Cursos de robótica e impresión 3D para docentes de la Comunidad Valenciana

Qué guay. Este año en mi Comunidad se han tirado a la piscina ofreciendo robótica e impresión 3D. Tres cursos (uno básico y dos avanzados) de un porrón de horas en el que, si todo va bien, va a permitirnos a los docentes ser el no va más a nivel tecnológico. Cursos, por cierto, realizados por Telefónica. La ilusión está a flor de piel. Estamos en un estado de excitación permanente. Coño, vamos a ser superinnovadores y a usar las últimas herramientas del mundillo educativo. No habrá secretos en la robótica. Lo de la impresión 3D se convertirá en un juego de niños. A la mierda lo de seguir haciendo maquetas con los alumnos de la ESO, usando sierras de marquetería, cola, lijas y otras herramientas tan obsoletas. Ya nos olvidaremos de ese arsenal de dotaciones obsoletas que no pasan, ni que el revisor tenga disminuidas todas sus capacidades, ningún sistema de revisión de prevención de riesgos laborales. Mola. Y mola mazo.

Fuente: Youtube

Tan sólo le veo una pequeña pega como docente que me he apuntado al curso. Bueno, una cosa es apuntarse y la otra que le soporten a uno en los foros cuando empiece a cuestionar ciertas cosas (ya, lo sé, me adelanto a los acontecimientos). La pequeña pega que le veo es para qué me va a servir, al igual que a los otros cientos de docentes que se matriculen, el curso. No hay equipamiento de robótica ni impresoras 3D salvo en algunos centros que, de forma más o menos enrevesada, han conseguido hacerse con lo anterior. Sinceramente esto de ofrecer un curso del que no hay posibilidad de trasladarlo al aula es un poco raro. Al menos en Madrid dotaron con algunas cosillas a los centros. Estar en la periferia es lo que tiene. Más aún cuando los encargados de la formación del profesorado (y no me refiero a los pobres tipos que están pringando en los CEFIRE) no saben diseñar un plan formativo en serio, más allá de inspiraciones carajilleras porque lo han visto en algún vídeo de esos que distribuyen las multinacionales para que se compren sus productos. Hay qué joderse cuando ves que ofrecen cursos interesantes sin que tengas la posibilidad de aplicar lo aprendido a tu centro porque tu Conselleria no te dota de nada. Bueno, aquí no dotan ni a los nuevos ciclos de Informática de ordenadores. Supongo que pretenden que se compren arcilla y vayan aplicando la escritura cuneiforme para hacer un programa bien chulo que después van a calentar en el horno del comedor escolar. Surrealista no, lo siguiente.

Estoy harto de ver como las situaciones cada vez son más cercanas al despropósito. No se entiende que ofrezcan un curso de robótica e impresión 3D a docentes que no tienen esa dotación en sus centros. Yo pensaba que la formación se hacía para mejorar el aprendizaje de los alumnos gracias a lo que aprenden sus docentes. Por lo que veo, sólo sirve para que aquellos frikis nos podamos entretener en casa con la familia porque, ¿a qué no sabéis quién se acaba pidiendo una impresora 3D para Navidad? Bueno, al menos habrán tirado dinero público en formarme para el disfrute propio. Lo de la formación para la mejora de la praxis docente lo dejamos para otro día.

Sigo sin cobrar septiembre ni octubre pero, a pesar de ello, vuelvo a repetiros que si no tenéis ni idea de gestionar la formación docente me ofrezco a echaros una mano porque, sinceramente, es imposible hacerlo peor.

One Response

Deja un comentario