A veces toca enfadarse

No me enfado con facilidad y, las pocas veces que lo hago, tengo el problema de perder los papeles. Soy muy efervescente con las respuestas y las reacciones aunque, por suerte, al poco, al igual que sucede con la gaseosa, pierdo fuelle y me olvido de la causa que ha provocado esa exasperación en mi carácter.

Fuente: Ko-fi

Estos días me he enfadado ya en varias ocasiones con personas que, en las redes (la mayoría bajo perfiles anónimos y por mensaje privado de Twitter) o en correos electrónicos que he recibido, me han criticado por crear una página de “donaciones” para mantener el blog o, poder financiar determinados proyectos educativos que tengo en mente. No me da el presupuesto para poder hacer cosas que me gustaría y, por eso, acudo al modelo que me parece más “sano” para recaudar dinero para ello: el modelo de donaciones voluntarias.

Tiene cuajo que me critiquen el modelo de donaciones como una vía para ganar dinero. Supongo que algunos me tienen tantas ganas que, cualquier cosa que haga, les va a parecer mal. Incluso comparan lo anterior con vender “churrocursos”, dar formación en bobadas, hacer publicidad de determinadas multinacionales tecnológicas, presentarse a premios de entidades bancarias o, un largo etcétera de modelos economicistas que se hallan tras muchas decisiones educativas. No es lo mismo. No debería justificarme, menos aún con determinados comandos de la crítica ad hominem, pero me apetece explayarme en esta moleskine particular.

Puedo prostituirme de muchas maneras. He tenido la oportunidad de hacerlo en múltiples ocasiones. He podido, lícitamente, también vender los libros que he escrito y, después de ponerlos en Amazon, he dado marcha atrás porque no es mi modelo mental de entender las cosas. No es malo entender las cosas de otra manera pero, sinceramente, que nadie intente justificar lo injustificable. Por cierto, no solo es lícito vender el material que elabora uno en cualquier formato… a veces evita los problemas de mala hostia con las que algunos nos levantamos al ver que, algunos energúmenos te critican por darlo gratis o, simplemente, ver cómo algunos “aprovechateguis” del asunto, plagian o usan ese altruismo para hacer caja. Y no son casos aislados de gente que le echa mucho morro. Bueno, jeta más bien.

Por cierto, para aquellos que creáis que me estoy forrando con el modelo de donaciones que he montado, o el que monté en su momento para los libros que he publicado bajo licencia Creative Commons, tan solo deciros que ni tan solo han cubierto los costes de todos los libros en papel que he impreso para “amiguetes”. Miles de descargas y donaciones prácticamente inexistentes. Seguro que hubiera sacado más dinero vendiéndolos pero, por suerte, puedo llegar a final de mes gracias a mi trabajo principal: que es dar clase y, en estos últimos tiempos, como técnico de la administración.

Yo seguiré pidiendo que donéis. Sé que la mayoría de personas que os pasáis por aquí u os descargáis mi material y/o mis libros, preferís tomarlo todo “por la patilla”. Podéis seguir haciéndolo. No os lo voy a impedir nunca porque, al final, es todo una decisión muy personal.

Un detalle… yo sí que he donado -y sigo haciéndolo- para determinados proyectos. Incluso apoyo, en muchos casos, campañas de esas de crowdfunding que algunos montan para poder publicar sus libros. Es mi manera de entender las cosas. No digo que sea ni mejor ni peor persona por donar. Eso sí, lo que jamás se me ocurriría es decirle a alguien que busca donaciones para llevar a cabo su/s proyecto/s que está mercantilizando su trabajo. Ni mucho menos comparar el modelo de donaciones con venderse a determinados intereses muy poco educativos. No tiene nada que ver.

Perdonad el rollo, pero estoy hasta los mismísimos de los que establecen comparaciones interesadas para desprestigiar lo que estoy haciendo. A propósito, si quisiera vender lo que hago, podría hacerlo porque es mi trabajo y no repercute en mi profesión principal.

Aprovecho el post para pediros que donéis. Ya sé que cuesta echar la mano a la billetera digital pero, al final, con vuestras donaciones se ayuda a llevar a cabo determinadas cosas.

Si te apetece colaborar en mantener el blog, en los proyectos que tengo en mente o, simplemente, te apetece invitarme a horchata…Buy Me a Coffee at ko-fi.com

Deja un comentario