Derechos de explotación sobre materiales educativos

Dentro del curso del ITE que estoy cursando este primer cuatrimestre sobre “Creación, reutilización y difusión de contenidos” me he encontrado con una cuestión referente a los derechos de propiedad y explotación sobre los materiales educativos que realizamos los docentes fuera de nuestro horario laboral. Pues bien, según se nos informa textualmente en dicho curso…

Aunque el docente sea el único creador del material que va a ser utilizado dentro de su actividad, no tenemos que olvidar que en la mayor parte de los casos le une una relación de tipo laboral o funcionarial con el centro en el que desempeña su labor (por ejemplo un colegio público o privado).

Generalmente la mencionada relación de dependencia y remuneración por la prestación de sus servicios implica una cesión de los derechos de explotación sobre sus obras, entendiéndose que dentro de su salario se incluyen las contraprestaciones económicas por el uso de sus creaciones intelectuales. Normalmente la cesión se efectúa para siempre, aunque se haya extinguido la relación laboral. Si no se ha pactado nada se entiende efectuada la cesión de un modo amplio, pero siempre tendrán preferencia los acuerdos o pactos individuales.

El autor no podrá hacer uso de sus creaciones para actividades distintas a las que fueron creadas, a menos que cuente con el permiso del titular de los derechos de explotación.

Por tanto, parece ser que, de facto, la Administración Educativa se está apropiando de todos nuestros materiales que estamos creando en nuestras horas “extra” (no contempladas dentro del convenio marco de nuestro horario laboral) y, que en cualquier momento, debido a su cesión inmediata a la Administración, la misma puede efectuar con ellas cualquier tipo de uso (aunque sean las de docentes que se amparen en copyright).

Visto lo anterior y, la desprotección que eso significa para todos aquellos docentes que, en muchos casos gastamos dinero para tener un dominio y alojamiento en condiciones, pasándonos muchas horas elaborando material educativo (o de aplicación educativa) de diferente índole, sin recibir ningún apoyo de la Administración y, encontrándonos con que automáticamente todo nuestro material pasa a sus manos. Quizás nos tendríamos que replantear la situación administrativa y, presionar a la propia Administración para que ofreciera algún tipo de contrapartida para los que están publicando material “en abierto de libre distribución”, o diera alguna opción para quienes quieran ejercer el lícito, aunque a mi gusto no recomendable para temas educativos, derecho de licenciar sus obras bajo licencias restrictivas.

Una cuestión muy peliaguda, que puede llegar a frenar a muchos docentes a la hora de dedicarse un sinfín de horas de su tiempo libre realizando tales menesteres.

Tags: No tags
0

10 Responses

Deja un comentario