I Premios XarxaTIC a los Protagonistas de la Educación 2016

Entre las ventajas de tener un blog está la de poder escribir lo que uno quiera e, incluso, ponerse a dar premios invisibles a organizaciones y personas que, en mi opinión, han sido los grandes protagonistas de la Educación este 2016 que en un par de meses termina. No, no voy a hacer lo mismo que hacen determinados medios u organizaciones que, organizan actos masivos en los que entregan diplomas, peonzas y hacen un montón de fotos del evento. Voy, simplemente, a enumerar cuáles serían los premiados en caso de poder tener la infraestructura para poder dar premios, considerándome juez y jurado. Sí, porque yo lo valgo 🙂

Fuente: ShutterStock

Fuente: ShutterStock

En primer lugar daría un premio a los alumnos que hoy, más allá de reivindicar sus derechos y luchar contra determinadas decisiones de la administración educativa, no sólo van a secundar una huelga, sino que además van a participar en una de las múltiples manifestaciones que se realizan a lo largo del territorio o, en una de las múltiples charlas sobre la LOMCE que llevan realizándose desde hace mucho tiempo. No es sólo vaciar el aula, es saber por qué se vacía. Cogerse un día de asueto no es el objetivo de ninguna huelga y eso, los que llevamos más de una en nuestros cuerpos, con la consiguiente penalización económica, lo tenemos claro. Por el mismo motivo, voy a dar un segundo premio a aquellos alumnos que han aprovechado este año la oportunidad de ir a clase para, además de ir, aprender.

Me voy a permitir también dar un premio a aquellos docentes, mediatizados o no, que en sus aulas consiguen que sus alumnos aprendan. Y un premio extra a aquellos docentes que, con independencia del método pedagógico utilizado, consiguen que alguno de esos alumnos que vienen desahuciados por problemas sociofamiliares, tire para adelante. Sin olvidarme de todos aquellos docentes que trabajan en centros de máxima complejidad, aulas hospitalarias y prisiones. No, tampoco voy a olvidarme a aquellos que, en las escuelas de adultos, consiguen recuperar a algunos que, ya con unos años, abandonaron el sistema educativo.

También voy a dar un premio -sí, ya veis que tiro la casa por la ventana- a aquellos que trabajan temas sensibles en las aulas. A todos aquellos docentes que apuestan por educar en la igualdad y contra la homofobia. Aquellos que, contra viento y marea, hacen que sea posible que los alumnos vean que en la sociedad hay todo tipo de personas, de diferente raza, ideología y orientación sexual. Otro más a todos aquellos centros que promueven programas de lucha contra el acoso escolar, establecen equipos de mediación entre iguales que funcionan y que tratan a los chavales como personas e intentan ayudarles.

Voy a dar un premio también a los que luchan contra la privatización de la educación. A los sindicatos que luchan por los derechos de sus trabajadores (recuperación de derechos) y se oponen a las prácticas mercantilistas de determinadas organizaciones. A los partidos políticos que presentan iniciativas legislativas, avaladas por gran parte de la sociedad, para conseguir una escuela pública de calidad. A los padres que se asocian en organizaciones y que colaboran con los docentes para hacerles más fácil su trabajo. A todos aquellos que, de forma individual o agrupados, estén criticando y proponiendo soluciones a lo que está pasando en el ámbito educativo.

Finalmente, me gustaría dar un premio a la mayoría de los compañeros de mi centro (incluyendo conserjes, cocineras, administrativos y personal de la limpieza) por soportarme, a los alumnos que me “padecen”, a sus padres que ayer llenaron el aula donde hice una reunión para explicarles cómo iban sus hijos y qué estrategia de trabajo seguíamos este año y, cómo no, a mi familia que siempre está a mi lado en los buenos y malos momentos.

Sí, los que me escribís mails, comentáis en el blog, debatís conmigo en las redes sociales y os tomáis conmigo algún café en pequeño comité, también tenéis un premio. No, no me olvido de vosotros.

4 Responses

Deja un comentario