Denuncia a tu profe

Grave no, gravísimo. Así denomino a la caza de brujas desatada por el Partido Popular de mi Comunidad mediante la creación de una campaña para que, alumnos y padres, denuncien anónimamente a los profesores de sus hijos ante cualquier atisbo de “adoctrinamiento” (fuente). Uno, además docente que puede ser sometido alegremente a dicha denuncia anónima, se queda a cuadros al leer lo anterior. Más aún cuando no es trabajo de un partido político el denunciar a nadie salvo a los suyos que metan la mano en la caja. Y creo que los que conocemos un poco qué ha pasado en los últimos tiempos en Valencia sabemos que esos miles de euros en sobres, contados vía telefónica, jamás tuvieron ningún tipo de reacción por los de su partido. Ya, lo sé. Es demagogia pura y dura lo que estoy diciendo porque estoy comparando churras con merinas pero, ¿nadie se acuerda que estos que ahora están montando la campaña, cuando mandaban, “despilfarraron” mil millones en sobrecostes de los barracones que iban poniendo por determinados centros educativos? (fuente). Algo que no hicimos los docentes. Lo hicieron ellos y hay suficientes pruebas para haberlos llevado a juicio. Eso sí, ¿por qué ninguno de los que han montado esta campaña dijeron nada entonces? Alguno de ellos, curiosamente, que jamás ha pegado un palo al agua salvo para ejercer cargos muy bien remunerados en la Consejería de Educación.

Fuente: https://ppcv.com

Pero no entremos en lo anterior, ni en la acusación de un ex consejero de Educación contra un director por haber puesto en su centro su retrato boca abajo. Da la sensación que eso de la libertad de expresión y la crítica algunos no lo ven demasiado bien. Y eso que yo estoy convencido de que si pusiera mañana a Marzà en mi centro boca abajo (no, no tenemos los cuadros porque no se han enviado ni asumido ese coste que yo sepa -puedo equivocarme-) nadie me sancionaría por ello. Ni tampoco si pusiera a Oltra o Ximo Puig. Claro que es mi percepción pero, sinceramente, los únicos que me han dado miedo para que pudiera expresarme libremente en Valencia han sido los del partido de la gaviota. No creo tan siquiera que Ciudadanos estuviera por la labor de esa persecución pero dejad que, en este caso y sabiendo qué ha hecho y está haciendo en otras Comunidades, no me moje las manos…

Cuando un partido político que se cargó la educación en la Comunidad Valenciana (no solo la pública porque, mirando datos de abandono escolar sin tener en cuenta la tipología de centros se ve que son un auténtico desastre desde hace décadas) se dedica a la persecución de quienes no piensan como ellos poniéndoles, un día sí y al otro también, la espada de Damocles en la cabeza para que no hablen de nada a sus alumnos vamos apañados. Ahora va a resultar que no voy a poder decir a los chavales que me parece una barbaridad lo de “la manada”, que debe haber igualdad entre hombres y mujeres o, simplemente, bautizar a un robot que tenemos como Puigdemont (bautizo realizado por los alumnos sin ningún tipo de presión) por miedo al qué pueden hacer sus afines que no entienden en qué consiste ser docente. Seguro que también piden denunciar al de religión que explica barbaridades, niega leyes establecidas (como el divorcio o el aborto) o, simplemente, pone DVD pirata a los alumnos realizados por alguna secta de esas que hay dentro la Iglesia Católica. O a aquellos coles que segregan por sexo diciendo que la mujer es inferior al hombre y debe estar sometida a su servicio. O, quizás yendo más lejos, a aquellos que defienden los campos de exterminio nazis y que consideran los muertos en la Guerra Civil como algo necesario. Por cierto, ¿es adoctrinar decir que determinados festejos te parecen deplorables? Creo que a algunos se les va la pinza.

Lo que me preocupa del asunto es el seguir poniendo en el disparadero al docente. Me da la sensación que el objetivo final sería montar algo parecido a los pelotones de fusilamiento para que, una vez pasado el tamiz de la inquisición y negarse a votar al PP, ese docente díscolo o que intenta transmitir una visión muy poco “pepera” a su alumnado, fuera ejecutado sumariamente no vaya a ser que el alumnado tenga visiones divergentes de lo que está sucediendo en su contexto. Sabéis eso de que vinieron a por los (…) y al final a por ti. Pues eso.

Un detalle, si alguno de mis alumnos o los padres de los mismos quiere denunciarme por ser catalán, hablar de ciertas cuestiones controvertidas en el aula, cuestionar bautizos, comuniones y fiestas de guardar o, simplemente, hablar de lo que está sucediendo en la sociedad, les recomiendo que llenen el siguiente documento (enlace). Y si no me conocéis y queréis hacer una denuncia bajos supuestos o por lo que digo en las redes o en el blog podéis preguntarme en qué centro trabajo y así os pongo fácil el rellenar el documento. Además me ofrezco de gratis a corregiros las faltas de ortografía en la denuncia (tanto si la escribís en valenciano/catalán/mallorquín/… como en castellano).

Fuente: https://ppcv.com

Eso sí, os informo que el lunes volveré al aula sin ningún tipo de miedo a represalias, hablando de lo que a mí me apetezca. Y os prometo que NADIE va a hacer que cambie lo anterior y pueda cuestionar, tanto en mi centro como en el blog, determinadas cuestiones relacionadas con lo que está sucediendo 😉

La ideología de uno es personal e intransferible. Los docentes somos personas y, además, estamos encargados de la educación de vuestros hijos. Y os prometo que lo intentamos hacer lo mejor posible, a pesar de todos aquellos que se empeñan en criminalizarnos.

Deja un comentario