Hoy no habrá post

Debo reconocer que hoy ando muy falto de inspiración. Ya sé que algunos, para no tener que escribir acerca de mis temas que tengo guardados en la recámara (el fornicio del cocodrilo, del extinto mamut o del ornitorrinco) me habéis propuesto por Twitter varios temas. De verdad que os lo agradezco pero, a día de hoy estoy fundido. Tengo demasiados frentes abiertos que, por culpa de una mala gestión de mi tiempo y creencia en mis capacidades para abarcar ciertas cosas, hacen que no esté gestionando ciertas cuestiones tal y como serían de recibo.

Fuente: Pixabay

Ya sé que podría hablar de los cursos de la Comunidad de Madrid, destinados a que los docentes “crean en el orden social” o de la insistencia, en algunos medios, en considerar que el profesorado, al ser unos vagos, no quieren incorporarse en su lugar de trabajo. Ya no entro en aquellas cuentas de Twitter en las que, un día sí y al otro también, tratan al profesorado de todo. Hay campañas de desprestigio muy bien orquestadas para, curiosamente, seguir atacando a un colectivo que, cuando acabe esto, va a recibir como regalo por, en su inmensa mayoría, dedicarle un porrón de horas a su profesión, un descuento salarial importante. Más aún si son docentes de la pública porque, al final, siempre es mejor atacar a los que se encargan del servicio público que a los que trabajan, con todas las presiones imaginables, en centros “creados para ganar pasta o educar ideológicamente”.

También podría haber hablado en este post del papel de los sindicatos en este confinamiento, del funcionamiento de los servicios de gestión TIC de las administraciones educativas (que, por cierto, en todas las administraciones se están dejando la piel) o, simplemente, de algo que sé el trabajo que hay detrás, como ha sido la creación por técnicos de mi Conselleria de una app para la gestión de la comunicación con las familias que permite ser descargadas desde cualquier teléfono con Android. Aquí hay muchos dejándose la piel, tanto dentro como fuera del aula (aunque ahora todos estemos fuera). Eso sí, también sabemos que hay algunos que ni están ni se les espera. De todo hay en la viña de Gandalf.

Ya veis que no tengo ni para un mísero post. Tampoco me motiva hablar de los que participan en los webinars del “odiador” grupo PRISA en su SantillanaLab, ni hacerlo de cómo creo que deberían hacerse las cosas post COVID-19. No tengo ningún poder para cambiar nada y, simplemente, soy un docente con blog y cuenta de Twitter donde, al final, lo único que hago es escribir de la misma forma que lo haría en una moleskine. Digo moleskine porque, para escribir, es para lo único que soy pijo (me encantan los bolis BIC y dejar anotaciones por todas partes).

Muchas gracias a todos los que me habéis facilitado ideas pero ya veis que, a diferencia de otros que sí que saben mucho de todo, encuestan a todo el mundo de nada y se permiten, dentro de sus habilidades, sentirse emocionados con lo importantes que son, en mi caso soy un simple docente, actualmente en barbecho, que está excesivamente cansado. Y preocupado por no llegar a todo lo que tiene que hacer hoy.

0 0 vote
Article Rating
Subscribe
Notifica
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x
Ir arriba