De la estupidez del funcionario

No tengo claro si el funcionario nace o se hace. Sé que es un estatus laboral al cual se accede después de haber pasado unas oposiciones en justa competencia y concurrencia. Sé que es un estatus laboral al cual accedí ya hace algunos años. Sé que es algo que, supuestamente y sin a día de hoy tenerlo nada claro, permite un trabajo “mal pagado” (comparativamente con la empresa privada -aunque hoy en día se cobren en la misma sueldos “de mierda”-) a perpetuidad. Algo en lo cual uno si quiere puede jubilarse. Algo que le va a servir para traer pan caliente a su casa con independencia de las inclemencias mercantiles que se produzcan a su alrededor.

Hay algo que no entiendo. Que conforme pasa el tiempo me genera más desazón. La cantidad de funcionarios estúpidos que se reproducen como setas. De aquellos que optan por entidades sanitarias concertadas en lugar de escoger la Seguridad Social. De aquellos que optan por conciertos para escolarizar a sus hijos. De aquellos que huyen masivamente de los servicios públicos en los que ellos desempeñan su labor para acudir a servicios concertados (pagados por el Estado pero de gestión privada).

¿Es legal hacerlo? Claro que sí. La libertad de elección es algo contra lo que no se puede argumentar. ¿Es ético hacerlo? Cuestionable. ¿Cómo vas a defender algo en lo que no crees y ejercer tu profesionalidad en dicha faceta? Pero dejémonos de moralinas varias y vayamos a un tema en el que quizás muchos de esos funcionarios no piensan. ¿Realmente no tienen pensamientos egoístas hacia la mano que les da de comer? ¿Realmente es necesario morder esa mano con sus actuaciones? ¿Realmente no ven las consecuencias de esas decisiones hipócritas que están tomando?

Voy a hablar en clave egoísta. Haciendo algunas preguntas en voz alta para aquellos de entendederas limitadas. Para aquellos que piensan que esas decisiones no les van a traer consecuencias. Para aquellos que piensan que llevar a sus hijos a esos maravillosos centros concertados (hay algunos docentes de la pública que incluso los llevan a esos que separan niños y niñas), que usar la sanidad concertada u otros servicios igualmente subvencionados no va a tener ninguna afección sobre su trabajo. Que usar unas camisetas con diferentes eslóganes, defender el nepotismo en la selección de los trabajadores (comisiones de servicio a dedo) y decir con la boquilla para que alguien que no les conozca lo bonito y maravilloso que es lo público les va a impedir ser castigados por esa estupidez que cometen. Eso sí, después haciendo para ellos y sus familias lo contrario. Vender eso en lo que no creen.

En Valencia capital ya son más del 50% los alumnos que irán a centros concertados este año. En la mayoría de Comunidades se sigue la misma tónica. El número de alumnos que se escolarizan en la pública no para de trasvasarse hacia centros concertados. No nos podemos quejar. Lo estamos incentivando nosotros. A propósito, lo anterior implica reducción de personal en la pública. Sobran docentes. Primero sobran interinos. Los funcionarios también acabarán sobrando. Hay casi un millón y medio de funcionarios que han optado por la sanidad privada como comentaba anteriormente. Es mucha gente. Son muchos servicios que pueden desaparecer. Cuando hayan desaparecido y sólo exista sanidad privada que ninguno de esos funcionarios se queje. Que no se quejen de que no pueden pagar su asistencia sanitaria o la de sus hijos. Que no se quejen por haber perdido su trabajo al sobrar los funcionarios. Que no se quejen cuando, a corto plazo, su centro de trabajo reduzca plantilla y les obligue a desplazarse a cientos de quilómetros de sus domicilios.

No me esperaba tamaño despropósito de la mayoría de mis compañeros. Interinos a la cola del paro con sus hijos en la concertada. Lo más surrealista hecho realidad. Hipocresía que cuando estén a la cola del paro, llorando desconsoladamente por haber perdido un trabajo que consideraban a perpetuidad, va a amargarles muchas cosas. Algo que, tarde o temprano, gracias en parte a esos funcionarios estúpidos, va a suceder.

Estúpidos funcionarios.

0 0 vote
Article Rating
Subscribe
Notifica
guest
27 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
Concepció Mas (@empordanesa13)

Vaya muy enfadado te veo , debo reconocer que con razón nosotros mismos nos ponemos muchas veces palos en las ruedas. ¿Cómo confiar en la escuela pública cuando tantos maestros llevan a sus hijos a la concertada?.. esta seria la pregunta que debe hacerse la sociedad delante de este hecho. En lo de la sanidad en el mismo momento de entrar a ser funcionario te ofrecen MUFACE que ya por ser otro nombre no se entiende que que la misma administración vaya por otro camino , dentro del mismo te da acceso a varias entidades concertadas , el mismo estado… Leer más »

Isabel

Jordi,

Lo repetiré : ojalá los funcionarios de la escuela pública fueran como tú. Has acertado con el título. Estúpidos porque la Sanidad Pública es lo mejor que tenemos en el país; los mejores profesionales, con vocación, la investigación…Nada de lo que yo diga importa. Es más que sabido (menos por los funcionarios-maestros), y nos la estamos cargando.

julio

Ya era hora de que saliera este debate. Algo que todos sabemos, hacemos, pero miramos hacia otro lado porque el “enemigo” no es la administración sino nuestro compañero de al lado. Hay que exigir responsabilidad a la administración para que no decaiga nunca la educación y la sanidad pública. Pero también tenemos que responsabilizarnos nosotros del asunto. Y esto a veces duele, porque no es sólo el Estado el que se lo pone fácil cuando tiene que tomar decisiones que implican sacrificio.
Enhorabuena Jordi por tu valentia y claridad.

Toni

Me he distanciado de algunas personas que estimaba por, simplemente, plantear esta cuestión. Algunos, incluso dirigen centros públicos, firman manifiestos a favor de la escuela pública, llevan pancartas y dirigen sindicatos “progresistas”.
Todo comenzó hace mucho tiempo. Nada más aprobarse la LODE, ya comenzó la deserción de los hijos de compañeros de trabajo hacía la concertada, en su versión religiosa o no. Ambas garantizan que sus pupitre, no sean ocupados por inmigrantes, hijos de parados.
¡Hipócritas¡

sergcastanye

Triste articulo, aunque no comparto contigo la generalización de qué los funcionarios son estúpidos. Desde la humildad, considerar que un colectivo es estúpido a priori sin analizar las causas verdaderas por los cuales actúan así no me parece nada acertado. Existe un problema y es un debate que se ha de poner sobre la mesa, sobre la financiación adecuada de los centros públicos, pues éstos son igual de capaces de generar conocimiento y bienestar de la misma forma que los privados, solo que los primeros son más eficientes, pues no se debe pagar el plus de beneficio privado y permite… Leer más »

“La realidad es que se elige ese tipo de centros por clasismo. Por no tener como compañeros de pupitres de sus hijos a personas de otras nacionalidades. Puro racismo que se niegan a reconocer. Bueno, más que racismo, prefiero el término clasismo (el árabe rico no molesta que comparta aula).” De verdad, creo que la realidad en tu comunidad valenciana debe ser muy distinta a la mía. En mi colegio concertado, como en toda Andalucía, el ingreso de los alumnos en la concertada se fija con los mismos criterios que en la pública (cercanía, vivienda, hermanos etc). Y te lo… Leer más »

Jordi, juro no hablar más sobre este tema (la concertada) por aquí, porque está claro que la verdad no está ahí fuera (aunque vivas en ella, de ella y con ella) sino en tus palabras y opiniones. Lamento la beligerancia con la que a veces se expresan los defensores de la pública atacando a la concertada para defender lo suyo. No hace ningún bien, cuando todos juntos tendrían que remar en la misma dirección para defender la educación. En fin. Así nos va. Simplemente puntualizarte, si quieres creerme claro. Ese bajo porcentaje de alumnos inmigrantes en concertados en los datos… Leer más »

Athenea

Estoy contigo. Cuando saqué plaza seguí y sigo en la Seguridad Social… y, la verdad, no entiendo por qué hay que aguantar que esas “maravillosas” mutuas, cuando tienen un problema peliagudo con un paciente lo pueden derivar sin más ni más a la pública. Creo que la Seguridad Social les debería cobrar el tratamiento de esos casos que le derivan porque, además, son los más costosos. En cuanto a la educación, mi hijo va a la pública, desde los tres años hasta que acabe. Pese a la falta de polideportivos, pese a la falta de instalaciones, pese a la falta… Leer más »

Jacobino David

Totalmente de acuerdo. Estoy harto de la “libre elección de los padres”, la “oferta de atención sanitaria” y otros términos que solo enmascaran clasismo y una gestión privada q cuando los números no cuadran tiran de la ubre de mamá Estado. Mucha defensa de la libre competencia pero no compiten limpiamente los concertados q seleccionan a su alumnado, dejando fuera al mas problemático. No compiten en igudad las clínicas q cuando la cosa se pone fea derivan a la sanidad publica. Soy docente de la publica, me forme en instituto y universidad publicas, mis hijos van a coles guarderías publicas… Leer más »

Gels

De acuerdo en la mayoría del artículo, pero no soy partidaria de generalizaciones. Como bien has matizado posteriormente, se trata de una conducta estúpida, no de un funcionario estúpido. Y diría que en ciertos casos, se le “obliga” en cierto modo a una u otra elección. Planteo el caso de una gran parte de funcionarios, principalmente en el sector educativo: funcionario que es de una comunidad autónoma A, pero que ha conseguido su plaza en una comunidad B. Este funcionario sigue empadronado en su ciudad (en la comunidad A), ya que de año en año le cambian de destino en… Leer más »

Valp

Yo no soy funcionario, pero por esa misma regla de tres que propones, ir a trabajar en coche en lugar de coger el metro, tren o autobús es estúpido. Creo que la cosa es bastante más complicada de lo que tú planteas, que además es el típico caso de plantear algo en forma de máximo (es decir, todo eso tiene sentido si lo hace la inmensa mayoría, cosa improbable). Pero piensa un poco, en el caso de la sanidad por ejemplo si sabes que lo más habitual que haces es tener citas con especialistas y que estas tardan en la… Leer más »

La utopía es bella

Plás, plás, plás…

Juan Luis

Yo soy uno de esos “funcionarios estúpidos” que lleva a sus hijos a la concertada. No huyo de nada ni tengo entendederas limitadas. Simplemente, llega un momento en que (no uno solo, la pareja) hay que decidir dónde llevas a los hijos. Además debes acertar con la primera opción, porque si no te la dan es difícil tener plaza en uno de los cuatro o cinco que quieres (públicos y concertados). Valoras todo, por supuesto también de los públicos: proximidad, calidad, número de plazas, dónde van tus conocidos (la gente de tu barrio de toda la vida), etc… Claro que… Leer más »

Juan Luis

Gracias por responder a la pregunta “personal” ya, que como decía, no estabas obligado. Dicho esto, creo que sigues generalizando y sobre todo haces juicios de valor gratuitos, considerando que los centros públicos se descartan siempre por clasismo o porque queramos aparcar a los niños ¿?. Yo no huyo de nada ni estoy obsesionado si algún día mi trabajo no es a perpetuidad (yo como imagino que tú y casi todo el mundo he tenido una época de trabajo no fijo). Y los centros públicos o concertados no son todos iguales. Nosotros, como decía, en nuestra lista pusimos de ambos… Leer más »

Manu

Cuando entré como funcionario en educación , estaba muy convencido de lo dices en tu artículo. Elegí la sanidad pública , era lo más coherente, estuve contento durante un tiempo. Entonces tuvé la necesidad de hacerme una serie de pruebas médicas y me di de bruces con una realidad muy dura , la sanidad pública estaba saturada , pruebas que necesitaban cierta urgencia tardaban meses en realizarse , operaciones de rodilla que no se hacen , mejor un bastón… En fin , no tardé en hacerme de una mútua, la salud es demasiado importante como para militar en una sanidad… Leer más »

27
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x
Ir arriba
0 Compartir
Compartir
Twittear
WhatsApp
Email