Análisis de las 51 propuestas educativas de los DIME (volumen III)

Entramos en en análisis de las propuestas que, sin saber muy bien como encuadrarlas, forman parte del bloque 4, de “Derecho a una educación inclusiva, intercultural y antirracista”. Os recuerdo que esto complementa los dos volúmenes anteriores (volumen I y volumen II) y que, todas las propuestas de los DIME las podéis encontrar aquí.

Por cierto, en el día de ayer estos señores, se dedicaron de nuevo a insultar a todos los que no piensan como ellos. Lo sé, es algo habitual pero, sinceramente, a mí ya me empieza a preocupar su fijación totalitaria. Además incluso quieren imponer cómo debe ser un docente y cómo debe expresarse en las redes sociales porque, para ellos todos los que no piensen igual, sobran. Es sobradamente conocida la arenga de uno de ellos diciendo que “los que no creían en el DUA estaban en contra de los derechos humanos y que, por eso, debían ser expulsados de las aulas de forma inmediata”. Muy inclusivos es que no son los pobres y, por eso, este bloque 4, patina en muchas cosas.

Va, sin más, vamos a ello…

La desigualdad social no se corrige mediante la eliminación de la triple red escolar (algo en lo que sí que estoy de acuerdo, pero por motivos de segregación y destinar dinero público a empresas privadas para que ofrezcan un servicio que, de calidad, ya tenemos en la pública). Les recuerdo a los de DIME que solo hay dos redes escolares: la pública y la privada. Y dentro de la privada está la concertada y la que no lo es. Es que en ocasiones es un tema que lleva a confusión y, como no están muy puestos en educación obligatoria, a la vista de propuestas que han realizado en otros bloques, se lo aclaro.

El fracaso escolar no existe. Existe el fracaso social. Si no solucionamos las situaciones de partida, como la zonificación de determinados colectivos, o actuamos a nivel coordinado entre diferentes instituciones, podemos lanzar muchas palabras maravillosas pero, por desgracia, la escuela no lo soluciona todo. Lo que sí que debe procurar la escuela es no agravar la situación de partida, ofreciendo menos aprendizaje a los más vulnerables y dándoles, por ello, menos oportunidades.

Totalmente a favor. Más recursos humanos en los centros educativos. En una de las cuestiones que sí que chocamos es en usar ese personal en codocencia o usarlo para reducir ratios. Según todas las investigaciones existentes en la actualidad, la codocencia perjudica, precisamente, al alumnado más vulnerable mientras que, la reducción de ratios, es precisamente al alumnado más vulnerable al que beneficia. Por ello lo de la ampliación de plantilla está muy bien, pero para reducir ratios. Y, especialmente, reducir ratios en centros educativos donde el alumnado tenga peores situaciones de partida.

Compro lo de eliminar la materia espejo y subo la apuesta a ofrecer la materia de religión (tampoco deben saber mucho de la LOMLOE porque ya no se denominan asignaturas, se denomina materias) fuera del horario, para así poder hacer que, hasta que se derogue esa parte del Concordato, se pueda atender a la elección de las familias de escoger religión y no afecte al alumnado que no quiera hacerla. Y sí, también compro lo del calendario escolar racional, más allá de festividades religiosas de cualquier tipo. Además haría una vigilancia exhaustiva para que, por motivos religiosos, el alumnado no se ausentara de las aulas o tuviera problemas de desnutrición/mareos por no estar correctamente alimentado.

¿La solución al conflicto entre jornada continua y partida es la “jornada completa”? No. Cuando hablamos de establecer jornada continua o partida en los centros educativos lo estamos haciendo para saber cuál es el modelo que mejora el aprendizaje del alumnado. Entiendo que algunos consideren que la función de la escuela debe ser otra. Pero, al final, lo que dota de herramientas para el alumnado, especialmente para el más vulnerable, son los aprendizajes adquiridos. Algo que, por lo visto, en ningún punto de todas las medidas menciona este colectivo.

¿Realmente debemos tener estabulado al alumnado de 8 de la mañana a 8 de la noche en los centros educativos reconvertidos, tal y como proponen, en aparcaniños? Pues va a ser que no. Debemos ofrecer calidad educativa, aprendizajes, conocimientos y habilidades. Y sí, deberíamos hacer que, por cuestiones económicas, ningún alumno de nuestros centros educativos se quedara sin poder hacer extraescolares. Otra cuestión es tenerlos entretenidos. Y eso, para mí, no es mejorar la educación ni es una propuesta sensata. Repito, es mi opinión.

Pues sí. Debería existir un fondo para que el alumnado más vulnerable no estuviera discriminado por cuestiones económicas a la hora de realizar determinadas actividades extraescolares. Todas las actividades organizadas por los centros educativos deben ser financiadas de forma pública para todo el alumnado, porque, en caso contrario, están atentando contra la igualdad de oportunidades del mismo.

Lo siento. No puedo con estas cosas de manipulación ideológica del lenguaje. Soy el primero que estoy en contra de cualquier tipo de discriminación y de los que, en mi aula, siempre que se da algún caso, reconduzco la situación. Pero lo de tener que pensar cada vez que escribo si voy a ofender a alguien porque, o bien no he puesto la arroba, lo he escrito todo en masculino/femenino, no he puesto todas y todos, me he dejado el todes en el tintero o, simplemente, se me ha ido los y las docentes, no me parece lógico. Debemos escribir bien y siguiendo normas. Y claro, repito, que debemos atajar, como hacemos, las conductas en el aula.

Si en lugar de eliminar la discriminación debemos jugar solo con el lenguaje, vamos apañados. Y sí, me podéis dar las collejas que queráis. Para mí el lenguaje, siempre sin ofensa en el mismo, debe facilitar la comunicación. No centrarnos en el lenguaje para encubrir la falta de acciones.

Por cierto, ¿alguna vez los que redactáis estas cosas preguntáis a vuestro alumnado cómo queréis que les llamen o si, en lugar de paternalismos, lo que quieren es otra cosa? Es que parece mentira el menosprecio que tenéis por ellos con estas propuestas. Son más inteligentes de lo que os creéis.

Entiendo que para los que redactan este documento todas las medidas deban tener carácter ideológico. Eso sí, a veces hay cosas que compro. Y lo digo sin ningún problema. En este caso me parece fantástico ofertar una segunda lengua extranjera (o no propia del territorio) en todos los centros educativos. He defendido el francés, pero puede ser, tal y como dicen, gallego, euskera, catalán, portugués, árabe, etc. Otra cuestión es el tema de recursos humanos. ¿Se puede tener, por ejemplo, un profesor de euskera en todos los centros educativos de España? A veces también, las propuestas, deben ser un poco conscientes de las posibilidades. Y ojo, repito, no me parece mal.

En cuanto al tema del aprendizaje de las diferentes culturas y hechos históricos les recuerdo que, ya dentro del currículo, existen profesionales que imparten lo anterior. Y lo hacen fantásticamente bien.

¿Un currículo antirracista y con mirada decolonial? Bueno, antes de ponerme a ello, les recuerdo que es currículo y no currículum. He tenido que revisar si he leído bien porque, sinceramente, yo no veo nada racista en el currículo de mi materia. Como no sea que me prohíban usar un determinado tipo de madera porque no tiene la tonalidad adecuada o que, los objetos que construye mi alumnado (soy de Tecnología) tengan solo una paleta de colores determinada para poder ser pintados, no lo veo. Y ya lo del decolonialismo me llega al alma.

Nosotros hemos sido invadidos en un montón de ocasiones, ¿entonces lo lógico sería dar respuesta a todos esos intentos de invasión, más o menos duraderos, que hemos tenido a lo largo de la Historia? ¿O qué significa lo anterior? ¿Qué debemos eliminar a Hernán Cortés de los libros de Historia? ¿Debemos eliminar el descubrimiento de América? Claro que debe hablarse de qué sucedió en ese descubrimiento, con todo lo bueno y lo malo pero, por favor, ¿decolonialismo? ¿Qué culpa tiene nuestro alumnado actual de lo que sucedió en determinadas regiones de América? A mí esta mirada de disculpa continua no la entiendo.

Eso sí, una cuestión es la Historia en mayúsculas, con todos los hechos que se hicieron, y otra muy diferente es intentar introducir en la actualidad situaciones que no existen ni de las que tenemos ninguna culpa. A mí es que esto de vivir con culpa por lo que hicieron otros me suena mucho a nacer con pecados incorporados. Eso sí, mucha Historia. Historia impartida por especialistas. Muchísima. Y con todas las aristas posibles.

Un detalle que me he perdido en este punto, ¿no saben que ya hay docentes en las aulas que vienen de otros países? Es que me da la sensación que viven en otra realidad y que no conocen lo que pasa en las aulas donde, por lo que sé (seguro que estoy equivocado por pisarlas), la multiculturalidad es algo habitual y el discurso xenófobo se combate en las mismas. ¿O no se hace? Porque si no se hace, entonces están diciendo los DIME, que la culpa es de los docentes que estamos en etapas obligatorias.

Estoy totalmente en contra de la eliminación de los Centros Específicos de Educación Especial, donde hay fantásticos profesionales que hacen muy bien su trabajo. La integración a toda costa en un aula “normal” (no hay ningún aula normal) de determinado tipo de alumnado les acaba perjudicando. Y yo siempre voy a velar por todo el alumnado. Por el que tiene dificultades y por el que no. Por el que tiene una situación de partida más complicada y por el que no. Que nadie se olvide que no hay nada más duro para un niño, futuro adolescente, que meterlo en un aula que, conforme vaya haciéndose mayor, cada vez va a sentirse más excluido. Todo mi apoyo a las familias que quieren mantener los Centros Específicos de Educación Especial y a los profesionales que trabajan en ellos. Todo mi apoyo a ese alumnado que, por diferentes motivos, acude a ellos. Aboquemos más recursos a los CEE. No los cerremos. Es una alternativa más y cerrar alternativas es un error. No estoy diciendo con ello que no sea una decisión de las familias. Faltaría más. Una decisión que, asesorada por profesionales, debe velar siempre por el bien de sus hijos.

Continuará… la verdad es que se está haciendo largo pero, a diferencia de ellos, a mí sí que me gusta el debate (no solo) educativo.

Lo más importante del blog es que os paséis por aquí, pero si queréis colaborar en su mantenimiento o haceros mecenas del mismo…

Publicaciones Similares

Deja un comentario