Hoy necesito resituarme

Creo que cada cierto tiempo deberíamos hacer un ejercicio de reflexión para saber, a varios niveles (personal, profesional, etc.), dónde estamos. Hoy necesito, después de mucho tiempo en el que he retrasado escribir estas reflexiones, proceder a resituarme a nivel profesional. Y no solo me refiero a la ubicación o al trabajo concreto que estoy realizando. Me refiero fundamentalmente acerca de qué pienso de ciertas cuestiones. No me sirve tener que acudir a leerme todo lo que he escrito y, creo que, más bien, lo que necesito es un ejercicio de literatura para saber cómo he llegado dónde estoy ahora. Bueno, lo que es más importante es saber dónde estoy en este momento.

Fuente: Flickr CC

He sido desde mis inicios un gran defensor del uso de las TIC y de la necesidad de la desaparición de los libros de texto. Conforme ha ido pasando el tiempo, cada vez me he vuelto más crítico con las TIC. Me ha preocupado demasiado el tema de qué hacen con los datos de los alumnos y si realmente sirve para algo introducir más tecnología en el aula. No he llegado a la tecnofobia, pero sí a un término de duda constante acerca de la necesidad del uso de ciertas cosas. Además, me da la sensación que estoy siendo cada vez más crítico con la irrupción de multinacionales tecnológicas en la educación. Con esa irrupción y con los que, de forma totalmente inexcusable y sin poder llegar a entenderlo, se están tirando en brazos de, por ejemplo, Google. Reconozco que hace diez años hubiera abrazado Google e incluso, quizás, me hubiera certificado por ese gigante tecnológico pero hoy, y más después de conocer los cientos de alternativas libres o, que pone a disposición de los docentes la administración educativa de algunos lugares, tengo muy claro que debemos huir de esa posibilidad de que hagan cosas raras con los datos de nuestros alumnos. Una cosa es vendernos al mejor postor o al diablo más molón, otra muy diferente vender a terceros (por mucha notita de autorización que les hagamos firmar a los padres).

También he introducido en el pack anterior el tema de los libros de texto. De ser totalmente contrario a ellos, ahora creo que sí que se hace imprescindible que los alummnos, al menos en determinadas etapas, tengan una guía que puedan consultar y seguir. Me importa un pijo si es en formato papel o digital (aunque me guste más lo digital) pero, en ocasiones, no disponer de una guía (también vale un blog de aula) hace que muchos alumnos se pierdan. Eso sí, de lo que estoy totalmente en contra es de la subvención pública para editoriales y, no me cabe en la cabeza de que no haya un banco de recursos público, donde la administración ponga a disposición de docentes y alumnos materiales educativos en condiciones.

En cuanto al inglés (o la necesidad de aprender idiomas) tengo muy claro que deberíamos subtitular todas las películas originales, que deberíamos tener a nativos colaborando en todas las aulas donde se imparta lengua extranjera y que, al final, no sería tan mala idea, en lugar de pagar formación a los docentes en el extranjero, pagar estancias en el extranjero para todos los alumnos. Ya supondréis que tengo también claro y meridiano que el tema de dar una asignatura no lingüística en una lengua extranjera es un error. No creo que diga nada que esté fuera de lo que alguien con sentido común vea. Es que esto de dar Science en la lengua de Shakespeare tiene varios problemas. Entre ellos el tener que meter algo que, tanto docente como alumno desconocen de forma nativa, para acabar saliendo un auténtico churro. Algo que me lleva al tema de la necesidad de aprender y memorizar qué y de qué manera.

No tengo ni idea de qué metodología va a dar resultados a nadie en su aula. Depende de muchos factores: recursos disponibles, tipología de alumnos y experiencia profesional del docente. No es lo mismo la adaptación que puede realizar en un aula un docente que acaba de llegar ni uno que ya lleva veinte años de profesión. Sí, la experiencia, esa cosa tan criticada en docencia. Otra cuestión es que sí que creo que hay metodologías que son un auténtico bluf porque no soportan la mínima prueba del algodón. No se puede implantar jamás, por cierto, una metodología sin conocer al alumnado. Aún menos diseñar actividades sin conocer a los chavales. Eso no excluye que no debamos tener un abanico de posibles cosas que podamos hacer. Lo de las siglas, ya sabéis, que no las trago desde hace mucho. No hay nada que me parezca más absurdo que alguien diga que trabaja con metodología A, B o C. Los nombres jamás deberían ser lo importante aunque, por lo visto, a algunos les interesa más el nombre que la enjundia.

Hablando de la memorización sí que hay cosas importantes de ser memorizadas. Quizás no sean tantas o, a lo mejor, haya que reformular qué debemos saber al acabar Infantil, Primaria, la ESO o cursos posteriores. Es que a mí el currículum me parece lo más perverso de todo aunque reconozco -y en eso he cambiado de visión- que un alumno de las Tres Mil Viviendas debe saber lo mismo que uno del Barrio de Salamanca. Las necesidades futuras van a ser las mismas. Un detalle, no estoy hablando de preparar para el futuro porque me parece una auténtica gilipollez preparar para el mañana cuando nadie sabemos cómo va a ser ese mañana. ¿Os habéis dado cuenta que la mayoría de docentes nos hemos adaptado al ahora estudiando cosas del ayer? Es que uno se adapta a las necesidades. Lo que tiene que tener es una base muy completa de muchas cosas.

Me sobran asignaturas en Infantil y Primaria, me parece un auténtico error el haber llevado a los chavales de 12 años a los institutos, creo que la FP está mal financiada y estructurada (me gustaría más un modelo 2+3 sin curso puente que lo que se está haciendo ahora) y considero que, al final, no queda otra que reformular el modelo de Selectividad. Antes quería hacer desaparecer la Selectividad, ahora me parece mucho mejor hacer un cambio del modelo más justo, equitativo y menos sancionador. Odio, aprovecho este párrafo para comentarlo, que existan numerus clausus en la Universidad. Bueno, tampoco entiendo que existan Universidades privadas donde las reglas de acceso sean diferentes de las de la red pública y permitan que alguien, solo por tener dinero, pueda estudiar una carrera mientras que otro que no la tenga, con mejor expediente académico, se quede fuera de esa posibilidad. Me he saltado completamente la reflexión acerca de que estoy cansado de los que mandan deberes guays que no pueden llamarse deberes, de los proyectos colaborativos que se hacen fuera del centro en el que hacen más los padres que el alumno, y un largo etcétera de despropósitos que vendidos como “innovación” no dejan de ser las prácticas más rancias conocidas.

Ya sabéis que ahora toca a entrar en el modelo empresarial de la existencia de escuelas privadas subvencionadas con dinero público. Centros educativos, denominados concertados, donde la administración paga el sueldo de docentes que elige el propietario de la empresa y el mantenimiento del propio centro. Además, en muchos casos cobran cuotas “ilegales” bajo la premisa de donaciones, para filtrar al alumnado. No solo filtran por esas cuotas, también lo hacen mediante subterfugios como son las extraescolares, el comedor, el transporte, …. Competencia desleal tanto para la pública como para la privada. Pero me preocupa mucho más que el tema de la competencia desleal, el tema de la segregación que subyace tras la existencia de este modelo. Siempre he dicho que lo más justo sería que si algo se paga con dinero público sea gestionado por la administración pública. Vale para educación como para otras cosas.

Relacionado con lo anterior no sé qué hacemos los funcionarios con la posibilidad de elegir compañía sanitaria privada, en lugar de la Seguridad Social. No se entiende. Bueno, tampoco que haya docentes que elijan sanidad privada o lleven a sus hijos a la concertada. Sí que se entiende. A veces, por culpa de determinadas decisiones, hay políticos que con dinero público se han encargado de cargarse la educación y la sanidad pública. Con discursos de adoctrinamiento que, curiosamente, señalan solo a los que no adoctrinan porque, al final, los únicos centros que tienen doctrina son la mayoría de los concertados.

Me he posicionado también en contra de los gurús de chichinabo que llenan auditorios, las gilipolleces que algunos sueltan desde la tarima (hoy, sin ir más lejos, me he largado de una charla en la que obligaban a cerrar los ojos, a notar la silla y a tener que rememorar la infancia) o, por desgracia, la existencia de tipos que trincan dinero público vendiendo auténticas aberraciones pedagógicas que se desmontan al poco que alguien dé clase. Aún así algunos no lo ven. Aún así tienen su club de fans, para los que todo lo que dicen o hacen, es como si fuera divino. No lo entiendo pero, como tengo claro desde hace un tiempo, ser docente no te hace más inteligente.

Finalmente no me gustaría dejar en el tintero el tema de la política educativa, de las falsas promesas, del puto MIR docente que, visto lo que han propuesto últimamente, me parece una auténtica gilipollez, de la necesidad para algunos de crear asignaturas de todo, de mirar cada uno su culo y pasar del procomún o, simplemente, de la conversión del discurso educativo en algo muy vacío de contenido.

Hoy se trata de un post que he escrito para mí pero, por economizar, lo publico en abierto en el blog. Necesito saber en qué punto me encuentro para saber, dentro de un tiempo, dónde he llegado.

No me apetece volver a dejar en manos de Google y sus anuncios el mantenimiento del blog. Así que si os apetece colaborar en mantener el blog, ya sabéis…Buy Me a Coffee at ko-fi.com

5
Responder

avatar
  
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
3 Comment threads
2 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
3 Comment authors
Jordi MartíMónicaVíctor Recent comment authors

  Subscribe  
Notifica
Anonymous
Guest
Anonymous

Pues … totalmente de acuerdo contigo.Yo también estoy en este punto ahora.

Víctor
Guest
Víctor

Me tomo la confianza de tutearte… Te voy a seguir la pista porque… ¡Joder, al fin alguien que habla claro! ¡Y que tiene una línea que se me hace coherente aunque pueda discrepar en cuestiones puntuales! Y me he leído tu presentación personal… Ostris, no tendrás vocación (cosa que yo periódicamente dudo si tengo o no… ahora estoy de subidón y me parece que tengo una vocación de la ostia, pero no sé si mañana la tendré o no…) pero debes ser un profe buenísimo.
Un abrazo.

Mónica
Guest
Mónica

Muy de acuerdo en todo. Veo absurdo explicar Biología en inglés, cuando ni ellos ni yo lo dominamos. Y veo absurdo introducir novedades sin ton ni son en el aula, por el mero hecho de no querer tener una clase tradicional (y entiendo que en esta clase entran muchas actividades diferentes, en realidad). También me gusta usar algunas TIC, pero no son la panacea si haces lo mismo que hacías antes pero en soporte digital. Igualmente pienso que los alumnos de secundaria suelen necesitar un libro-guía, un apoyo que les ayude a seguir la clase y a estructurar los temas… Leer más »

You May Also Like