El cómo más que el qué

Dar clase a unos alumnos (sea cual sea su edad) no es sólo qué dar, es saber cómo hacerlo. Esconder la falta de experiencia profesional para potenciar el qué frente al cómo es algo que aboca a que, conforme los alumnos se van haciendo mayores, vislumbren una cierta estafa en el sistema educativo. Cirujanos que nunca han realizado operaciones dando clase de cirugía, ingenieros que nunca han diseñado nada explicando cómo se diseñan parques y jardines, pedagogos varios que, sin haber impartido nunca clase en Infantil o Primaria, exponen cómo debe trabajarse en un aula que nunca han pisado. Sí, este es un grave problema. Problema que, una vez pasada la etapa más generalista del aprendizaje (que llegaría hasta, tirando un poco, Bachillerato -la FP va por otro camino-), se muestra con toda su crudeza en las Universidades españolas. Mucha investigación, mucha publicación pero poco conocimiento del terreno. Eso se nota. Eso pesa.

http://www.bcsm.es

http://www.bcsm.es

No es sólo la Universidad la que adolece de ese problema. También son los ciclos formativos. Profesores de Electricidad que nunca han cambiado un enchufe, profesores de automoción que, escudándose en que dan la parte más teórica, nunca han realizado un cambio de pastillas de freno, profesores de programación que nunca han diseñado ni un triste programa más allá de aquellos que les mandaron en su Facultad. Algo huele mal en el sistema educativo. Algo que lleva arrastrándose mucho tiempo. Algo que, por mucho que cada vez tengamos gente más preparada, sigue manteniendo el paradigma del contenido frente a cómo acercarse a él en su parte más práctica.

Reconozco que hay excelentes profesionales de la teoría en todos los niveles educativos. Grandes pensadores e investigadores. Docentes que se dejan la piel en su trabajo pero… ¿y su experiencia en la vida real? ¿Y la aplicación de esos conocimientos que ellos vierten sobre plataformas más o menos digitales? ¿Y su valor profesional en una profesión que, supuestamente, están enseñando a sus alumnos? No sé, no lo veo claro.

La metodología de aula es lo que hace que un contenido adquiera valor añadido. Metodología que debería ir ligada con la exposición de la experiencia profesional del docente porque, vender algo sin haberlo usado nunca es realmente complicado de hacer por muchas ganas que uno le ponga. Yo no quiero docentes Mediamarkt que tanto venden un ebook como un iPad sin haberlos probado nunca más allá de leer sus especificaciones. Yo quiero docentes que sepan lo que están dando. Docentes de tienda de pueblo que conozcan sus productos. Docentes que sin necesidad de tener un gran bagaje en el qué, sepan mucho del cómo.

5 Responses

Deja un comentario