Evangelista de la web 2.0

No me acuerdo ahora mismo del docente -tampoco tengo claro si lo era o no- que en su perfil de Twitter tenía puesto lo de ser “evangelista de la web 2.0”. La verdad es que, sinceramente, me importa entre poco y nada porque, simplemente, voy a usarlo como hilo para desarrollar un artículo en un lunes ventoso en el que, al menos a orillas del Mediterráneo, seguimos en ese “veroño” que parece que no nos quiera abandonar. Lo siento señores de la RAE, al igual que me cuesta dejar de usar la economía del lenguaje en multiplicaciones absurdas del mismo que pretenden algunos, también me permito licencias con sus maneras de hacer. Y eso que he conseguido largarme del club del “solotildismo”, además de escribir últimamente guion sin tilde.

Fuente: https://twitter.com/xarxatic

Pero vayamos a lo que nos interesa. A lo que ponen determinados docentes en sus perfiles de Twitter (sí, la red de la urraca azul mutante). A las risas que, cualquiera con dos dedos de frente, puede echarse al ver como algunos ponen como méritos las certificaciones de una determinada multinacional, lo de ser coach, creyente en las inteligencias múltiples o speaker. Joder, lo de ponerse speaker (o conferenciante en su versión más castiza) ya hace que la risa se convierta en carcajada ininterrumpible.

A ver, que yo no soy nadie para reírme de los demás. Menos aún cuando soy Horchater Certified Teacher y Fartons Certified Trainer. Pero tampoco pretendo engañar a nadie demostrando que sé algo de lo que no tengo ni pajolera idea. Y no estoy hablando ni de horchata ni de fartons. Creo que se me puede llegar a entender con facilidad. También a lo que estoy refiriéndome.

La verdad es que si un docente se pone “20 centímetros de cariño entre burbuja y burbuja” u “ocasionadora de ahogamientos por acercamiento al revisar los deberes”, resulta muchísimo más válido para decir la experiencia profesional en su campo laboral. Al menos, tiene la misma validez que ser “changemaker”. La verdad es que poner palabrejas en inglés mola, aunque algunos no tengan ni pajolera idea de su significado.

Es curioso ver como al final la gente huye de lo más básico en sus perfiles. Con lo fácil que sería decir, al menos en mi caso, ingeniero agrónomo reconvertido a docente. Pero no, ahora voy de “refugiado” y certificado por un palote azucarado que se moja en una bebida blanca. Estoy hablando de fartons y horchata. No me seáis marranotes que aún no es la hora feliz. El horario infantil, en la publicación de posts, lo cumplo a rajatabla. Joder, qué imaginación y ganas de edulcorar un perfil que, al menos antaño con lo de “docente desconcertado” iba que se las chutaba (tengo mis dudas en la expresión).

Lo único que demuestra un perfil de Twitter plagado de palabrejas impronunciables, de dudoso significado o, simplemente, lleno de insignias digitales, es que el docente -o la persona relacionada con la educación- que hay tras el mismo tiene mucha imaginación. Eso sí, hay algunos contratadores de “espectáculos” que deben tener muy poca materia gris porque, por lo visto, les contratan para dar charlas y evangelizar a las ovejas (léase docentes que van más por el flautista que por la melodia). Lo banal en educación empieza en los perfiles de Twitter y acaba de asentarse en el boom que se da a algunos personajes.

Es lo que tiene el eduentertainment amigos. No se trata de saber más, sino de venderse mejor. Y Twitter, para algunos, es un gran escaparate para poder vivir de la farándula educativa.

Por cierto, a mí el perfil más interesante de Twitter que conozco es el de Carlos. Esto de “Siempre quise ser pastor de ovejas y asesino a sueldo; al final me hice profesor, pues me parecía la profesión que recogía la esencia de mis dos vocaciones“, dice mucho de la profesionalidad de quién está tras esa cuenta porque, al menos sabe de qué va el asunto 😉

Como imagen para ilustrar el post he puesto mi perfil de Twitter. Así tenéis un ejemplo de uno al que se le ha ido la pinza. Eso sí, tampoco digo en el mismo nada que no sea cierto.

No me apetece volver a dejar en manos de Google y sus anuncios el mantenimiento del blog. Así que si os apetece colaborar en mantener esto, ya sabéis…

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

Deja un comentario