Determinismo genético en el ámbito educativo

Siempre sorprende encontrarte con estudios que, curiosamente, determinan diferencias genéticas para explicar los resultados académicos de los alumnos. Desde el nazismo (e incluso bastante antes) siempre ha habido ganas, por parte de algunos, de encontrar diferencias intelectuales debidas a un componente genético. Ayer mismo, sin ir más lejos, un titular llamativo… “los niños ricos son más listos“. Curioso. Siempre resulta curioso analizar este tipo de estudios controvertidos. Estudios que otorgan un valor académico a lo puramente genético y que obvian, en la mayoría de ocasiones, al contexto en el cual viven esos niños.

Fuente: http://www.shutterstock.com/

Fuente: http://www.shutterstock.com/

Entre el determinismo genético de principios de los años veinte en Estados Unidos donde se exponía que los negros eran inferiores por tener una configuración neuronal diferente, pasando por el régimen nazi donde, se defendían tesis parecidas, seguimos cayendo en el error de considerar verídicos estos informes interesados. ¿Realmente alguien cree que la capacidad intelectual viene definida genéticamente? Una cosa es el cociente de inteligencia que, ya se ha demostrado que sirve para poco menos que otorgar un número determinado. Lo importante es la generación de conextos donde no haya diferencias de aprendizaje. Contextos que poco tienen que ver con mayor o menor capacidad craneal (por cierto, los hombres prehistóricos tenían más capacidad craneal que el sapiens sapiens) y mucho con los ambientes en los que se muevan los niños. Sí, el determinismo genético es una patraña que, tan pronto se monta como desmonta, para mantener unas determinadas posturas ideológicas. Queda muy bien decir que el niño rico es más listo y, de ahí permiten que deduzcamos que, como el niño rico es más listo, es normal que los ricos gestionen nuestra sociedad. El problema es que esa visión sesgada la comparten muchos. Nadie se preocupa en discutir esa supuesta evidencia genética mediante el entorno. Porque, salvo excepciones de exceso de cromosomas o alelos mal situados, el ser más o menos listo va a depender de los inputs a los que se someta a los niños. Sí, en una favela va a ser más difícil que uno se saque Medicina pero, ¿qué pasaría si aisláramos al niño nacido en la favela al nacer y lo pusiéramos en una casa “rica culturalmente”? ¿Alguien cree que tendría menos posibilidades de convertirse en médico que un niño de los barrios “ricos”? Por favor… que el discurso determinista tiene mucho de ponzoñoso.

Yo no creo que un niño sea más o menos inteligente por el hecho de nacer en una familia rica o pobre. Lo que sí estoy seguro es que, las facilidades para el desarrollo intelectual, van a ser mejores en una casa con posibles. Porque, seamos sinceros, a falta de determinismo genético que algunos tanto buscan, lo único que está demostrado es que si uno nace en un determinado tipo de familia (con recursos económicos y determinado nivel cultural) lo va a tener bastante más fácil en sus estudios.

Por cierto, ¿tendrán algo que ver las inteligencias múltiples de Gardner con este determinismo genético tan interesado? Simplemente por preguntar.

2 Responses

Deja un comentario