Digiriendo la LOMCE

Es curioso volver a la faceta de escritor aficionado con una digestión muy pesada en forma de artículo. Con la digestión de un hecho consumado, y con unas primeras impresiones que se han ido matizando en las sucesivas lecturas de la nueva Ley de Educación. Una Ley (Ley Orgánica de Mejora de la Calidad de Enseñanza -LOMCE-) de la cual ha aprobado el anteproyecto el Consejo de Ministros en otra de sus inefables reuniones en los ya renombrados fatídicos viernes. Es un no parar. Llega el viernes y sabemos de seguro que los ciudadanos de este país nos vamos a encontrar con una nueva sorpresa. Una sorpresa que, lo más seguro, nos va a modificar ¿detallitos? de nuestro día a día.

Ahora un poco más calmado intentaré esbozar los pasos que seguí al recibir el anteproyecto en su redactado definitivo. Un redactado que poco tiene que ver con el que se colgó a mediados de julio en la web del Ministerio. Muchos cambios, nada sutiles, que hacen que todo lo que suponíamos que sucedería se quede sólo en suposición. Demasiadas cosas que me han desconcertado por la importancia que las mismas presentan, no sólo para el propio sistema educativo (conformado por alumnos, docentes y padres) sino a nivel personal para muchos docentes de la pública que, ya suficientemente asediados por la campaña mediática del desprestigio, van a volver a ser bombardeados por una Ley que les quita determinados derechos fundamentales y les empeora enormemente las condiciones laborales. Disculpadme la expresión pero… a joderse toca (de nuevo).

En primer lugar permitidme que os enlace el redactado del anteproyecto que ha sido aprobado. A partir de aquí intentaremos hacer, en clave personal (porque hay mucha tela y hay cosas y detalles que a uno seguro le pasan por alto), una interpretación de algunos puntos. Perdonadme por no seguir ninguna pauta ni orden, pero esos “detalles” los he ido anotando en una hoja de papel mientras leía el anteproyecto y, es por ello, que el orden de prelación puede verse modificado. Eso sí, para un análisis más exhaustivo y con mejor criterio del que se va a exponer a continuación os recomiendo que os deis un paseo por el completo análisis de la LOMCE que ha hecho el compañero Fernando Trujillo (@ftsaez).

Os he de confesar que lo primero que he hecho ha sido ver, en clave personal, cómo quedaría mi materia en la nueva Ley. Algo que, he de reconocer que ha sido hecho de forma totalmente egoísta. Enfrentarse a las malas noticias lo llamarían algunos. Una materia, Tecnología, que reconozco que está mal implementada y desarrollada curricularmente en secundaria. Una materia que, en demasiadas ocasiones (al margen de los talleres -donde, con algunos docentes de la misma, se están haciendo auténticas maravillas-) entra en colisión con otras materias. Se repiten cosas. Se duplican contenidos. Eso era algo a lo que se tenía que hacer frente. Eso era algo que se debía de cambiar en cualquier nuevo redactado o modificaciones legislativas sobre temas curriculares. Algo que se ha optado por solucionar de manera drástica. Algo que implica la desaparición de más del 80% de horas de la materia en los centros educativos. Algo que obliga a recolocar a los miles de docentes de dicha especialidad (ver los artículos 24 y 25 de organización de la ESO y del Bachillerato).

Artículo 24. Organización de los cursos primero y segundo de Educación Secundaria Obligatoria

1. Las materias del primer curso de la etapa serán las siguientes:

a) Ciencias de la naturaleza: biología y geología
b) Educación física
c) Ciencias sociales, geografía e historia
d) Lengua castellana y literatura y, si la hubiere, lengua cooficial y literatura
e) Primera lengua extranjera
f) Matemáticas
g) Educación plástica y visual
h) Tecnologías

2. Las materias del segundo curso de la etapa serán las siguientes:

a) Ciencias de la naturaleza: física y química
b) Educación física
c) Ciencias sociales, geografía e historia
d) Lengua castellana y literatura y, si la hubiere, lengua cooficial y literatura
e) Primera lengua extranjera
f) Matemáticas
g) Música
h) Educación cívica y constitucional

3. Asimismo, los alumnos cursarán al menos una materia optativa. La oferta de materias en este ámbito de optatividad deberá incluir una segunda lengua extranjera.

4. Sin perjuicio de su tratamiento específico en algunas de las materias de la etapa, la comprensión lectora, la expresión oral y escrita, la comunicación audiovisual, las Tecnologías de la Información y la Comunicación, el emprendimiento y la educación cívica y constitucional se trabajarán en todas las áreas.”

Artículo 24.bis. Organización de tercer curso de Educación Secundaria Obligatoria

1. Las materias del tercer curso de la etapa serán las siguientes:

a) Biología y geología
b) Física y química
c) Educación física
d) Ciencias sociales, geografía e historia
e) Lengua castellana y literatura y, si la hubiere, lengua cooficial y literatura
f) Primera lengua extranjera
g) Matemáticas: los alumnos podrán optar por dos modalidades diferentes en la materia de Matemáticas, una de iniciación a las enseñanzas académicas y otra de iniciación a las enseñanzas aplicadas
h) Música
i) Materia de modalidad

3. Asimismo, los alumnos cursarán al menos una materia optativa. La oferta de materias en este ámbito de optatividad deberá incluir una segunda lengua extranjera, así como una materia relacionada con la educación plástica.

4. Sin perjuicio de su tratamiento específico en algunas de las materias de la etapa, la comprensión lectora, la expresión oral y escrita, la comunicación audiovisual, las Tecnologías de la Información y la Comunicación, el emprendimiento y la educación cívica y constitucional se trabajarán en todas las áreas.

5. Las materias de modalidad serán las siguientes:

a) Diseño y tecnología
b) Utilitzación de las Tecnologías de la Información y la Comunicación

Artículo 25. Organización de cuarto curso de Educación Secundaria Obligatoria

1. El cuarto curso de la Educación Secundaria Obligatoria tendrá un carácter orientador, y se podrá cursar para la iniciación al Bachillerato en la opción de enseñanzas académicas, o para la iniciación a la Formación Profesional en la opción de enseñanzas aplicadas.

2. Todos los alumnos deberán cursar las materias siguientes:

a) Educación física.
b) Lengua castellana y literatura y, si la hubiere, lengua cooficial y literatura.
c) Matemáticas: los alumnos podrán optar por dos modalidades diferentes en la materia de Matemáticas, una correspondiente a enseñanzas académicas y la otra a enseñanzas aplicadas. d) Primera lengua extranjera.

3. Los alumnos que opten por enseñanzas académicas cursarán, además, las siguientes materias:

a) Física y Química; o Geografía e Historia.
b) Biología y geología; o Latín.
c) Una materia optativa: la oferta de materias en este ámbito de optatividad deberá incluir una segunda lengua extranjera, así como una materia relacionada con la educación plástica.

4. Los alumnos que opten por enseñanzas aplicadas cursarán, además, las siguientes materias:

a) Ciencias aplicadas a la actividad profesional.
b) Tecnologías de la Información y la Comunicación.
c) Una materia optativa: la oferta de materias en este ámbito de optatividad deberá incluir la materia de Iniciación a la vida laboral y la actividad emprendedora, así como una materia relacionada con la educación plástica.

5. Los centros deberán ofrecer las opciones citadas en los apartados anteriores. Solo se podrá limitar la elección de los alumnos cuando haya un número insuficiente de los mismos para alguna de las materias u opciones a partir de criterios objetivos establecidos previamente por las Administraciones educativas.

6. Sin perjuicio de su tratamiento específico en algunas de las materias de este cuarto curso, la comprensión lectora, la expresión oral y escrita, la comunicación audiovisual, las Tecnologías de la Información y la Comunicación, el emprendimiento y la educación cívica y constitucional se trabajarán en todas las materias.

7. El alumnado deberá poder alcanzar el nivel de adquisición de las competencias básicas establecido para la Educación Secundaria Obligatoria tanto por la opción de enseñanzas académicas como por la de enseñanzas aplicadas.”

 Se añade un apartado 6 al artículo 26 con la siguiente redacción:
“4. La lengua castellana o la lengua cooficial sólo se utilizarán como apoyo en el proceso de aprendizaje de lengua extranjera. Se priorizarán la comprensión y expresión oral.”

Se confirma el “tecnocidio”. Desaparece la Tecnología de segundo, tercero y cuarto de ESO creándose unas materias que, nadie sabe muy bien de qué irán (a falta del currículum) ni que perfil profesional las dará, de Diseño y Tecnología, amén de las fantásticas Tecnologías de la Información y la Comunicación. También comentar que en Bachillerato desaparece Tecnología Industrial, Electrotecnia y Mecánica. Es decir, que todos los que aprobamos unas oposiciones de Tecnología en concurrencia pública y principios de igualdad quedaremos al albur de lo que nos quieran hacer dar, con todo el perjuicio que ello suponga a nuestros futuros alumnos. La afección del anteproyecto también es inmediato ya que los docentes de Tecnología que estemos optando este año por montar materiales debemos replantearnos esta nueva situación y ver si conviene prepararlos para algo que va a dejar de existir. Yo lo tengo claro… si me reubican me pido “patronaje y confección” o “cocina”. Al menos aprenderé algo.

Lo que sí que me sorprende es que la afección de dicho anteproyecto no ponga énfasis en primaria que, no hemos de olvidar, es donde se necesita abocar recursos ya que es la etapa en la cual se gesta ese fracaso escolar que tanto se quiere evitar. Pocas líneas para mantener un currículum cerrado con la única salvedad de la eliminación de la materia de educación en valores.

Me queda sólo una duda en cuanto a las materias, ¿habrán eliminado religión? No se menciona en ningún punto del redactado, aunque permitidme dudarlo. Aún más con el perfil claramente marcado en este sentido del gobierno y de la oposición.

A propósito, los artículos anteriores están muy relacionados con unos que afecta directamente a la movilidad del profesorado.

El Gobierno, previa consulta a las Comunidades Autónomas, podrá establecer las condiciones y los requisitos para que los funcionarios pertenecientes a alguno de los cuerpos docentes recogidos en el apartado anterior puedan excepcionalmente desempeñar funciones en una etapa o, en su caso, enseñanza distintas de las asignadas a su cuerpo con carácter general. Para tal desempeño se determinará la titulación, formación o experiencia que se consideren necesarias.

Lo anterior viene complementado con un nuevo redactado donde se incorpora la posibilidad de “traslados forzosos” del funcionario. Unos traslados siempre motivados por el Director (que lo va a poder hacer con la nueva legislación) o la Administración.

Eso sí, para acabar dos detalles para ver el perfil político del gobierno actual. Un guiño descarado a los centros del Opus para que puedan seguir recibiendo dinero público (en forma de conciertos educativos) en sus centros de educación diferenciada (punto 38)

En ningún caso habrá discriminación por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social.

Lo dispuesto en el párrafo anterior no será obstáculo para que los centros de educación diferenciada por sexos puedan suscribir los conciertos a los que se refiere el artículo 116 de esta ley orgánica, siempre que la enseñanza que impartan se desarrolle conforme a lo dispuesto en el artículo 2 de la Convención relativa a la lucha contra las discriminaciones en la esfera de la enseñanza de 14 de diciembre de 1960

Y otro detalle importantísimo que tiene mucho que ver con el rumor (cada vez más extendido y en demasiadas ocasiones contrastable) de que los centros concertados y privados inflan las notas de sus alumnos: la desaparición de la Selectividad. Desaparece la única prueba que igualaba los desajustes en las calificaciones entre públicos, concertados y privados. Una prueba que servía para corregir ese “siempre supuesto” inflado de calificaciones que he comentado anteriormente. Algo que se cepillan de un plumazo para dotar a las Universidades de la posibilidad de establecer (o no) sistemas de acceso (que pueden consistir en entrevistas, considerar sólo las notas de bachillerato, etc.).

Artículo 37. bis. Acceso a la Universidad

De acuerdo con la legislación vigente, el Gobierno establecerá la normativa básica que permita a las universidades fijar los procedimientos de admisión de los alumnos que hayan obtenido el título de Bachiller o equivalente, que deberán respetar los principios de igualdad, no discriminación, mérito y capacidad y que utilizarán alguno o algunos de los siguientes criterios de valoración de los estudiantes:

a) Calificación final del Bachillerato.
b) Modalidad y vía cursadas en el Bachillerato, en relación con la titulación elegida.
c) Calificaciones obtenidas en materias concretas de los cursos de Bachillerato, o de la evaluación final de Bachillerato.
d) Formación académica o profesional complementaria.
e) Evaluación específica de conocimientos y/o de aptitudes personales.
f) Otros estudios universitarios cursados con anterioridad.

No obstante, cuando la universidad establezca procedimientos de admisión en alguna titulación oficial, el acceso a aquélla vendrá determinado por la valoración conjunta resultante de ponderar la calificación final del Bachillerato y la calificación obtenida en el procedimiento de admisión establecido. La ponderación de la calificación final del Bachillerato tendrá que tener un valor, como mínimo, del 60 % del resultado final del procedimiento de admisión.

El acceso a las enseñanzas universitarias de carácter oficial para las que no se hayan establecido procedimientos de admisión vendrá determinado exclusivamente por la calificación final obtenida en el Bachillerato

No queriendo entrar en el sistema de selección de los Directores, ni en las múltiples evaluaciones, ni en el preámbulo donde habla de la Educación como algo puramente económico (“La educación es el motor que promueve la competitividad de la economía y el nivel de prosperidad de un país“) me atrevo a pronosticar que esta nueva Ley va a mejorar una cosa: los resultados electorales de los dos grandes partidos políticos. De los casi veinte millones de ciudadanos que en las últimas elecciones votaron a los dos partidos mayoritarios (votos ya influenciados por las primeras generaciones de la LOGSE que ya votan y a la calidad de los programas televisivos) posiblemente se pase a aumentar los mismos en una proporción interesante. ¿Alguien se piensa, a estas alturas de la película, que la Ley Educativa se hace para la mejora de la Educación? Ilusos.

Tags: No tags
0

6 Responses

Deja un comentario