¿Debemos enseñar lo último?

Lo reconozco. Soy un auténtico conejillo de indias de lo nuevo que aparece en tecnología educativa. Sí, programa que sale o incluso, si puedo acceder a ella, la última tecnología es lo que me gusta trastear. Y, posteriormente, si me satisface la prueba lo traslado a mi aula. Al menos en lo que se refiere a la parte de cuestiones que dependen más de la red que de equipamiento tecnológico. Más en referencia a los programas y, mucho menos, a las novedades en cuanto a cacharrería.

Fuente: http://tecnologia.loquenosabias.com
Fuente: http://tecnologia.loquenosabias.com

Ello me lleva, en muchas ocasiones, a pensar si es necesario enseñar lo último. Aquello que está justo en el candelero. Aquello que, al igual que la mayoría de lo que sucede en el ámbito tecnológico, va a ir evolucionando a días vista. Sí, enseñar algo “nuevo” ya se convierte, en poco tiempo, en una tecnología obsoleta. En un descubrimiento que ya va acumulando polvo porque ha salido algo de uso más fácil y, como no, con infinitas posibilidades.

Si un pobre docente de Secundaria se lo plantea, ¿qué debe estar pasando en la Universidad? ¿Cómo se puede enseñar cirugía sin tener en cuenta los últimos avances? Me imagino la evolución que ha experimentado mi rama de ingeniería para considerar todos mis estudios totalmente obsoletos. Sí, ahora si entrara a trabajar de lo que estudié, seguro que nada se parece a lo que me explicaban porque, a nivel agronómico (estudié ingeniería del ramo), ha habido gran cantidad de innovaciones.

Plantearme que el conocimiento es dinámico me genera una gran desazón. Más aún al ver que unos insisten en enseñar lo de siempre y otros tendemos a enseñar lo último. Y, seguro que en los dos casos, nos estamos equivocando. Porque tan malo es lo de siempre como lo de ahora. Tan difícil es vislumbrar lo que va a haber que, en muchas ocasiones, plantear lo antiguo o lo último es demasiado poco importante. Sí, reconozco que tampoco es cuestión de enseñar a escribir con tintero y pluma pero, de ahí a enseñar a escribir en pantallas táctiles que, tampoco sabemos si va a ser lo que se va a usar en un futuro, me genera mucha dudas.

No lo sé. Quizás es que veo que la sociedad y lo tecnológico avanza a ritmos exponenciales. Quizás es que veo que cuando enseño algo, al poco tiempo ya hay algo mejor. Quizás es que, la volatilidad de los tiempos hace que los mismos sean poco importantes. Es por eso que más allá de la herramienta o el contenido (también, en muchos casos, desactualizable a corto período) convendría plantearse una educación basada en estrategias. Estrategias también llenas de contenido. Contenido que, a su vez, fuera sólo la base de futuros aprendizajes. Porque el conocimiento por si sólo sirve de poco aunque, si a lo anterior conseguimos aportarle la capacidad de adaptarse a lo que nuestros alumnos se encuentren en un futuro, ya estamos dando un paso más allá. Un paso que es imposible de medir porque, ¿quién se atreve a suponer cómo será la sociedad y los diferentes trabajos más allá de esos adivinos del tarot? Yo, no.

3
Responder

avatar
  
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
3 Comment threads
0 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
1 Comment authors
¿Debemos enseñar lo último...José Rodrigo - Profesor SanitarioBitacoras.com Recent comment authors

  Subscribe  
Notifica
trackback

Información Bitacoras.com

Valora en Bitacoras.com: Lo reconozco. Soy un auténtico conejillo de indias de lo nuevo que aparece en tecnología educativa. Sí, programa que sale o incluso, si puedo acceder a ella, la última tecnología es lo que me gusta trastear. Y, posterior…

José Rodrigo - Profesor Sanitario
Guest

Convivir con trabajadores funcionarios en ocasiones visibiliza más estas cuestiones que señalas, yo soy demasiado atrevido hasta el punto de resultar demasiado inconsciente. Se puede trabajar por resultados o dejarlo al azar, pero es importante medir qué hacemos; se puede trabajar con el objetivo único de enseñar, pero también con el objetivo de que los alumnos que nos asignaron al principio de curso aprendan y nos enseñen también ellos como balance a final de curso, y sobre todo compartir qué es lo que hacemos. Me da que no tenemos cultura crítica (hacia nosotros), sólo cultura crítica (hacia los demás), también… Leer más »

trackback

[…] Lo reconozco. Soy un auténtico conejillo de indias de lo nuevo que aparece en tecnología educativa. Sí, programa que sale o incluso, si puedo acceder a ella, la  […]

You May Also Like