Hoy cumplo cuarenta y cinco

Me he levantado cumpliendo veintidós en una pierna y veintitrés en la otra. No me siento más viejo que ayer, ni con más canas, ni con mejor puntería para acertar sin salpicar. Bueno, he de reconocer que, conforme pasa el tiempo, me voy adaptando a hacerlo sentado. Son cambios que haces cuando compartes espacios. Y, aún así, cuesta de amoldarte a ciertos contextos, necesidades y prioridades. No dependes de ti, ni decides por ti.

Fuente: Desconocida

Me siento joven. Estoy feliz por poder seguir cumpliendo años. Hace veinte años empezó la posibilidad de que, quizás, no pudiera llegar a la edad que cumplo hoy. Para mí cada año que pasa es una suerte. Y más aún las experiencias que vivo a lo largo de ese período de tiempo. No es por los años. Es por lo que uno va viviendo. La edad, mientras se siga portando -o medio portando- conmigo, es un parámetro más que, al final, solo tiene influencia en añadir un dígito más a algo puramente burocrático.

Con los años aprendes a relativizar las cosas. Te vuelves más tolerante con unas cosas e intolerante con otras. Acabas debatiendo menos y valoras más el tiempo en el que estás disfrutando. Incluso, hay momentos en los que, revisando hemerotecas personales, empiezas a ver más blancos que negros. Más cosas positivas que negativas. O quizás es que, conforme va pasando el tiempo, te olvidas interesadamente, de lo negativo que has vivido/sufrido.

En un contexto en el que los cuarenta son los veinte de antes, no puedes menos que sentirte joven aunque, como es lógico, con más responsabilidades que en los veinte. No me lo pasé mal en mi primera juventud aunque he de reconocer que esta segunda, salvo por cuestiones puntuales de salud y espadas de Damocles varias, la cosa va bastante bien. Una gran familia, pocas pérdidas por el camino y, la gran suerte de no tener ningún trato con los bancos. Y un trabajo que, a diferencia de muchos otros, me permite disfrutar del mismo y tener suficiente para vivir y llegar a final de mes. No puedo quejarme. La verdad es que no puedo hacerlo.

Hoy empiezan los cuarenta y cinco. Van a durar todo un año en el que, espero ir disfrutando, viviendo, experimentando y poder volver, dentro de trescientos sesenta y cinco días (bueno, uno extra al ser éste bisiesto) a escribir algo parecido a lo de hoy.

No me disgusta cumplir años. Y, sinceramente, creo que me sienta muy bien el irlos cumpliendo. Además, poder cumplir años con la gente que quieres (estén cerca o más lejos geográficamente) es un auténtico lujo.

Hoy toca entrada personal, sin ningún tipo de pretensión, más allá de poder consultar dentro de un año estas líneas. Unas líneas que espero puedan repetirse.

Si te apetece colaborar en mantener el blog o en los proyectos que tengo en mente…
Buy Me a Coffee at ko-fi.com

2
Responder

avatar
  
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
1 Comment threads
1 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
2 Comment authors
Jordi MartíJosé Manuel Recent comment authors

  Subscribe  
Notifica
José Manuel
Guest
José Manuel

Feliz cumpleaños!

You May Also Like