El trampantojo de la educación catalana

Son ya muchos los años en los que se lleva haciendo propaganda de un modelo educativo que no existe. En Cataluña se ha gastado mucho dinero en publicidad engañosa acerca de las virtudes de su sistema educativo, lo puntera de su pedagogía y, según mentiras interesadas muy mediáticas, la existencia de resultados espectaculares. No es cierto. La educación catalana no es peor ni mejor en las últimas décadas que la que puede encontrarse en cualquier otro lugar de nuestro país. Ni mayor inclusión de alumnos que se integran en el sistema, ni mejor competencia digital de los docentes, ni proyectos más innovadores… humo mediático, promovido por unos y por otros (en esto no hay colores) y comprado, por lo visto, por algunos que siguen considerando lo que se les vende como realidades absolutas. Y eso no es así. Más bien al contrario. El destrozo de la educación pública en Cataluña de los últimos años, en lo que parece que la mayoría de partidos políticos están de acuerdo en seguir haciendo, con independencia de que lleven lacitos amarillos o no, es algo que a poco que uno se aísle de la idea de la Arcadia feliz verá al pasar un poco el trapo por el trampantojo.

Fuente: https://commons.wikimedia.org

La última para el pastel es la posibilidad de que se pueda acceder a ser docente en la ESO sin el máster de profesorado ni ninguna acreditación pedagógica. Claro que tengo claro que lo del máster es una estafa que, como mucho, sirve para engrosar la cuenta de resultados de algunas Universidades pero, lo único que demuestra lo anterior es una falta de previsión absoluta del gobierno a medio plazo. Esto, si a uno le importara realmente la educación, se podría haber previsto hace bastantes años pero, seamos sinceros, la escuela pública no interesa en Cataluña salvo para discutir si se adoctrina o no. Y ni a unos ni a otros. Bueno, hay contadas y honrosas excepciones.

Por cierto, he trabajado en centros educativos de varias Comunidades y conozco a docentes que están en otras que, curiosamente, me hablan de proyectos educativos democráticos, potentes y sin ningún tipo de duda, muchísimo más vendibles que lo que se está haciendo en los últimos tiempos en Cataluña. Bueno, más que haciendo, vendiendo porque, por suerte, los docentes son tan buenos en Cataluña como en Andalucía, Galicia, Valencia, Madrid o el pueblo más perdido de Teruel con centro educativo. Eso sí, algunos venden interesadamente que lo hacen mejor. Pues va a ser que no. Ni la educación en Cataluña es tan maravillosa, ni tan nefasta la que se dice interesadamente en Cataluña la de otras Comunidades. Un discurso que ha calado incluso entre los docentes catalanes y eso es algo preocupante. Va a ser que la gente tendría que moverse más para saber qué está pasando en otras partes. Otro tema curioso también es el del salario de los docentes… ¡aún algunos se tragan que en Cataluña es donde se cobra más! Pues va a ser que no… y en este caso es algo fácilmente acreditable.

Claro que en Cataluña surgen proyectos muy mediáticos como Escola Nova 21, alianzas de escuelas avanzadas o, simplemente, se acaban vendiendo pseudociencias educativas por encima de las posibilidades. Bueno, eso sin mencionar la eliminación de la democracia en los centros educativos, la selección a dedo de cada vez más parte del profesorado de la pública y, por desgracia, la falta absoluta de la existencia de buenos resultados salvo las de pruebas que se gestionan, cocinan y venden sesgadamente a los medios. La educación catalana no es mejor, eso sí… tiene un mejor publicista. Bueno, más bien publicistas porque, lo que ya es de traca es vender buena gestión de la educación por parte de los que llevan décadas cargándosela bajo premisas y supuestos que nadie con sentido común compraría.

Esto de la educación tiene dos vertientes: la real y la propagandística. El problema es que, por lo visto, casi todos se quedan con la propaganda porque, sinceramente, si la gente se empezara a preguntar acerca de realidades otro gallo nos cantaría. Y no estoy hablando solo a nivel educativo. Bienvenidos al reality educativo donde nada es lo que parece.

3 Responses

Deja un comentario