El fracaso de los titulados universitarios que estudian FP

No entiendo cómo puede haber alguien que considere que la existencia de titulados universitarios, que no encuentran trabajo en el mundo laboral obligados a volver a las aulas a estudiar un módulo profesional (una FP), se pueda contextualizar como un éxito de los estudios de Formación Profesional. Se ha de ser muy poco cabal para pretender que cuando un ingeniero, por la precarización del colectivo y por el ajuste de salarios tan brutal que se ha realizado en los últimos años en la sociedad española, vuelve a las aulas a estudiar un ciclo formativo, da prestigio a la FP. Lo que da es pena y debería obligar a la reflexión. No tiene ningún sentido pretender que unos estudios sean de mayor o menor prestigio según sus estudiantes. Unos estudios deberían prestigiarse al margen de la tipología de alumnos o de su consideración sociocultural.

Fuente: http://elempresarial.com

Fuente: http://elempresarial.com

Para mí es un fracaso que el alumno que, con esfuerzo, se ha sacado un título universitario se vea obligado a aceptar salarios que ni tan sólo le permitan recuperar el dinero invertido en formación. No, no me vale hablar de exceso de titulados universitarios como la excusa que algunos usan para justificar lo anterior. El verdadero problema es la consideración de los títulos por parte del mercado de trabajo y la necesidad de conseguir mano de obra barata con independencia de las necesidades productivas. Se prefiere contratar a titulados de una FP de grado medio que a un ingeniero y, en caso que se contrate a este último, se hace con unos contratos más que miserables. Y no, no me vale decir que el contexto hace que no pueda pagarse más. Las empresas maximizan beneficios y los beneficios todos sabemos que, en empresas medianas y grandes, se obtienen de vender más, cobrar más por sus servicios y reducir el salario de sus trabajadores. Y así nos luce el pelo.

Sinceramente estoy muy cansado del desprestigio al titulado universitario. De la necesidad de justificar unos estudios por anomalías del mercado laboral y, cómo no, de aquellos que hablan de lo maravillosa que es la FP porque ahora mucho universitario debe volver a las aulas a estudiar lo anterior para conseguir un trabajo, en demasiadas ocasiones, mal pagado que le obliga a fingir que no tiene ningún tipo de título superior.

A propósito, ¿por qué nadie se plantea lo curioso que resulta la vuelta masiva de titulados universitarios a la FP? Pues si se lo preguntamos y hablan abiertamente a algunos de esos casos resulta que todos dicen lo mismo: estudio una FP porque no me llega el dinero para hacer un máster u otra carrera universitara. No es por ganas, es por necesidad económica. Y eso es un auténtico fracaso de muchas cosas. Así que, por favor, que no me sigan vendiendo las excelencias de la FP justificándolas bajo el mantra de la vuelta de esos titulados universitarios que no encuentran trabajo en un mercado laboral perverso. Lo que sí que es un éxito es conseguir que un titulado en FP siguiera en la Universidad. Y, por suerte, cada vez hay más casos.

No se trata de un artículo en el que se pretenda criticar los estudios de FP. Se trata de reflexionar acerca de los errores que algunos cometen al pretender prestigiar unos estudios intentando desprestigiar otros.

4 Responses

Deja un comentario