En el horno

Podría venderos que el libro que, en un período próximo a un mes va a estar disponible para todos, es producto de una investigación sesuda, ampliamente contrastada o, incluso, que os intento vender una metodología de esas que van a solucionar todos vuestros problemas en el aula. Pues va a ser que no. El libro que he perpetrado, Educative Innovéision, no es nada más que un proyecto de reformulación de algunos posts del blog y mucha dosis de ideología propia acerca de ciertas cuestiones relacionadas con mi profesión. No, no es un libro para ser leído buscando nada. Simplemente unas reflexiones en voz alta a las que he querido dar un formato algo más “serio” (bueno, más o menos) que unas tristes líneas escritas en pocos minutos habitualmente por aquí.

Fuente propia

Lo mejor del libro ya lo tenéis: es la portada. El prólogo también tiene delito pero es lo que hay. De donde no hay dicen que no se puede sacar y ese es mi caso. No sirvo para escribir libros y si lo hago es para quitarme el gusanillo. Lo de sacar pasta del asunto e irme a evangelizar pingüinos lo dejo para otros. Lo mismo que el tema de publicar con editoriales de prestigio. No me va y nunca me ha ido.

En el libro se desgranan las metodologías más guays de la actualidad y se expone, con toda la crudeza e incoherencia, la gran cantidad de trolas que nos están vendiendo. No es un libro apto para creyentes. Es un libro para incrédulos. Para muy incrédulos porque, al final, lo único que vais a poder sacar del mismo es (…). Bueno, prefiero que extraigáis vuestras propias conclusiones.

Eso sí, hoy no iba a hablar sobre el libro y sí sobre ciertas cuestiones que pueden ser de interés por si alguno tiene tiempo, quiere echarle un vistazo o la portada le queda bien en su estantería. Yo me he agenciado algunos ejemplares en papel porque tengo muchas puertas a mantener abiertas y familia/amigos/amiguetes a los cuales voy a enviarles el despropósito.

El libro se podrá descargar de Amazon en formato ebook y papel. Además, al ser CC podréis fotocopiarlo tantas veces como queráis. Por cierto, para aquellos que opten reservar su economía a cosas más interesantes… lo tendréis disponible en formato electrónico en el blog y podéis decidir si me dais para una horchata o para ninguna. Sí, el libro se podrá descargar por la patilla. El negocio nunca ha sido el objetivo del asunto. Ni el negocio ni pretender que se lea. Es un libro escrito para mi disfrute, que quiero dedicar a las personas que más quiero y, por qué no decirlo, me hace ilusión ver algo publicado más allá de mis colaboraciones en otros libros.

No hay editorial detrás (ha sido autopublicación), no hay obligación de compra, no hay necesidad de decir en ningún sitio lo bueno que es. Lo único que os pido es que lo critiquéis. Y sin ningún tipo de complejos, sin pensar que vuestra crítica es más o menos dura. La crítica, al final, es lo que interesa porque, al final, para un docente que sigue en el aula, lo más importante es aprender con las mismas.

Eso sí, como bien se expone en el prólogo, algunos lo vais a leer para pasarlo mal. Mi recomendación… leer para pasarlo mal no mola 🙂

Gracias a todos los que me habéis incentivado para que lo escriba y, a todos los que me han soportado mientras lo he ido haciendo.
0 0 vote
Article Rating
Subscribe
Notifica
guest
2 Comments
Inline Feedbacks
View all comments

Leo el post y primero, no encuentro mención a quien debe ser el autor de los dibujos de la portada, Néstor Alonso, alias profesorr Potachov, y también de la expresión “Educative Innovéision” bajo las que suele publicar sus dibujos, y segundo, supongo que al menos habrás contactado con él y solicitado su permiso. Lo primero me parece muy mal. Si no hubo lo segundo me parece fatal.

2
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x
Ir arriba
0 Compartir
Compartir
Twittear
WhatsApp
Email