Cómo lidiar con las críticas

Debo reconocer que, a pesar de estar ya curtido en determinadas lides “virtuales”, aún me cuesta en algunos momentos lidiar con las críticas. Reconozco que prácticamente todo lo que escribo puede rebatirse e, incluso ser, en ocasiones, fácilmente contraargumentable. No es malo debatir y, sinceramente, creo que en el debate, a un cierto nivel y de cierta altura (aunque, en ocasiones, también me guste bajar al “barriobajerismo”), aporta a todos los que debaten.

Fuente: ShutterStock

Como comenté hace tiempo, ya son diez años con una presencia más o menos constante en la red. Ello me ha generado numerosas críticas. Creo que es algo lógico. Al final la crítica no deja de ser algo más dentro de nuestro propio ADN. Qué haríamos si no tuviéramos la necesidad de criticar. Por eso triunfan determinados espacios televisivos y han triunfado las redes sociales. Vamos a ser claros. En la crítica está parte de la adicción de determinadas cosas pero, ¿cómo hacer que esas críticas duelan cada vez menos?

La verdad es que os recomendaría leer los consejos que puede dar un profesional del asunto pero, al final como hago siempre, voy a compartir qué me funciona en muchas ocasiones. Y, sinceramente, cada vez repercute menos en mi persona (quizás por motivos y situaciones personales) las críticas que algunos hacen/hacéis a lo que digo en este mundo virtual. Un mundo virtual que, como todos sabemos, cada vez cuesta más disociar del no virtual. Quizás sea porque, al final, todo acaba formando parte de un todo. Quién sabe.

¿Qué me funciona a mí con las críticas que recibo? Pues lo primero es intentar dotar de importancia real a determinadas cosas que me dicen. ¿Tiene alguna importancia? ¿Me van a afectar en mi día a día? ¿Realmente me interesa que el gilipollas de turno me esté contestando en Twitter un día sí y al otro también? El botón de silenciar en Twitter, como he dicho en más de una ocasión, es el mejor botón del que dispone la red del pajarito. No sabéis la cantidad de salud mental que ganaréis usándolo con fruición. Es que, como he dicho siempre, hay debates que, a partir del segundo tuit, ya sabes que van a ser imposibles. Y, salvo tener un momento de aburrimiento (léase sala de espera del médico, esperar a que la familia haga determinadas compras, etc.) se ahorra en salud. Eso sí, jamás toca tomarse en serio lo que la gente te dice por las redes. Ni lo bueno ni lo malo. Es que, por desgracia, tendemos mucho a confundir la tipología de las relaciones. Al igual que sucede en nuestro trabajo. He pasado por varios centros y he tenido compañeros con los que me he relacionado más, otros con los que la relación ha sido poca o inexistente. También he tenido aquel mínimo número de personajes que todos estamos obligados a soportar. A veces he hecho algún amigo pero, como todos, los amigos se pueden contar con los dedos de la mano. Otra cosa son los conocidos con los que puedes llegar a compartir más o menos.

Otra cosa que también me ayuda a lidiar con las críticas que recibo es plantearme si son ciertas. A veces hay personas cuya crítica me ayuda a mejorar a determinados niveles. He aprendido mucho de algunas críticas. Son las menos porque, no creo que confundir crítica con debate sea necesario,… aún así hay cosas que me han dicho que me han obligado a replantearme ciertas cosas.

Más importante que todo lo anterior es tener gente que te quiera y que esté a tu lado. Entonces, y sean una o cientos las críticas recibidas, las vas a relativizar totalmente porque, al final, lo que tienes que tener claro es que las críticas, al igual que la ausencia de ellas, son simplemente situaciones puntuales.

Finalmente debo confesaros que aún me afectan ciertas críticas pero, por suerte, tengo una enorme facilidad en olvidar. Un olvido que, en ocasiones, es algo que muchos deberíamos potenciar para quedarnos con lo bueno de las cosas. Bueno que, al menos en mi caso, hay mucho en lo que me rodea y en lo que me aporta esa presencialidad y virtualidad que, en ocasiones, van de la mano.

Dedicado a un compañero que me ha preguntado, por mensaje directo en Twitter, cómo lo hago para lidiar con las críticas. La verdad es que cada uno busca la mejor manera de lidiar con ellas. Yo, simplemente, he expuesto lo que acostumbro a hacer. No pretendo que sea un consejo porque, al final, cada uno se enfrenta a las cosas de la forma que puede o considera que es mejor.

No me critiquéis mucho por este post 😉

Si os apetece colaborar en mantener el blog ya sabéis…Buy Me a Coffee at ko-fi.com

0 0 vote
Article Rating
Subscribe
Notifica
guest
1 Comment
Inline Feedbacks
View all comments
jmorsa

Llevo pendiente el hecho de escribirte desde que publicaste la entrada que ya me dije “de hoy no pasa” y aquí estoy. Siempre he pensado que el decir lo que piensas en tu blog es así porque al fin y al cabo tienes la plaza, que te da una seguridad… pero también pienso que va con tu personalidad y eso hace que o te queramos o te odiemos a partes iguales. A este servidor, le gusta perderse en tus escritos porque pones letras a muchos de sus sentimientos pero no dice por dejadez o el que dirán. Justo ese que… Leer más »

1
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x
Ir arriba
7 Compartir
Compartir7
Twittear
WhatsApp
Email