A los defensores de la LOMLOE y de ciertas prácticas educativas

Entiendo que algunos, especialmente aquellos personajes que viváis de dar charlas, de montaros un chiringuito relacionado con la educación o, simplemente porque os parece maravilloso todo lo que hagan los vuestros, tengáis ganas de cuestionar todo lo que vaya en contra de vuestro negocio o ideología. Entiendo que algunos hayáis cogido ciertas prácticas educativas o articulados legislativos y los hayáis convertido, por determinados motivos, en vuestra biblia particular. Esa que, por lo visto, no puede modificarse y que, curiosamente, la vais a interpretar siempre de la forma que más os beneficie a vuestros intereses.

El problema es que, aunque a mí también me gustaría que todo lo que creo fuera verdad, no lo es. Por mucho que algunos me vendáis los beneficios del DUA, no los tiene. Por mucho que algunos fabuléis acerca de las inteligencias múltiples, no deja de ser una fábula. Por mucho que pontifiquéis acerca de una inclusión, sin recursos y al margen de la atención individualizada fuera del aula convencional, la práctica nos dice que no funciona. Ya no es solo la práctica. Es que todos los datos, las investigaciones y la experiencia de casi toda la comunidad educativa, dice que no es así.

Hace unos días escribí acerca del replanteo de la educación escocesa (enlace). Me encontré con varios informes del propio gobierno escocés, en los que avisaba de los problemas que estaba teniendo el modelo de educación por competencias que habían planteado y estaban haciendo reformas en el mismo No pasa nada. No se cae ningún mito. No lo escribí para desmontaros ninguna religión. Lo hice porque es lo que se dice desde el propio gobierno de Escocia. Lo sé. A algunos os cuesta encontrar los datos porque, o bien no queréis encontrarlos o, simplemente, no sabéis buscarlos. Solo hace falta pasaros, entre otros, por los siguientes (va, os lo doy masticadito).

El más importante de los documentos anteriores es el reemplazo del SQA, en el que se incluye cómo va a afectar al modelo de competencias y el modelo de exámenes que se va a retomar. Así pues, lamento deciros a los que, desde vuestro púlpito, no habéis sabido encontrar nada, que tenéis un problema. Pero bueno, es lo que tiene no querer/saber buscar. Con lo fácil que nos ponen la búsqueda más allá de lo que dice nuestro amiguete en las redes sociales.

Pero, lo que es más importante, ¿de verdad os pensáis que los que cuestionamos ciertas cosas lo hacemos porque no nos gustaría que funcionaran? ¿De verdad creéis que no queremos lo mejor para el alumnado? ¿De verdad pensáis que no nos gustaría que, tanto el redactado de la LOMLOE como sus diferentes concreciones y despliegues, fuera una maravilla que afectara positivamente a nuestro alumnado? ¿De verdad nos criticáis por cuestionar ciertas cosas que, según cualquier observador externo con conocimientos, salvo vosotros cuatro, son totalmente perjudiciales para el aprendizaje de nuestro alumnado y complican la labor docente para, con suerte, no obtener ningún resultado positivo en el aula? ¿De verdad nos criticáis por pedir, entre otras cosas y debido a todos los problemas que está incorporando su uso, la prohibición de los teléfonos móviles (que no la tecnología) en el aula?

Entiendo que algunos viváis de ciertas cosas. Entiendo que, dentro del modelo de negocio en el que se ha convertido la educación, queráis sacar tajada de un pastel que cada vez es mayor. Entiendo que no queráis cambiar de religión educativa. El problema es que lo hacéis mal. Buscáis criticar ciertas afirmaciones que hacemos otros y, por desgracia, quedáis más que retratados como lo que sois. Y lo único que sois, al igual que los inquisidores, sois cazadores de brujas y defensores de vuestra pureza. Por suerte no hay hogueras y no estáis vosotros al mando porque, lo que sí que tengo claro, con tanto odio que tenéis a los que os dan pruebas en contra de lo que planteáis o defendéis, estaríamos más de uno quemado en la pira.

Relajaos un poco. Claro que hay cosas por mejorar en la educación. Claro que no podemos comparar modelos educativos anteriores o determinados contextos con otros. Pero, por favor, no os cuesta nada ser un poco más humildes. Se agradecería. Especialmente os lo pido a aquellos que no estáis sacando dinero vendiendo determinadas cosas porque, en caso de los que vais por la pasta, tengo muy claro que daréis el discurso educativo en función del que ponga el dinero. Ya lo he visto en numerosas ocasiones.

No es una crítica a nadie en concreto. Es una reflexión en voz alta porque, al final, ¿qué nos debería interesar a todos? Nos debería interesar que nuestro alumnado tenga los mejores aprendizajes posibles, puedan romper techos de cristal y vivan mejor que sus padres. Algo en lo que sí que tiene que ver la educación. El problema es que algunos se centran en considerar la educación como un vademécum de creencias, o solo en ver cuánto pueden sacar defendiendo o diciendo ciertas cosas. Y este no es el camino.

Os recuerdo que tenéis un canal de WhatsApp (aquí), en el cual no compartís ningún dato personal (no, no se comparte vuestro número teléfono, ni tampoco vais a ver el mío), en el que podéis recibir todos los artículos que estoy publicando y que, además, tenéis la posibilidad descargaros mis libros en formato digital, a partir de cero euros, desde aquí.

Publicaciones Similares

9 comentarios

  1. Totalmente de acuerdo, y lo que menos se entiende es la sempiterna predisposición de los docentes a postrarse ante el poder político (más si es de izquierdas, claro; pero este cuento chino de las competencias y las inteligencias múltiples lo defienden unos y otros por igual) y a permitir que personas que jamás han pisado un aula les digan cómo tienen que enseñar. Y a asumir encantados que, si el sistema no funciona, no es sencillamente porque el sistema sea una mier*a, sino porque ellos no saben hacer su trabajo y necesitan cursillos intensivos de reeducación. Qué pena de gremio.

    1. La culpa de todo… la falta de mirada y formación de los docentes. Y con ello no estoy diciendo que no necesitemos una evaluación exhaustiva de nuestro trabajo, pero eso de usarnos como cabeza de turco siempre que las cosas van mal ya empieza a cansar. Un saludo.

  2. Crítica, crítica sin ninguna aportación. Realmente escuelas, institutos que trabajen por competencias hay bien pocas… La gran mayoría sigue con las mismas metodologías de siempre (hablo de nuestro sistema) y sí ese sistema tradicional y enfocado en otro contexto no funciona, nunca ha funcionado.
    Hay escuelas y centros de educación secundaria que llevan trabajando en competencias desde hace más 20 años … Al Puig d Esparraguera, Escola Immaculada… Per exemple; y les seves dades d’infants que no abandonen i fan estudis superiors són elevadíssimes.
    El problema a Escocia es la manca d inversió, la manca de preparació … Que el mateix informe ho destaca.
    És fàcil distorsionar la informació mirant- la de manera aparcel.lada, només destacant allò que afirma allò que un pensa.

    1. Sempre la culpa és de la manca de preparació i capacitats dels docents. A Escòcia, culpa dels docents que no ho han sabut fer bé. Aquí, pel que es veu, també. Per cert, què és treballar per competències i com creus que es pot articular l’anterior sense una base de coneixements previ? És que la resposta és la clau de tot plegat.

      Per cert, la realitat té molts filtres però, malauradament, les dades només els que marca la ideologia o les creences intocables d’un.

      Salutacions i pensa que, en un carretera, si tothom t’està venint de front, tal volta és que estiguis circulant en sentit contrari.

  3. El problema que ha tenido Escocia es la poca inversión en educación para llevar a cabo realmente una educación competencial. No es en si el método lo que falla. Si el DUA te parece erróneo, no hay por donde coger tu análisis. Podríamos volver a la cueva que también tenía sus cosas buenas. Un saludo.

    1. A algunos, especialmente a los que tenemos una cierta edad, ya nos hastía el argumento “es que algo no funciona porque no lo han sabido hacer los docentes o no hay inversión”. Por eso vamos siempre a los datos. Te recomiendo, antes de volver a caer en este tipo de comentarios, que leas “The Scottish education system in context” (https://www.oecd-ilibrary.org/sites/13fe90b7-en/index.html?itemId=/content/component/13fe90b7-en#chapter-d1e427), que te desmonta lo de la falta de inversión y, en el caso del DUA, el artículo “Decodificando el DUA” (https://usie.es/supervision21/index.php/Sp21/article/view/690). Lo sé, es mucho más fácil soltar frases que no dicen nada porque las hemos oído por ahí que ir a las fuentes. Y, como me gusta ayudaros, te he puesto un par de enlaces para que, como mínimo, no vuelvas a caer en ciertos discursos/relatos. Un saludo.

      1. Me basta con ver los datos de nuestro sistema desde los años 80 hasta nuestros días. También te recomiendo que los mires. Y recomiendo leer “La educación esconde un tesoro” Jacks Delors

Deja un comentario