Ashoka, la organización que quiere controlar la Educación

Los problemas educativos son globales y, por desgracia, también lo son las batallas que se libran en determinados países, con muy pocos recursos y por parte de profesionales repartidos a lo largo del mundo, contra determinadas organizaciones ideológicas, políticas y económicas que se han empeñado en diseñar un modelo educativo que tiene muy poco que ver con satisfacer una necesidad social y mucho con cuestiones sectarias, movimientos de control de poder y, por qué no decirlo abiertamente, posibilidades futuras de negocio. Este es el caso bien conocido en Cataluña de Escola Nova 21, avalada por La Caixa y con un numeroso grupo de fundaciones, recursos, algunos representantes políticos y medios detrás de la organización. No hay centro educativo catalán que no se vea amenazado por la organización que, a día de hoy, ya controla ideológicamente y el funcionamiento de un porcentaje de centros catalanes bastante apreciable en sus, denominadas, “redes de centros innovadores”.

Fuente: http://spain.ashoka.org/

En Francia, últimamente, se está destapando el caso de Ashoka. Una organización que últimamente ha saltado a la luz pública, después de algunos años de actuar por debajo de la línea visible, gracias a la difusión de un vídeo en el diario Le Monde acerca de la misma y el modelo de escuela que defiende. Un modelo basado en el empoderamiento del alumno, la visión de los docentes “como agentes de cambio” (changemakers es el anglicismo utilizado) y que permita “a cada niño convertirse en un ciudadano autónomo, creativo y responsable, consciente de los desafíos sociales, con confianza en su capacidad para transformar positivamente el mundo en el que vive y capaz de desarrollarse plenamente en un mundo complejo que se transforma cada vez más rápido”. Un discurso al que nadie puede oponerse porque, seamos sinceros, ¿a quién se le ocurriría negar la posibilidad de desarrollo pleno de un niño y transformar, de forma positiva, la sociedad en la que vive? A nadie pero… lamentablemente, en el discurso se les escapa el típico detalle acerca del “mundo complejo que se transforma cada vez más rápido”. ¿Os suena lo anterior? ¿Os suena el típico mantra tan usado por determinados innovadores que, quizás nunca han pisado un aula, que defienden lo de preparar a los alumnos para un trabajo que no existe? Touchée. El discurso algunos ya lo conocemos bien.

La típica sesión de vídeos motivadores, con intereses subyacentes muy complejos y opacos, que permiten organizar y difundir actos para la visualización del mismo, contando con un agente del cambio de la organización, para que “adoctrine” a alumnos, docentes y padres en el modelo que se pretende introducir en el sistema educativo. Un sistema educativo que, por cierto, se encargan en criticar de forma continua para vender su modelo. Ese modelo de la Escuela del siglo XXI que tan bien se vende en nuestra sociedad contraponiéndolo a un sistema educativo tradicional que, si antaño existió, ya hace décadas que no queda ni rastro del mismo en nuestras aulas.

¿Cuál es el problema de lo anterior? ¿No son también docentes los que hablan de sus prácticas pedagógicas? ¿No hay profesionalidad tras los mismos? Eso es algo que, a veces, puede causar desazón porque no todos los que difunden este tipo de discursos son per se malos profesionales. Quizás faltos de crítica, quizás comprados por la organización (veremos más adelante algunos nombres que, seguramente, a muchos os suenan) o, quizás, simplemente afanados buscadores de milagros educativos al ver que nada de lo que hacen en sus aulas funciona. Y no siempre es achacable ni al sistema ni a los alumnos pero, siempre es bueno, buscar excusas para justificar problemas profesionales.

Tienen sus redes, sus “fellows” que cobran un sueldo de la organización, sus defensores políticos, sus conferenciantes y, al igual que la mayoría de organizaciones que surgen para controlar la Educación, carece de cualquier investigación que demuestre las bondades de sus métodos, de sus ideas, de su, supuesta “revolución”. Y eso es algo que debería preocuparnos a aquellos que creemos que, al menos en el ámbito educativo, debemos mirar con lupa qué sucede, qué ideas se intentan introducir y la manera en que se realiza dicha introducción. A mí lo de Ashoka me huele mal. Me huele mal que organizaciones, tan potentes a nivel económico y con tantos lazos mediáticos, se preocupen ahora de mejorar la educación sobre la base de unos criterios que tienen mucho de palabras encadenadas sin significado, prácticas metodológicas difusas y poco concretas o, simplemente, discursos desde tarimas o entrevistas en medios. Lo sé, podría comprar acríticamente la situación como hacen algunos pero prefiero cuestionarme ciertas cosas. Y ya cuando descubre quién les financia (American Express, Capgemini, Cartier, EDF, Bettencourt, Mc Kinsey, Rothschild, Veolia, etc.) da para preocuparse. Más aún cuando, curiosamente, alguno de ellos, como es el caso de McKinsey, son los autores de determinados informes educativos. Una relación que, seguramente, será casual y, como compañía de consultoría estratégica, sólo buscará el bien de nuestros alumnos.

Por cierto, que no se me olvide un detalle: Ashoka sí que existe en España y tiene nombres muy importantes que avalan la organización. Entre ellos César Bona (que, incluso escribió hace poco un libro sobre escuelas changemaker en el que publicitaba las escuelas gestionadas por Ashoka en España), Carmen Pellicer (presidenta de la Fundación Trilema y mano derecha de José Antonio Marina, muy relacionada con el libro blanco de la función docente y llamada a asesorar al Ministerio de Educación para una nueva ley educativa), David Cuartielles (cofundador de Arduino), Montserrat del Pozo (la denominada sor innovación y gestora de un centro educativo, el colegio Montserrat, donde se aplica la teoría de las inteligencias múltiples) y un largo etcétera de personajes que, seguramente, muchos de vosotros conoceréis bien por sus apariciones mediáticas. Pues sí, todos ellos son emprendedores sociales de Ashoka. Ya veis que, por tanto, es fácil que os suene el discurso que la organización sabe vender muy bien. Y sí, si os fijáis veréis que todos los que os he mencionado siempre tienen el mismo discurso, sueltan las mismas frases y defienden el mismo modelo educativo sin fisuras.

Ashoka da muy mal rollo, pero seguro que cuesta mucho entender cómo se puede criticar a una organización que tiene un doble pellejo de linda ovejita. No la critico, simplemente expongo abiertamente algunas de las dudas que me genera la misma. Es lo que se llama principio de precaución. Algo básico que parece que algunos hayan olvidado.

Muchas gracias a Amélie Hart-Hutasse y Christophe Cailleaux por su post, traducido al castellano por Aurora Caballero que os recomiendo leer para entender muchas cosas.

6
Responder

avatar
  
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
2 Comment threads
2 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
3 Comment authors
Jordi MartíEl PasadorTomás Perla Recent comment authors

  Subscribe  
Notifica
Tomás Perla
Guest

Es muy preocupante la penetración de teorías blandiblús envueltas en una terminología plagada de anglicismos inútiles, neologismos de significado dudoso y conceptos de una ambigüedad y subjetivismo apabullante. Y todo ello acompañado de protocolos y metodologías que pretenden acotar hasta la extenuación cualquier aspecto del quehacer diario.

Ello es posible por la perdida de la capacidad crítica y el afán transformador de nuestra sociedad que se evidencia en unos análisis que no resisten la más mínima prueba de seriedad científica. Ashoka es una muestra de ello pero hay más.

El Pasador
Guest

Creo que hay un hecho incuestionable, son innegables los logros de la educación hasta ahora pero si hablamos de capacidad de crítica, es decir de pensamiento crítico y de pensamiento científico podemos concluir que el sistema educativo no es que no cubra las necesidades mínimas si no que se puede concluir que se ignora totalmente.

Nacho Vilandry
Guest

Sinceramente he leído tu artículo y no veo qué es lo que críticas, si la novedad, las formas, la innovación, que sean monjas o que se haga negocio… Está claro que no te gusta pero el por qué no me llega. Me lo explicas mejor profe.

IGNACIO VEGA
Guest
IGNACIO VEGA

Hace unos días, mi hija de 8 años, fué escogida (junto a otros dos menores) para representar a nuestro colegio La Biznaga de Málaga (escuela changemacker) en unos encuentros en Barcelona organizados por DANONE. Su madre y yo estábamos encantados. Para mi peque, hablar en un escenario, delante de varios cientos de asistentes (en el edificio Disseny ub Barcelona) era muy estimulante y fue muy emocionada. Pensamos que el viaje era una apuesta para mejorar la seguridad en sí misma. Pero desde el principio, comencé a sentir que la organización del viaje, el encuentro en Barcelona (con ex deportistas y… Leer más »

You May Also Like