Incomunicados

Fuente: Diario Clarín

Fuente: Diario Clarín

Estamos incomunicados. Los docentes estamos viviendo un cambio para el cual no estamos, en muchas ocasiones, preparados y lamentablemente, estamos afrontándolo solos. No hay comunicación con la administración en su clave más política. No hay comunicación con los inspectores. No hay comunicación con los asesores. No hay comunicación con los padres. Incluso, a veces, no hay ni tan sólo comunicación con los alumnos. Se hace muy difícil establecer propuestas de mejora cuando no hay nadie al otro lado. Resulta complicado tomar medidas cuando alguno de los que deberían participar se ve excluido de la reunión.

Comunicarse es esencial. Establecer vías para hacer la comunicación factible es algo que no está en un horizonte próximo. Volar puentes es lo que se lleva. Aislarse en sus reductos es la solución de algunos para que nada cambie. ¿Hay alguien que no quiere cambiar? ¿Cuáles son los motivos para que dicho cambio no se lleve a cabo? ¿Quién es el responsable de dinamitar todas las soluciones para que no se lleven a cabo?

Estos días muchos expertos hablan de PISA. Algunos a favor, otros en contra. Algunos ni tan sólo se manifiestan. Lamentablemente son debates estériles. Debates sesgados por no contar con todos los que deberían estar. Debates muy marcados por la falta de comunicación entre ideologías muy dispares. Mesas y sillas ausentes de la comunicación. Comunicación en formato vertical. Voces que sólo piensan en vibrar más que las de los que piensan lo contrario.

La comunicación es la base de la evolución. Los seres humanos aprendieron a vivir en comunidad gracias a la comunicación (no importa el medio de transmisión de la misma). Los seres humanos, supuestamente, han evolucionado para hacer la comunicación más fácil y ubicua. Si lo anterior es cierto, ¿por qué parece que sea tan complicado discutir sobre un tema tan importante como es la Educación? ¿Por qué hay tantos que se empeñan en vivir de la incomunicación? ¿Por qué el diálogo sólo es válido si no hay diálogo?

Muchas nuevas tecnologías que ofrecen mecanismos para comunicarse y aumento de la cerrazón. Mucho poseedor de verdades absolutas. Mucho fanático de ceros y unos. Mucho fanático del laissez faire. Mucho talibán de sus posturas.

La realidad educativa es producto de la incomunicación. Incomunicación que lastra la toma de decisiones. Imposiciones por decreto o “huevos” de quienes lo único que les interesa es defender a muerte su parcela (sea laboral o ideológica). Minifundios poco educativos. Feudalismo llevado a su máxima expresión.

No tengo la varita mágica para solucionar ningún problema educativo, ni tan sólo demasiadas ideas sobre qué podríamos hacer. Lo que sí que tengo son muchas preocupaciones sobre lo que está sucediendo con los alumnos. Preocupaciones producto de la incomunicación tan habitual en nuestra sociedad.

5 Responses

Deja un comentario