Algunas reflexiones acerca del uso de las herramientas de Google en el ámbito educativo

Me gustaría empezar este post aclarando algunas cuestiones porque, en ocasiones, se diluyen en la mayoría de cosas que digo y/o escribo. Y muchas de ellas tienen que ver con necesarias matizaciones que, por desgracia, en ocasiones se quedan en el tintero o, por motivos que poco tienen que ver conmigo, se pervierten interesadamente.

Fuente: http://www.alexandrasaz.com

La primera es que las herramientas de Google son fantásticas para ser usadas en el aula, de curva de aprendizaje muy sencillo y, por ahora, de fácil acceso a coste económico cero. Digo a coste económico, porque no todos los costes en el uso de determinadas aplicaciones es monetario.

El segundo matiz es que hay excelentes profesionales que creen, por determinados motivos, en que la revolución educativa vendrá de la mano de la apuesta de la administración por el ecosistema Google. Incluso en Comunidades como Cataluña están utilizando su sistema de logueo (mediante el uso de Google Apps en el que se sustenta su correo institucional) para acceder a determinadas cosas y, como no, para comunicarse entre docentes y/o con el resto de la comunidad educativa. Y no por tener esa concepción del asunto dejan de ser malos profesionales. Ni mucho menos.

Ahora, después de la aclaración inicial, sí que me gustaría reflexionar acerca de Google y su aceptación indiscriminada por parte de la comunidad educativa como herramienta habitual de trabajo. Reflexiones que, a día que pasa, me generan un mayor desasosiego al ver determinadas cuestiones relacionadas con el propio ecosistema y el modelo que se está estableciendo a su alrededor (cursos de formación, certificaciones, embajadores, etc.).

Y si me permitís, para no perderme (como suele ser habitual en mí), voy a intentar centrar las reflexiones en varios puntos.

1) Las herramientas de Google siempre van a depender de qué quiere hacer la empresa con ellas, y es la empresa la que decide cuánto tiempo van a durar.

Por cierto y aprovechando este punto, voy a copiar la respuesta al siguiente tuit que me lanzaron cuando cuestioné por enésima vez a Google (no la potencialidad de las herramientas, sí el abocarnos sin ningún control en sus brazos).

Fuente: https://twitter.com/alberto_gilsanz

La diferencia es que, cuando compro horchata, no me preguntan para cuántos, ni los litros que consume cada uno ni, tampoco el lapso temporal del consumo. La horchata pasa a ser mía. Y ninguna empresa que fabrica horchata sabe quién la ha comprado ni qué han hecho con ella. Un detalle, la empresa una vez me ha vendido la horchata, por mucho que cese en su fabricación, ya ha hecho que yo pueda consumirla directamente o, realizar derivados a partir de ella. Por ello mi apuesta en que la administración educativa sea la garante de que una herramienta de gestión administrativa (incido en lo de administrativa porque es la clave) se base en herramientas libres (con nutrido grupo de trabajo detrás) o, que sean elaboradas por la propia administración.

Podría hablar de lo que ha pasado con Huawei (fuente) por presiones externas, pero creo que con el ejemplo anterior queda claro. También si queréis rememoramos el cierre de Google + 😉

2) Google puede capturar datos de navegación y uso que no están sujetos exclusivamente al ámbito educativo.

Las condiciones de uso de Google Apps, dentro del ecosistema, o de usos separados de las herramientas, tienen unas condiciones de uso en las que se indica que los datos que se intercambian por medio de las aplicaciones, pueden ser usados con fines de estudio de mercado, mejora de sus productos, etc. El abanico es suficientemente amplio para preocuparnos. Y más si en ese intercambio de datos se juega con datos de menores.

3) Los usuarios son los que, de forma más o menos consciente, hacen publicidad de la compañía.

Fuente: https://twitter.com/rmbyrne

El problema existe cuando los que hacen publicidad lo hacen diciendo que “en el centro educativo X usan las herramientas de Google”. Especialmente preocupante es si se trata de un centro público porque, al final, lo que están haciendo es una promoción de una empresa privada. Otra cuestión es que dicha publicidad se haga de forma personal desde cuentas en las redes sociales.

Son tres cuestiones que me preocupan muchísimo. Más aún después de ver la campaña mediática brutal de Google como “solucionador de todos los problemas educativos, vía sus herramientas o sus dispositivos (Chromebooks)”.

No me gustaría finalizar este post sin comentaros que, si al final os da igual la privacidad y quién se quede con los datos de vuestros alumnos (de navegación, de evaluación, de…), hay alternativas muchísimo mejores que Google. Antes de usar Google Classroom, por sus potencialidades me decantaría por Edmodo o Schoology. Además, en el segundo caso que comento, las condiciones de uso de los datos de los alumnos tienen un poco más de protección que con Google. Y son dos alternativas que le dan mil patadas a nivel técnico y funcional a la “clase de Google”.

Para aquellos que prefiráis optar por la privacidad y el software libre, disponéis de Nextcloud para gestionar archivos, Joinpeertube para vídeos y Moodle para el aula (gracias Joxemi). Una cosilla sin importancia: algunas administraciones ponen a disposición de los docentes fantásticas herramientas. Usadlas antes de juzgarlas. Hay algunas que están muy bien.

Se puede sustituir Google por otra de esas multinacionales en las que seguro estáis pensando ;)
0 0 vote
Article Rating
Subscribe
Notifica
guest
4 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
Alberto Gilsanz Mir

Buenas Jordi. Por alusiones, permíteme algunos comentarios. Personalmente no soy de los que creen que las herramientas de Google, ni tampoco ninguna metodología o una ley vayan a suponer una revolución educativa. Soy bastante escéptico, aunque no lo creas, y hoy en día creo que la revolución viene de la propia conciencia de la necesidad de cambio que uno tenga, de tener algo de capacidad para conectar a los alumnos con el aprendizaje y la cultura; y de ser capaz de crecer personal y profesionalmente por medio de la reflexión y también de la acción. Para favorecer esto, se hace… Leer más »

Iratxe

Arratsaldeon, Buenas tardes El problema que yo veo, en mi caso en el País Vasco, es que, por un lado el G.Vasco “ha apostado” por Microsoft 365 pagando un pastón, pero ha su vez no forma al profesorado para que vean todas sus posibilidades de uso.En consecuencia, su uso es bastante minoritario, por no decir nulo y el dinero que se tira a lo tonto es increible. Por otro lado esta la realidad del profesorado en general: formación por parte del G.Vasco y o curiosidad por el tema “informática” bastante escaso, y da igual que sea gente joven o no,… Leer más »

4
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x
Ir arriba