|

Cómo educar a tus hijos en casa sin esfuerzo

¿Cansado de que tus hijos vayan al colegio y se aburran con las clases tradicionales impartidas por docentes, poco actualizados, que no saben salir de su zona de confort? ¿Te gustaría que aprendieran de una forma más divertida, moderna y efectiva? ¿Quieres que sean los mejores en todo sin tener que gastar dinero en profesores particulares para suplir las carencias de los inútiles que les dan clase? Pues no te preocupes. Existe la solución perfecta para ti: educar a tus hijos en casa. Y para ello basta con un ordenador, una conexión a internet medio decente y Netflix.

Sí, has leído bien. No necesitas nada más para convertir a tus hijos en unos genios. Olvídate de los libros, los cuadernos, los lápices y las mochilas. Olvídate de las cárceles del saber denominadas escuelas. Todo eso es cosa del pasado. Lo único que necesitas es un dispositivo electrónico con acceso a la red y a la plataforma de streaming más popular del mundo. Así podrás ofrecerles a tus hijos una educación personalizada, flexible y adaptada a sus intereses y necesidades.

¿Cómo funciona este método revolucionario? Muy sencillo. Solo tienes que seguir estos pasos:

  • Crea una cuenta en Netflix y elige el plan que más te convenga. Mi recomendación es que contrates, si te lo puedes permitir, un plan por hijo. Si no hay guita, tampoco pasa nada, al final de este artículo te doy una alternativa a la contratación de la plataforma.
  • Asigna un perfil a cada hijo y configura los ajustes de control parental. Así podrás limitar el tiempo que pasan viendo la pantalla y el tipo de programas que pueden ver. También puedes crear listas de reproducción con los títulos que más te gusten o que creas que son más educativos. Eso sí, piensa que cualquier limitación que hagas de tiempos y de cosas que pueden ver va a repercutir negativamente en su aprendizaje.
  • Deja que tus hijos elijan lo que quieren ver y aprendan a su ritmo, tanto desde lo que les has pautado (si eres un padre poco moderno) como desde la libertad que, como adorador de Summerhill, has podido asignarles. En este último caso no hace falta que les impongas un horario. Los exámenes ni deben olerse y quedarse solo, en caso de haberlos escolarizado previamente en una prisión, como un recuerdo de esos que merecen ser olvidados. Tampoco debes preguntarles qué han visto o qué han aprendido. Ellos mismos irán descubriendo sus pasiones y sus talentos. Además, piensa que podrán ver los programas en varios idiomas y con subtítulos, lo que les ayudará a mejorar sus habilidades lingüísticas. Y el dedo, no olvidemos la gimnasia que harán con el mismo cada vez que pulsen en el botón pausa para centrarse en alguna escena concreta.
  • Disfruta de los resultados. Verás cómo tus hijos se convierten en unos expertos en ciencia, historia, arte, música, deporte, cocina, moda, cine y todo lo que se te ocurra. No habrá tema que se les resista ni pregunta que no puedan responder. Serán los reyes de las conversaciones y los líderes de sus grupos de amigos. Amigos que, seguramente, no tendrán unos padres tan guais como tú. Y lo mejor de todo: estarán felices, motivados y totalmente alejados del estrés que supone acudir a la escuela.

¿A qué esperas para probar este método? No dejes pasar esta oportunidad única de darle a tus hijos la mejor educación posible. No te dejes engañar por los moñas que defienden aprender a leer y comprender lo que se lee, por el supuesto conocimiento que tienen los docentes o por las últimas investigaciones educativas publicadas. Todo eso es una farsa. Lo único que necesitas es un ordenador, una conexión a internet y Netflix. Así de fácil. Así de efectivo. Así de increíble.

Eso sí, para aquellos padres que no dispongan de la posibilidad de suscribirse a Netflix, existe una alternativa más económica que es TikTok. Además, si la cuenta la haces tú, qué problema hay en que tus hijos no tengan la edad mínima legal para creársela. Todo es ponerle imaginación porque, al final, lo importante es que tus hijos se alejen, tal y como dicen algunos pedagogos, del mal y de los que, mediante explicaciones, libros de texto o elementos de escritura, intentan llevar a tus hijos al lado oscuro.

Os recuerdo que tenéis un canal de WhatsApp (aquí), en el cual no compartís ningún dato personal (no, no se comparte vuestro número teléfono, ni tampoco vais a ver el mío), en el que podéis recibir todos los artículos que estoy publicando y que, además, tenéis la posibilidad descargaros mis libros en formato digital, a partir de cero euros, desde aquí.

Publicaciones Similares

Un comentario

Deja un comentario