Dónde están los datos, matarile rile rile

Foto: Rae Allen
Foto: Rae Allen

Un tema siempre preocupante para todos aquellos que estamos relacionados con la actividad docente y, especialmente, para aquellos que tenemos un contacto ligeramente algo más básico que el habitual con el uso de herramientas educativas en su vertiente más tecnológica, es saber dónde van a parar los datos que intercambiamos con nuestros alumnos. ¿Dónde van a parar esos datos, académicos en su mayor parte, pero sin olvidar la posibilidad de que algunos datos personales se mezclen con los anteriores, que se intercambian en las herramientas que hemos (o se ha) seleccionado en nuestro centro educativo para llevar el control del aprendizaje de nuestros alumnos?

Si usamos un servidor propio, donde implementamos el programa pertinente (por ejemplo un entorno virtual de aprendizaje -tipo Moodle o Sakai-, un blog basado en WordPress -en su versión wordpress.org- o un programa para gestionar los datos y evaluaciones de nuestros alumnos y/o docentes -Séneca, Saga o similares-) los datos van a quedar guardados en el lugar donde esté situado el servidor. Un servidor que, en la mayoría de casos se encuentra dentro de las propias instalaciones o, centralizado (en el caso de programas de gestión educativa) en los servicios centrales de la administración educativa pertinente. Datos sensibles, mezclados con otros datos que quizás no lo son tanto (se le da demasiada importancia a la privacidad de los datos académicos que, a mi entender, deberían ser totalmente públicos aunque la LOPD lo impida) recopilados en unos servidores internos. Unos servidores con datos, por cierto, que jamás pueden ser cedidos a terceros cuya realidad no es tan bonita como la pintan ya que, curiosamente, hay cierta “propaganda” que se envía a los alumnos según los datos que obran en poder de ciertos centros educativos o Universidades (¿quién no ha recibido nunca algún mail, a una dirección que suministró a su centro de estudios, con ofertas de formación o servicios de empresas privadas?, ¿quién no ha visto como esos datos supuestamente privados se cedían a terceros?). Por tanto, no es sólo cuestión de dónde están los datos, más bien de qué se hace con ellos.

Si nos ponemos a ser puristas, todos los datos que se intercambian por la red, dentro de plataformas de aprendizaje virtuales o redes sociales (incluso que los datos se hallen en servidores propios) son susceptibles de ser consultados. La mayoría de intercambio de datos confidenciales (educativos o no) que se intercambian navegan por conexiones inseguras (¿cuántas veces nos encontramos con protocolos seguros -https o similares-?). Es por ello que quizás conviene entender que en el uso de las nuevas tecnologías, el intercambio de información depende mucho del usuario. Hay datos que quizás conviene dejar de preocuparse en que sean privados (por ejemplo resultados académicos o contenidos) y centrar los esfuerzos en mantener la privacidad de los datos más personales (domicilio, estado de salud, teléfono, etc.). Más allá de eso, da igual que los datos estén almacenados en servidores internos o externos ya que, en demasiadas ocasiones, la falta de control sobre la mayoría de ellos obliga a preocuparse por educar en el cómo y sobre qué se comparte

Y, para aquellos docentes y alumnos que usan libros de texto digitales (con los datos en poder de las plataformas editoriales), los que usan Facebook u otras redes sociales (incluso que sea Edmodo o Schoology), Google Apps o servicios en la nube, ese control de datos y lo que se puede hacer con los mismos aún es una batalla más perdida que la anterior.

Todo esto lleva a plantearse una cuestión, ¿es realmente en el ámbito educativo necesario tanto control sobre los datos? ¿Qué datos merecen ser controlados y quién debe tener el derecho a hacerlo?

6
Responder

avatar
  
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
4 Comment threads
2 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
3 Comment authors
pabloaloyainhoaeusJuan Recent comment authors

  Subscribe  
Notifica
Juan
Guest
Juan

Lo de schoology es algo que me lo preguntaba el otro día. Una plataforma gratuita con una actividad tan cara, ¿de dónde saca los beneficios? Y eso que me pareció una gran opción que no descarto, puesto que sigo creyendo que las distintas interfaces que podamos emplear para Moodle no es que sean lo que se dice amigables.

ainhoaeus
Guest
ainhoaeus

Por alusiones jeje… Cuando hablo de la “custodia de los datos” no me refiero solo a que nadie los robe ni comercie con ellos, también a protegerlos de pérdidas. En mi universidad, por ejemplo, utilizamos un moodle bastante capado y en la 1.9; no me hace precisamente ilusión trabajar en él, pero es la universidad la responsable de cuidar la información académica importante, como por ejemplo los trabajos de los alumnos o las calificaciones. Tras algún disgusto en mis servidores y en servicios de la nube, el asunto de la responsabilidad ante problemas técnicos tiene que ser de mi empresa.… Leer más »

pabloaloy
Guest
pabloaloy

Hola Jordi, Por mi profesión, soy abogado TIC y consultor e-learning, he de auditar el cumplimiento normativo de muchos servicios que se prestan en la modalidad cloud (como servicio, como infraestructura o como plataforma) y considero que existe un desconocimiento sobre lo que se contrata verdaderamente alarmante…, vale que uno puede hacer con sus datos personales y confidenciales lo que considere oportuno, pero si maneja datos de terceros ha de ser responsable de su protección y seguridad. Como digo, además de valorar funcionalidades y herramientas que nos ofrece el servicio cloud, es imprescindible observar al menos los siguientes aspectos: 1º.-… Leer más »

Juan
Guest
Juan

Pablo, muy interesante tu comentario. ¿Pero donde queda en esa valoración Schoology? Es decir, un centro instala un Moodle en su servidor o en el servidor que facilita la Administración. Responsbles de gestión de los datos de los alumnos: la Administración, el centro y el profesor. Un profesor decide que no le va Moodle, crea su cuenta en Schoology y les dice a sus alumnos que se creen sus cuentas (o las importa directamente de la plataforma moodle del centro donde en ocasiones las activan automaticamente) con todos los datos. ¿Podría haber algún problema con Schoology? ¿Schoology cumple la legislación… Leer más »

pabloaloy
Guest
pabloaloy

Apreciado Juan, Es cierto que existen algunas normas que exigen medidas desmesuradas en relación con los intereses que tratan de proteger. Aún así, nos guste o no (que conste que a mi muchas tampoco me gustan y no estoy de acuerdo con ellas) , las leyes están para cumplirlas y si no estamos de acuerdo con ellas tenemos que manifestarlo en los foros adecuados y tratar de que se cambien. Dicho esto, considero que SÍ existen alternativas que cumplen la normativa, tanto en España como en el extranjero, por ello es importante no quedarnos tan solo en lo bonita, funcional,… Leer más »

trackback

[…] Y este es el artículo de Jordi Marti “Dónde están los datos, matarile, rile, rile” […]

You May Also Like