Consejos para estos días inciertos (versión docente)

Los docentes estamos en shock. Jamás, ni en nuestras peores pesadillas, se nos hubiera ocurrido pensar en que, debido a un “bicho”, tuviéramos que cerrar, de forma indefinida, sin previsiones de volver a la normalidad, los centros educativos y seguir, de forma no presencial, nuestra tarea profesional. Hablo como docente porque, aunque ahora no esté en el aula (no pongo la trinchera porque, sinceramente, ya estoy harto del lenguaje bélico que usan algunos), en estos momentos creo que toca remar todos a una. Y es por ello por lo que me voy a permitir daros unos consejos. Unos consejos tan buenos o tan malos como los que podéis tener vosotros u os pueden dar otros compañeros. Eso sí, hoy me apetecía compartirlos con vosotros.

Fuente: ShutterStock

El primer consejo es que no hagáis materiales. No os pongáis a grabar vídeos de YouTube como si no hubiera un mañana, no creéis un blog de cero si no sabéis cómo hacerlo, no os compliquéis la vida aprendiendo cosas que, en vuestros años de docencia, no hayáis hecho. No vale la pena. Es tiempo perdido. Ahora lo que toca es buscar buenos materiales por la red (haberlos haylos), filtrarlos y dárselos a vuestros alumnos. Eso sí, siempre con mesura porque, por desgracia, a veces se tiende a repartir mucho y se acaba saturando al personal. Personal que incluye alumnado, familias y propios docentes.

Otro consejo básico es que no vayáis de “salvapatrias”, ni pretendáis en unos días tener un conocimiento absoluto de lo que supone el aprendizaje a distancia. No tiene ningún sentido. Al igual que tampoco tiene ningún sentido el alardear de todo lo que estáis compartiendo. Los egos no tienen cabida en la situación actual. Es un trabajo de equipo y, lo importante, es el procomún. Por cierto, si cogéis materiales de internet, procurad buscar a quién los comparte y dadle gracias. Es lo menos que se merecen porque, a todos los que comparten, les apetece, aunque no lo hagan la mayoría por ello, que les deis las gracias. O, como mínimo, que les digáis que usáis sus materiales.

Importantísimo también es que tejáis una red de apoyo y ayuda. Lo mejor es que creéis una red de ese tipo entre los miembros de vuestro Claustro. Si veis que no lo conseguís u os queda pequeña, siempre podéis optar por buscarla en alguna red social. En Twitter, por ejemplo, hay grandísimos profesionales que, seguramente, os van a echar una mano y que pueden ser incorporados a la misma. Va bien tener gente con la que hablar en estos momentos. Más aún, profesionales con los que se puede hablar de temas profesionales.

No os guardéis las emociones. Quizás la virtualidad no ofrece las mismas características que la presencialidad pero, hay muchos docentes que estáis solos, confinados y, sin ningún tipo de apoyo más allá de lo digital. No todos tenéis la suerte que tenemos algunos, rodeados de familia. No es malo emocionarse, llorar, reír o expresar, en forma de ceros y unos, vuestras emociones. Algo que tiene mucho que ver con lo anterior es la necesidad de ser empáticos. De ponerse en lugar del otro. De saber que hay gente que lo está pasando muy mal. Aprovechemos para sacar lo mejor de nosotros. Todos tenemos alguna parte aprovechable. Incluso yo.

Pero ya me he ido de los consejos profesionales para entrar en la vertiente más personal. Es lo que tienen estos días. Las emociones, como todos sabéis, están a flor de piel. Recupero el tema profesional…

Comunicaos periódicamente con vuestros alumnos, no les obliguéis a estar todo el horario lectivo frente a las pantallas, estableced un margen de respuesta razonable a sus dudas (no puede ser responder al momento porque os vais a agotar, pero tampoco pueden estar días sin saber de vosotros). Pensad que ellos y sus familias también lo están pasando “regular”.

Y, por favor, lo que es más importante: no os rompáis. No intentéis abarcarlo todo, trabajar 24/7 ni no dejar, en determinados momentos, que la desconexión profesional se adueñe de vosotros. Esto, aunque no lo quiera y ojalá no sea así, da la sensación de ir para largo.

Éste es el primero de una trilogía de artículos. Los siguientes van a ir destinados al alumnado y a las familias. Recordad que, como siempre digo, es una simple reflexión y unos consejos en clave muy personal.

De ésta salimos. Un abrazo a todos y, como os llevo diciendo en todos los posts, si necesitáis que os eche una mano (y puedo hacerlo), no dudéis en pedírmelo.

No me apetece volver a dejar en manos de Google y sus anuncios el mantenimiento del blog. Así que si os apetece colaborar en mantener esto, ya sabéis…

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

2
Responder

avatar
  
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
1 Comment threads
1 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
2 Comment authors
Jordi MartíFrancesc Gil Recent comment authors

  Subscribe  
Notifica
Francesc Gil
Guest
Francesc Gil

Jordi, bon dia, l any 82 els de la Ribera del Xúquer, vam estar tres mesos aturats pel trencament de la presa de Tous i no passà res. No vam perdre el curs, passàrem a ser universitaris en el nostre any i continuarem la vida.
Salutacions

You May Also Like