Comentarios que se merecen un post

Hay veces en las que uno debe compartir determinados comentarios que recibe de forma, si cabe, mucho más extensa y explícita que la simple respuesta en el propio post en el cual se dejan. Éste (sí, a veces también escribo sólo con tilde -soy un rebelde-) es el caso de un comentario, recibido en un artículo que publiqué hace poco, acerca del “pánico” que sentía al ver cómo una maestra decía en Twitter que, para ella, un docente debía ser vocacional y saber que su trabajo no debía tener horario (enlace).

Fuente: Fotolia CC

Ya sé que hay personas con las que no se puede debatir y, al no tener limitada la libertad de expresión en los comentarios, hay algunos que pueden ser contraproducentes para la salud mental de uno pero, en este caso, hay ciertos comentarios que rozan el surrealismo más absoluto.

Así que, si me permitís, voy a desgranar el siguiente comentario:

No eres el mas adecuado para opinar sobre esto ya que tu mismo dices que de vocación nada y qu eno te gusta enseñar.

Yo creo que la habilita mas que a otros que solo buscan «lumbreras» si gente con mucha memoria que sueltan las cosas como papagallos y no saben ni quieren enseñar solo quedar como muy listos delante de los alumnos.
Un profesor no es bueno por que sepa mucho es bueno por que sabe enseñar lo poco o mucho que sabe pro que se preocupa por sus alumnos y no por ser el «más mejor» por que sabe mucho, un buen profesor se nota a la legua, con solo ver como se expresa lo mismo con un mal profesor y a eso se refiere el twit que busca gente que este por que quiere enseñar y no por el sueldo, que también.

Como te digo no eres el mas adecuado ya que creo que ha dado en hueso al verte reflejado en parte y no lo digo yo lo dices tu mismo.

Empezaría por la gran cantidad de faltas de ortografía que presenta el texto (¡espero que no sea docente!) porque, sinceramente, causa profunda tristeza ver esta profusión en un texto tan corto. Pero no vayamos a lo superficial y entremos en lo que plantea.

Dice que “no soy el más adecuado para opinar porque no soy vocacional”. Lo de que “no me gusta enseñar” creo que no lo he dicho en ningún momento y, como bien digo, intento hacer mi trabajo lo mejor posible (con mis errores y aciertos). Claro que si tuviera dinero dejaría de trabajar en lo que hago. Bueno, pudiéndome “retirar” desde hace un tiempo, si sigo haciendo ciertas cosas es porque me apetecen. Y sí, me encanta mi trabajo. Tanto el que estoy haciendo este año, como el que he estado desempeñando los últimos veinte.

No creo que hablar de vocación o, de la necesidad de evaluar a los docentes en una oposición en función de su disposición horaria infinita, sea algo que haga más habilitante a una persona u otra para ser docente. Y ya no digamos para evaluar en algo para lo que deberíamos elegir a los mejores profesionales dentro de un proceso, como he dicho en más de una ocasión, imperfecto.

Lo de “papagayos” que quieren demostrar lo mucho que saben frente a los alumnos me chirría. ¿No es bueno que un docente demuestre lo que sabe de su materia? ¿No es bueno que los alumnos sepan que, quien tienen delante, no necesita acudir continuamente a Google o al solucionario para resolver sus dudas? Esto de cuestionar la sabiduría de uno es algo que, sinceramente, se está mediatizando demasiado. Y me preocupa. Sí, papagayo no va con elle pero ya he dicho que no entraría, a diferencia del autor de este comentario, en desprestigiar sus carencias ortográficas 😉

¿Un profesor no es bueno porque sepa mucho? Da igual que sepa poco mientras sepa enseñar. Joder, vaya discurso de defensa de la mediocridad que está vomitando. ¿Se lo exigirá también al piloto en caso que coja algún avión? ¿Al médico? ¿Mejor que sea mediocre que no un buen profesional que sepa de lo suyo? Claro que con saber no es suficiente pero, para enseñar algo, sí que es imprescindible saber de ello.

Me siento orgulloso de ser docente (actualmente en barbecho). Claro que lo hago por dinero como cualquier hijo de vecino. Me encanta tener derechos laborales. Me encanta defenderlos. Y no, no creo que dejarme explotar más o hacer horas extra no remuneradas, me haga mejor docente. Lo que me haría sería un mal ejemplo para los alumnos.

Ya si eso entraría en el tema de “dar en hueso”. Con toda humildad creo que, por desgracia, quién ha quedado retratado es el autor del comentario. Eso sí, siempre puede haber alguien que, por motivos ideológicos u odios personales, pueda defender el mismo. Ante esa falta de objetividad y despropósito poco puedo decir.

Un abrazo, muchas gracias por el comentario y mucha suerte aunque, por suerte, espero que no en un aula. Y menos dando lengua. Es que lo de escribir bien no es un arte; para los docentes debería ser una obligación.

Deja un comentario