto la jefa de estudios como la secretaria del centro pese a la negativa del inspector de zona, *****, de atender mis reiteradas quejas hacia los profesores y sus causas o motivos; esto está creando un mal ambiente de trabajo en el centro que está afectando negativamente en el rendimiento escolar de los alumnos, aunque aún y con todo recordad que hasta este año incluído tenemos un 100% aprobados en las Pruebas Pau, examen superado por todo el alumnado de nuestro centro que se ha examinado.

En el Consejo Escolar del 18 de julio de 2019 en ningún caso se pidió mi dimisión. Sí se me insultó, pero no se me pidió mi dimisión. Tanto es así, que mi cese no constaba en los puntos del orden del día, cosa que se podría comprobar en el acta del Consejo Escolar si ***** se dignase a realizar las mismas tal como está establecido en sus competencias tal y como reza en el ROF. A este consejo acudió el Ayuntamiento de ***** no como medida excepcional, sino porque el mismo forma parte del Consejo Escolar y la concejal acude gustosamente a todos ellos, ya que es su obligación.

A fecha de hoy, Inspección Educativa no me ha trasladado ninguna queja sobre mí del AMPA, que no se posicionan a favor de ninguna de las partes; de igual que TAMPOCO ha tramitado ninguna de mis quejas sobre los profesores en su afán de “no hacer nada”, actitud que está derivando en lo que aquí os estoy trasladando.

No solo voy a mantener el proyecto que presenté y aprobé, sino que, como siempre, voy a luchar por la calidad en la enseñanza del centro, tanto del profesorado como del alumnado. Prueba de ello, son las acciones que he llevado a cabo para que *****, *****, *****, ***** ya no estarán en este próximo curso escolar. Rogaríamos a los padres y madres que quieran cambiar a sus hij@s a Valores Éticos se informen del procedimiento a llevar a cabo con la persona responsable de esta tramitación, la jefa de estudios, *****.

Con respecto a la reiterada falta de comunicación voy a trabajar para que todo el conjunto del claustro tenga que cumplir sus competencias y eso también incluye que tenga que comunicarse conmigo por los cauces establecidos, como a su vez, comunicarse debidamente con los padres y las madres de alumn@s.

Durante el mes de julio, pese a “la situación” se han cumplido los plazos establecidos y con total normalidad de las diferentes necesidades y procedimientos del IES:

- Matrículas

- Agendas

- Xarxa de llibres

- Memoria Final de Curso

Para evitar la “rumorología”, lo ideal sería ceñirse a los canales debidamente establecidos, siempre por escrito y mediante registro de entrada, aportando toda la documentación pertinente y no solamente acercarse a hablar de boquilla al finalizar un Consejo Escolar como si se tratase del patio del colegio. Por ello, insto a la colaboración por parte de todos los padres y madres de los alumn@s a que aquellos que así consideren oportuno, transmitan sus quejas o recomendaciónes por registro de entrada en secretaría, dirigidas a mi atención. Les doy mi palabra que tramitaré cada una de ellas como sea conveniente aunque la actitud del Inspector de zona ***** sea abandonarlas en un cajón, actitud que al final le pasará factura.

Estoy a vuestra disposición, como siempre.

Recibid mi más sincera consideración.
Atentamente,

*****
Directora IES *****

La he reproducido eliminando todos los datos sensibles (nombre del centro, personas -docentes e inspector- mencionadas, etc.) por motivos obvios. Eso sí, esos datos sí que los han recibido las familias.

¿Qué opináis? Yo, sinceramente, aún estoy intentando recomponerme.

Si os apetece colaborar en mantener el blog ya sabéis…Buy Me a Coffee at ko-fi.com

Tags: No tags
0

10 Responses

Deja un comentario