Del rap a la película. Dos caras de una misma moneda

Hoy me permito enlazar dos proyectos. Dos proyectos que, aunque en sus orígenes tienen diferencias, vienen a propugnar lo mismo. Un cambio de modelo educativo para centrarse en el alumno. Bueno, en el primer caso, quizás se centren en el entramado tecnológico que habría de permitir un nuevo tipo de aprendizaje.

No me han gustado. Me parecen excesivamente banales y manipuladores en su ideología. No dan soluciones. Plantean preguntas y condicionan a actuar en algo siguiendo el libre albedrío de los chavales. Permitiendo que sean ellos los directores de orquesta de todo el sistema. Permitiendo que sean ellos y sus maravillosos dispositivos móviles (en el caso del videoclip de la cancioncita de marras patrocinado por la Fundación Telefónica) quienes controlen todo el sistema educativo. Algo falla de nuevo. Pasamos de directores externos a usuarios del servicio. Una frasecita que me disgusta. A mi es que la denominación de ser usuario o cliente de un servicio como el educativo es que me da un poco de grima.

¿Por qué no empezar a hablar en primer lugar del videoclip? Un videoclip muy bien elaborado pero con una falta de valor en su mensaje. Un mensaje exclusivamente basado en las nuevas tecnologías. En las herramientas como mejora educativa. Normal viniendo de Telefónica. No van a decir que las TIC son algo complementario (o, si me lo permitís, incluso suplementario) a un modelo educativo basado en la necesaria asimilación de conocimientos, procedimientos y actitudes. He usado en lo anterior la tan denostada LOGSE. Una de las pocas cosas en las que tuvo acierto. En distribuir el aprendizaje del alumno en esos tres grandes bloques.

httpv://www.youtube.com/watch?v=3_3XKefLsig

Quizás no lo he sabido ver, pero a mi no me convencen ni el mensaje de fondo ni el mensajero. Un mensaje que se ha demostrado falso (la tecnología masiva introducida en las aulas no ha tenido el efecto maravilloso que se argumenta -y no sólo por la falta de formación del profesorado-). Un mensaje rebatible por todos aquellos cientos de miles de docentes que pisan cada curso las aulas de nuestro país y que se encuentran con la realidad más allá del artificio de este efectista vídeo.

Sigamos con la película. Una película que sólo ser lanzada me he apresurado a consumir. Un intento de documental más bien. Una película muy bien elaborada pero que falla en las apreciaciones. Llega un momento en que parece, como me ha comentado alguien hoy, una crítica enojada de jóvenes contra sus padres. Una crítica adolescente por su supuesta incapacidad de elegir el mejor sistema para su Educación. Una Educación que, según ellos, ha de estar sujeta a los valores de amor, amistad, empatía y negacionismo de cualquier tipo de conocimiento memorístico o evaluación de su aprendizaje. Una Educación que habría de rozar el libertinaje. El laissez faire.

httpv://www.youtube.com/watch?v=-1Y9OqSJKCc

Seguro que estoy equivocado en mis apreciaciones y lo que subyace, tanto en el videoclip como en la película, es algo realmente relevante para cambiar un modelo educativo. Seguro que combinando el libertinaje o los modelos educativos basados en aprender lo que uno quiera implementando soluciones tecnológicas (herramientas) funcionarían, pero como la realidad de muchos años de docencia y mis escasos conocimientos metodológicos me limitan bastante me da la sensación que todo lo anterior es un gran bluff. Como siempre digo… una opinión totalmente personal y subjetiva.

Eso sí, no me gustaría dejar de destacar en el caso del documental, el excelente trabajo de todos los profesionales que han trabajado en ese maravilloso proyecto de crowdfunding. Un proyecto que, a pesar de mis discrepancias con lo que se promulga desde el “falso documental”, es totalmente recomendable de seguir y ver cómo se ha llegado a obtener este gran producto de visionado y distribución gratuita.

Tags: No tags
0

5 Responses

Deja un comentario