Hartazgo de la “casta” sindical

Elecciones sindicales en la Comunidad Valenciana. Sindicatos docentes haciendo campaña para recuperar el desprestigio que, desde hace tiempo, están sufriendo por parte de muchos. Desprestigio que, en demasiadas ocasiones, se han ganado a pulso por las acciones que están perpetrando. Sindicatos para muchos considerados una “casta”. Sindicatos que se retroalimentan y que, por desgracia, se hallan a años luz de cubrir las necesidades de los docentes a los que representan.

Veinte puntos menos de participación. Un veinte por ciento menos de docentes que han ido a votar en estas últimas elecciones respecto a los que votaron hace cuatro años. A pesar de ello algunos sindicatos aún se autofelicitan por los votos obtenidos y achacan la culpa de la baja participación a la Conselleria. Qué vergüenza. Qué lamentable que no entiendan que los únicos culpables de esa baja participación son la “casta” sindical en la que se han convertido para muchos docentes. Que hay afiliados que no les votan. Que hay cada vez más desidia y desencanto con sindicatos. Sindicatos que da la sensación que para lo único que sirvan es para colocar a los amiguetes. Hermanos, hijos y cuñados de exliberados sindicales futuros liberados sindicales. Liberación sindical como monarquía sindical encubierta. Sensaciones que calan en el profesorado. Sensaciones que, por desgracia, son comentario habitual en los centros educativos.

Fuente: http://www.edu.gva.es

Fuente: http://www.edu.gva.es

Los sindicatos docentes cada vez están más alejados de la realidad de aula. De las necesidades imperiosas de los docentes. De la comunicación cercana y continua con todos aquellos a los que supuestamente representan. Quizás, al igual que otras muchas cuestiones educativas, conviene abolir el modelo sindical actual y empezar a construir un nuevo modelo sindical basado en parámetros muy diferentes de los actuales. Sí, que más de la mitad de los docentes no hayan votado es indicativo de la necesidad de un nuevo sindicato capaz de ilusionar. Un nuevo sindicato que rompa con el establishment sindical actual. Un sindicato que trabaje para los docentes y que dicho trabajo sea percibido como algo útil.

Conviene también hablar del descalabro individual de los sindicatos que tenían representación. Sindicatos que, en el caso más favorable, han perdido más de un millar de votos. Sindicatos que no pueden alegrarse jamás al ver los números objetivos que se están dando después de las votaciones.

Fuente: http://www.edu.gva.es

Fuente: http://www.edu.gva.es

UGT pierde más de 2000 votos y CCOO casi 3000. Datos lógicos en los dos sindicatos cuya percepción por parte del docente es la de corrupción. Sindicatos que firman decretos que perjudican a los interinos. Sindicatos que agachan la cabeza cuando se recorta el salario de los docentes. Sindicatos cuya máxima da la sensación que sea la de colocarse y colocar a los suyos. Los datos indican que ni tan sólo sus afiliados les han votado. Tocaría reflexionar. Tocaría coger a toda la cúpula y dimitir en bloque pero, como todos sabemos, nadie dimite y, aún menos, en sindicatos que se han convertido en el paradigma de “casta”.

ANPE pierde más de 1500 votos. Un sindicato formado por docentes del ala más conservadora. Batacazo muy relacionado con el hartazgo de muchos docentes por las políticas del PP (no hemos de olvidar que para muchos ANPE, al igual que UGT es del PSOE, es el sindicato vertical del PP). Tampoco conviene olvidar que el grueso de sus votantes se está jubilando en los últimos años. La vieja guardia. No hay renovación.

CSIF se desploma. 3000 votos menos respecto a las últimas elecciones. Pierden dos de cada tres votos que obtuvieron en las últimas elecciones sindicales. CSIF es para muchos el sindicato desaparecido. Nadie los ha visto en la Comunidad Valenciana y, lamentablemente, nadie espera verlos. Sinceramente me preocupa. Me preocupa que uno de los sindicatos menos politizados se haya desplomado de esta forma. Quizás deberían reflexionar. Quizás convendría empezar de cero.

USO cuenta con clientela fija. Les han votado los mismos que llevaban en las listas. 400 docentes que optan por un sindicato del cual, he de reconocer, que no tengo claro qué defiende ni cómo lo hace. Muy discretos. Demasiado incluso.

Y, como no, finalmente los ¿ganadores? de las elecciones. STEPV queda como dueño y señor del sindicalismo educativo valenciano. Sinceramente, su modelo asambleario, estar al lado de interinos y no haber firmado decretos que recortaban el salario de los docentes ha dado sus frutos. A pesar de lo anterior pierden más de un millar de votos. Son muchos docentes. Mil nombres que no han confiado en ellos. Docentes quizás, por lo que he preguntado (conozco alguno de los que les votó y esta vez no lo ha hecho), desencantados con la deriva política del sindicato. Sindicato que da la sensación de ser el brazo sindical del Bloc y, en ocasiones, más interesado en cuestiones que poco tienen que ver con las necesidades de los docentes y más con posturas políticas. A pesar de ello son los que han hecho mejor campaña. Algo fácil frente al despropósito de los otros sindicatos.

Creo que ahora toca analizar las causas del hartazgo de la mayoría de docentes valencianos de sus sindicatos. Toca reflexionar y cambiar de estrategias porque, si lo único que se hace es ver los resultados en clave positiva o mantener en la silla a los mismos que han hundido algunos sindicatos educativos, las próximas elecciones sindicales no va a votar ni el Tato. O, quizás, aparezca algo en el horizonte que vuelva a ilusionar a los docentes. Algo muy alejado de lo que hay. Algo nuevo que rompa con lo que hay ahora. Algo que aproveche los errores de estos sindicatos para aprender de ellos y, de una vez por todas, dar al sindicalismo educativo el valor que se merece.

Actualización

Desde STEPV me informan que no son 1000 votos, que son 698 menos (debidos, fundamentalmente a la reducción del censo, con lo que prácticamente se quedan igual). Como no hay nada mejor que reconocer los propios errores, reconozco éste. Sí, como he dicho anteriormente STEPV ha ganado las elecciones (y sobradamente). Los otros sindicatos se han hundido y esto indica muchas cosas. Que unos lo están haciendo bien (aunque, tal como he dicho antes, hay mucho que mejorar -a todos los niveles en los que no conviene entrar un día como hoy-) y otros no. Que unos saben llegar a los docentes y otros no pero, más allá de la felicitación convendría replantearse que algo no está funcionando en el modelo sindical valenciano (en el resto de Comunidades la participación incluso es inferior a la valenciana). Un modelo que o se reinventa o, lamentablemente, debe suplirse con terceros. Sindicatos imprescindibles que, lamentablemente, no están a la altura de los trabajadores a los que deben representar.

Por cierto hay algo que también debo agradecer desde aquí… el inmenso trabajo que está haciendo STEPV con las redes sociales y los medios de comunicación del siglo XXI.

4 Responses

Deja un comentario