Formación para docentes en activo

El curso que viene me estoy planteando empezar una nueva carrera universitaria. Quizás ha llegado el momento, después de mi formación en ingeniería y educación, empezar a hacer algo para el disfrute personal y que, en cierta manera, pueda ser usado en mi labor profesional. Qué mejor que un docente, especialista en lo suyo, que además tenga formación global en otros ámbitos. Creo que a la administración le interesaría que sus docentes en activo estuvieran lo mejor formados, tuvieran un amplio currículum en temas que, no necesariamente fueran afines y, por qué no decirlo, creo que dicha formación redundaría en las posibilidades de una mejor praxis al tener, aparte de la experiencia, un bagaje cultural mucho más amplio que el que tienen. ¿Realmente la administración no se plantea lo interesante que supondría tener un ingeniero con formación en el ámbito humanístico en las aulas? ¿Tan ciegos están que no ven que un licenciado en Historia, al que le haya entrado el gusanillo por estudiar, pongamos por ejemplo una Ingeniería Informática, pueda ser interesante para los chavales y su aprendizaje? ¿A qué viene que no se planteen ofrecer gratuitamente formación universitaria a los docentes en activo? Y no, con ello no estoy diciendo que las Universidades sean fantásticas ni que su formación no deje que desear pero, entre subvencionar u ofrecer cursillos de mindfulness, cata de vinos, senderismo o, simplemente rutas gastronómicas por una localidad, creo que sería mucho más productivo dar la posibilidad a los docentes de mejorar su formación en ambientes universitarios. Eso sí, siempre exigiendo que, en caso de ser subvencionada dicha formación, fuera aprovechada positivamente.

Fuente: http://www.uv.es

La verdad es que lo de la formación de docentes en activo, basadas en cursos de dudosa calidad, impartidos normalmente por personajes que son capaces, tanto de dar un curso de ABP como de Visual Thinking o, por qué no decirlo, formación a directores en activo cuando, o bien acaban de entrar en el cargo o, simplemente, nunca han sido directores de un centro educativo ni conocen la legislación básica sobre el asunto, ya cansa. También genera un poco de hartazgo ver como se convocan estancias en el extranjero para mejorar el inglés (sí, siempre el inglés) con dinero público que incluye las clases, el viaje y la pensión completa. En mi Comunidad 600 becas. Un pastazo que, sinceramente, no entiendo. Enviar al personal al Reino Unido o Irlanda praa que se pegue unas vacaciones, muchos de ellos acompañados por sus familias (sí, lo de las familias se paga del bolsillo) para que vayan a dar clases de inglés, siendo docentes de áreas tan variopintas como Matemáticas, Historia o Tecnología es algo que no entiendo. Bueno, tampoco entiendo que los docentes de áreas lingüísticas se quejen amargamente por no poder optar a esas “vacaciones”. Bueno, sí, lo entiendo desde la perspectiva de lo que suponen esas estancias. Y, seamos claros, sirven para irse de vacaciones con dinero público.

Tampoco me gustaría dejar de mencionar lo del Erasmus + para docentes. Aquello que permite recibir un pastizal desde europa para que algunos se vayan de viaje a recorrer mundo. Aviones pagados, cafés pagados, estancia pagada y, por qué no decirlo, pudiendo justificar lo que les salga de sus partes hasta llegar al límite de subvención que se recibe. Hay centros que han conseguido viaje pagado para más de diez docentes. Viajes para investigar el uso de las TIC, ir a Finlandia a ver cómo dan clase o ya, simplemente, irse a visitar el Coliseo, la Torre Eiffel o cualquier otro monumento de esos que siempre tienes pendiente. Miles y miles de euros tirados a la basura. Miles y miles de euros que, al igual que esas becas para la creación de materiales educativos que permanecen en cajones muy ocultos, se están tirando por su mala gestión y nula aplicabilidad en el aula. No lo digo yo, lo dicen incluso aquellos que se van de viaje.

Es decir, hay pasta para lo anterior y no para pagar formación universitaria a los docentes en activo. Seguro que es mejor todo lo que he comentado que permitir que, dedicando tiempo y esfuerzo, un docente se forme en un ámbito que le permita mejorar su praxis y, por qué no decirlo, hacerlo más polivalente. La verdad es que todo el tema de la formación docente se las trae. Más aún ver como la administración, por motivos que desconozco o prefiero desconocer, está llevando la misma a ser una simple parodia de lo que necesita la mejora educativa. Eso sí, con el modelo de formación del docente hay algunos que están haciendo su agosto. Y, por qué no decirlo, otros muchos que consiguen vacaciones, disfrutar de una comida de gorra y, a su vez, disfrutar de las vistas que les ofrece tanto despropósito.

No sé si al final empezaré el curso que viene una nueva carrera pero, sinceramente, no sabéis lo que cabrea ver cómo se tira el dinero en chuminadas varias y ver como, al final, parece que lo único que no interesa sea tener a docentes con inquietudes de mejora profesional. Una mejora profesional que no consiste en hacer un curso de coaching o flipped classroom. Una mejora profesional que consiste en suplir las carencias que algunos tenemos en determinados aspectos formativos. Y, en mi caso, reconozco que me gustaría mejor mi parte más humanista. Algo que, lamentablemente, tocará pagarse del bolsillo porque me da la sensación que la administración seguirá prefiriendo gastar sus recursos en formaciones muy alejadas de lo que realmente se necesita o pueda aprovecharse en las aulas.

10
Responder

avatar
  
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
5 Comment threads
5 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
5 Comment authors
Jordi MartíGregorio AmoBeatrizJavier OssetEmain Recent comment authors

  Subscribe  
Notifica
Anonymous
Guest
Anonymous

¿Olvidas que la administración nos quiere ignorantes?

Emain
Guest
Emain

Más razón que un santo. Yo me encuentro en una situación similar a la tuya, aunque viniendo ‘del otro lado’: soy persona de formación humanista, y las especialidades que tengo son Inglés e Historia (las dos con carrera y las dos reconocidas con oposición), y ahora mismo me estoy planteando hacer matemáticas. Puesto que me lo voy a pagar yo de mi bolsillo, es una formación que no voy después a utilizar para sacarle las castañas del fuego a administración/centro (cubriendo, si es el caso, horas sueltas de tal materia).

Javier Osset
Guest

En una galaxia y tiempo no tan lejanos (España años 80-90) los funcionarios de MUFACE disponían de matrícula gratuita en las universidades públicas para ellos y sus hijos. Se eliminó al considerarlo un privilegio inadmisible. También se ha eliminado en numerosos museos el acceso gratuito a docentes. Pero con un sistema educativo completamente esquizofrenico y caótico ¿que se puede esperar de la formación del profesorado?
PD:Jordi, ¿para cuándo un comentario sobre el despropósito de la evaluación final y titulación de 4°ESO? ????

Beatriz
Guest
Beatriz

Llevo un tiempo planteándome pasarme a la docencia. Y un poco más leyéndote. A veces leerte me da ánimos y me inspira, pero otras, como hoy, me dan ganas de dejar los apuntes a un lado y seguir con mi “tranquila” vida actual.
A ver si vuelves a escribir algo que me anim, que ya llevaba 12 temas medió estudiados!! grin

Gregorio Amo
Guest

Sospecho que a la Administración no le importa lo más mínimo la formación de su profesorado, ni la calidad de su trabajo. Creo que hace ya tiempo que somos “almacenistas” y burócrtas administrativos. Incluso el poco tiempo que ya nos queda libre en el Centro hay que dedicarlo a hacer papeles inútiles y absurdos; o cuando menos, papeles que podrían rellenar administrativos o auxiliares (que van a ser al final casi eliminados si lo hacemos todo nosotros) y dejarnos tiempo para ocuparnos de nuestros alumnos y de preparar nuestros materiales, nuestras clase y, por supuesto, ampliar horizontes, como dices, para… Leer más »

You May Also Like