Conectividad, mentiras y realidad de los centros educativos

La mayoría de centros educativos de nuestro país tiene una conectividad de mierda. Más aún aquellos que, sin hacer ningún tipo de trafulla con dinero propio o contratar, vía AMPA o de forma personal algún miembro del equipo directivo, una conectividad medio decente de alguna de esas operadoras que tienen disponible el servicio en la zona geográfica en qué se halle el centro. Punto y final. Desde el 2009 con los macrocongresos y promesas de Escuela 2.0 seguimos teniendo una conectividad digna del pleistoceno que obliga a tener plan B, C y D. Eso sí, después a vendernos la burra acerca de los millones de euros de inversión en cableado e infraestructuras. Me meo.

Fuente: Internet

A qué viene todo esto hoy. Pues a la noticia que han publicado muchos medios acerca de la inversión de 74 millones de euros para llevar la banda ancha ultrarrápida a los centros educativos de aquellas siete Comunidades Autónomas que no estuvieron en el pilotaje (Aragón, Baleares, Cantabria, Castilla y León, Extremadura, Madrid y la Comunidad Valenciana).

Ya sabéis que a mí me gustan bastante poco las notas de prensa y, por ello, acostumbro a bucear por los portáles de contratación pública. Imaginaos cuál es mi estupor cuando compruebo que, por lo visto, se han invertido también 5,5 millones de euros los últimos dos años para llevar dicha banda ancha a Melilla (buscad como objeto “centros educativos” en el siguiente enlace) y 3,5 millones en Castilla La Mancha (la misma fuente enlazada anteriormente con los mismos criterios de búsqueda). Por tanto ya vemos que esos 74 millones son sólo la punta del iceberg. Un iceberg que, por lo visto, en los últimos años también lleva invertidos casi 200 millones en la primera parte del proyecto, denominado Escuelas Conectadas, que benefició a Andalucía, Galicia, Murcia y La Rioja.

Cómo habéis podido comprobar sólo hay once Comunidades a las que se ha planteado el proyecto pero, ¿os pensáis que no ha habido o va a haber inversión en el País Vasco, Asturias, o Cataluña, entre otras?

Sinceramente, ¿ha servido para algo ese derroche de millones cuando la mayoría de centros educativos en los que se ha intervenidos tienen quejas constantes con su conectividad? Porque, según mi experiencia y el despropósito que hicieron en mi antiguo centro cuando vinieron a cablear (sólo desde el router al exterior) y poner el router, para decirnos que hasta ahí llegaba el presupuesto de la Generalitat Valenciana y su proyecto de banda ultrarrápida, está siendo un auténtico desastre.

A ver si de una puñetera vez a la administración educativa le entra en la cabeza que, lo mejor para gestionar la conectividad del centro es dejarlo en manos de su equipo directivo y darles el dinero para hacerlo. Seguro que se ahorran muchísimo dinero porque, los sobrecostes tan bestiales y habituales en el ámbito educativo, salvo que uno quiera pensar mal, no se entienden.

Por cierto, no he sumado las decenas de millones que se gastaron del 2009 al 2011 para cablear los centros educativos dentro del proyecto Escuela 2.0. No quería acabaros de deprimir.

Deja un comentario