|

Dar cuatro instrucciones no es ser experto en inteligencia artificial

Estos últimos días he estado perdiendo bastante el tiempo por TikTok. Reconozco que la red social tiene una capacidad maravillosa para hacer pasar el tiempo porque, entre que me ponía a ver el primer vídeo hasta que lo dejaba, en muchas ocasiones había pasado la friolera de algunas horas. Sí, es una maravilla para captar la atención. Y, además, como se adapta a tus gustos, cada vez ves más vídeos de los que más tardas en pasar.

Dentro de esos vídeos que iba pasando, vi un montón de vídeos de “expertos” en inteligencia artificial que te decían cómo usar determinadas herramientas, o bien para automatizarlo todo y ganar un pastizal con ella y, en los últimos días, un porrón que dicen cómo puedes crear una maravillosa imagen con efecto Pixar. Sí, lo sé, también aunque no participe ya, es pasarse un rato por X y ver un montón de docentes que han creado ese tipo de imágenes, en ocasiones suministrando a la propia herramienta que han usado (Dall-e 3, usada gratuitamente desde Bing) imágenes propias. Unas imágenes que se crean tan solo escribiendo “quiero que me hagas una imagen basada en esta foto, añadiendo alumnado o un globo terráqueo (si se es de Geografía e Historia), con el estilo Pixar”. Bueno, escribiendo esto o algo parecido. Esto es lo que se denomina prompts o instrucciones. Y hay una gran cantidad de “expertos” que te dicen cómo hacerlo. E incluso te plantean el uso de estas cosas en el aula como auténticos gurús del tema.

Permitidme un inciso antes de continuar. Dentro de los vídeos que se me iban poniendo, también me apareció uno de un streamer muy conocido, en el que dijo que quería crear un videojuego de unas determinadas características porque tenía una idea maravillosa, dinero y sabía mucho de videojuegos porque llevaba jugando online un montón de tiempo. Sí, lo sé. Sustituid jugar a los videojuegos para ser un experto con haber sido alumno o ser alumno y ya encontraréis un símil muy interesante.

Pues bien, ni el streamer tiene ni pajolera idea de cómo se crea un videojuego, ni uno sabe de dar clase y/o de procesos de enseñanza-aprendizaje por haber sido alumno o ser familiar de uno de ellos ni, por desgracia para algunos, se es experto en inteligencia artificial por saber dar cuatro instrucciones a una determinada herramienta.

Para ser experto en inteligencia artificial (IA) lo que se necesita es tener una formación previa sólida, normalmente en informática, matemática en múltiples campos (por ejemplo, ciencia de datos) o, en caso de querer analizar el impacto de esa IA y lo que subyace tras la misma, formación en filosofía o psicología. No se es experto en IA siendo maestro, ni profesor de Lengua Castellana, Educación Física o Inglés. No se es experto en IA por hacer cuatro presentaciones, usando esas herramientas para montar cuatro actividades para el alumnado y dárselas de algo por ello. Es algo mucho más difícil y necesita, más allá de un centenar de horas poniendo instrucciones en determinadas herramientas, que surgen como setas, entender el concepto y los rudimentos de las relaciones y variables que implican las mismas. Y entender, especialmente, cómo se generan esos resultados y el algoritmo que subyace tras la muestra de los mismos.

Yo siempre he dicho que es muy fácil detectar al falso experto en algo. En este caso (el de la IA) es muy fácil. Tan solo hace falta que preguntéis a la mayoría de los que están en la tarima o al otro lado del curso online que estáis haciendo sobre el tema, la definición de algoritmo. Eso sí, sin que puedan buscar en Google. Bueno, si os dan la respuesta, tan solo debéis hacer una segunda pregunta para acabar detectando el fraude… ¿sabéis qué operaciones se están llevando a cabo en la herramienta antes de daros los resultados? Porque la IA no es una cámara oscura. Es algo que gestiona unos determinados procesos que siguen un determinado flujo de datos. Lo sé, tampoco sabrán qué es un flujo de datos.

Los que eran expertos hace dos días en Flipped Classroom, hace tres en ABP, hace cuatro en Visual Thinking y medio en programación por saber dar cuatro instrucciones a un gatito para que haga cosas en una pantalla, ahora son los nuevos expertos en IA. Tan solo hace falta que busquéis en vuestro buscador favorito los nombres de los, actualmente, expertos del uso de la IA en el ámbito educativo. Es muy fácil.

¿Qué eres? Docente experto en inteligencia artificial ¿Eres informático? No, he estudiado Pedagogía, pero se dar cuatro instrucciones a la herramienta de moda. Nada. Circulen.

Lo más importante del blog es que os paséis por aquí, pero si queréis colaborar en su mantenimiento…

Publicaciones Similares

Un comentario

Deja un comentario